Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 11 2005 Madrid 39 Nutrias en Madrid Pata anterior derecha Características Nombre científico: Clase: Orden: Familia: Peso: Lutra lutra Mamífero Carnívoros Mustélidos Hasta 15 kg N de crías: Madurez sexual: Actividad: Apareamiento: A los 2 años Básicamente nocturna Hacia el mes de marzo 2 ó 3 cachorros Área de distribución en la Comunidad Parque Regional del Sureste 1. -Río Jarama 2. -Río Tajuña 3. -Río Manzanares 4. -Río Henares 5- 6 cm MADRI 3 D 1 4 Pata posterior derecha 5- 6 cm Longevidad: 15- 20 años 25- 60 cm Cola ancha en la base y afilada en el extremo Velocidad media Unos 11 km h en el agua: 59- 85 cm Cuerpo grande, esbelto y ligeramente aplanado Composición de su dieta 4 2 Los machos suelen tener más envergadura que las hembras Pelo es lustroso, espeso e impermeable. Pardo oscuro en la espalda, vientre gris y blanco en la garganta Patas cortas con membrana interdigital Peces (principalmente) Aves acuáticas Pequeños mamíferos Ranas Cangrejos Caracoles Insectos Culebras Sanguijuelas 6- 9 cm 6- 7 cm CG. SIMÓN GODOY Durante treinta años se ha dado por desaparecida. La limpieza de los ríos y su descatalogación como especie cinegética han permitido a la nutria regresar a los ríos madrileños. El Tajuña y el tramo bajo del Jarama son los más ricos en esta especie La nutria regresa al Parque del Sureste TEXTO MIGUEL OLIVER ILUSTRACIÓN CG. SIMÓN MADRID. Félix Rodríguez de la Fuente solía decir que el mejor ejemplo para demostrar la pureza de un río radica en la presencia de nutrias. Y es que este mustélido es un amante de las aguas cristalinas con fondos pedregosos. Su habitat preferido está situado en las orillas de los ríos que están bordeadas por bosques, vegetación espesa o paredes de piedra. Eso sí, siempre y cuando la zona no esté contaminada. En la península su distribución es muy irregular. La polución y el vertido de escombros sobre los cauces fluviales acabó por relegarla a zonas montañosas con muchas lluvias. Por eso, este animal desapareció de la región entre la década de los sesenta y ochenta. Hasta ahora. La disminución de los niveles de contaminación (derivados del cloro) en los ríos, metales pesados o vertidos incontrolados, han permitido el regreso de este mamífero al Parque Regional del Sureste. Casi treinta años después. Este retorno también se ha visto favorecido por la desaparición de la nutria del catálogo de especies cinegéticas (aptas para la caza) Por eso puede decirse, tal y como confirman técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, que este animal cuenta con una presencia estable en el parque y que ha conseguido recolonizar la zona. La nutria ha ocupado de forma permanente la totalidad del río Tajuña y el tramo bajo del Jarama, donde se han obtenido indicios de reproducción al encontrarse huellas de crías. Asimis- Éste es el primer ejemplar de nutria del Parque Regional del Sureste mo, de forma menos regular, ha sido detectada a lo largo del resto del río Jarama y en el río Henares, y se ha observado el uso frecuente de varias lagunas de origen artificial asociadas a dichos ríos. En la Comunidad de Madrid se habían hecho sucesivos muestreos desde los años sesenta en los que no se halló presencia de este animal. No fue hasta 1998 cuando se recuperó en algunas zonas de la región, aunque lejos de los límites del Parque Regional del Sureste. Técnicos de la Consejería confirmaron hace escasas semanas la presencia de este carnívoro en dicho espacio. Concretamente se movía en un radio de 24,2 kilómetros de río. Cazada... por el objetivo No ha sido fácil registrar fotográficamente la presencia de nutrias en el Parque del Sureste. Se trata de animales escurridizos y con unas costumbres poco humanas La Comunidad, dispuesta a localizar a estos mamíferos, puso en marcha tres sondeos que completaban unos cien kilómetros de longitud. Para ello establecieron dieciséis puntos de muestreo. En cada uno de ellos se estudiaron seiscientos metros con el objetivo de localizar la presencia de ejemplares en forma de rastros o excrementos que la nutria utiliza a modo de marcaje territorial en bases de puentes, piedras o troncos, entre otros elementos. En los tres muestreos se localizó la presencia de este mamífero, respectivamente, en el 37,5 por ciento de los casos, el 68,8 y el 43,8 por ciento. Otra parte del estudio consistió en la revisión mensual de dos puntos de control, en los que se habían colocado cámaras fotográficas a ambos lados de la orilla del río. Después de mucho esperar, la cámara consiguió captar al primer animal en la zona, como muestra la imagen de arriba. Madrigueras a la orilla del río La madriguera de estos animales suele encontrarse al borde del agua, aprovechando cuevas naturales o espacios abandonados o entre la maleza de las isletas de los cauces etc... En todos estos refugios disponen de una apertura para mantener ventilada la guarida. Fuera del periodo de cría, la nutria no tiene domicilio fijo, valiéndose de diversos refugios temporales para descansar o pasar algunas noches. El nido de cría (entre dos y tres cachorros por camada) suele situarlo en arroyos laterales, protegidos de una posible crecida de las aguas. Normalmente están activas desde el atardecer hasta el amanecer, pudiendo ser observada durante el día en lugares poco frecuentados por el hombre.