Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN CHINA LUNES 28 11 2005 ABC Secuestrados en Irak un británico, dos canadienses y un estadounidense b Los cuatro ciudadanos occiden- tales fueron raptados el pasado fin de semana y todos ellos trabajaban en proyectos humanitarios de organizaciones pacifistas ABC BAGDAD. Cuatro trabajadores humanitarios extranjeros- -dos canadienses, un británico y otro que podría ser estadounidense- -han sido secuestrados en Irak, informó ayer en una entrevista a la cadena de televisión canadiense CTV Dan McTeague, alto responsable del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá. No precisó las circunstancias en que fueron secuestrados y, aunque la Cancillería canadiense conoce las identidades de sus compatriotas, McTeague prefirió no divulgarlas para no comprometer sus vidas: Su seguridad es lo que nos interesa por encima de todo, por lo que publicar sus nombres, el de su organización y el lugar en que fueron raptados no es útil, sino que podría impedir su pronta liberación Por su parte, el Foreign Office británico confirmó también el secuestro de uno de sus ciudadanos en Irak, al que identificó como Norman Kember, de unos 70 años de edad, aunque tampoco precisó los detalles del incidente. Según la cadena Sky News, Kember reside en la localidad de Pinner, al noroeste de Londres, y se hallaba desarrollando una labor humanitaria. La esposa del cooperante, Patricia Kember, afirmó que su marido representa a varias organizaciones pacifistas diferentes en Irak. La BBC añadió que los secuestros se produjeron este fin de semana. Dos vecinos de Niu Jia Dian contemplaban ayer la contaminación del río Songhua a su paso por los astilleros fluviales Después de que la mancha tóxica sobrepasase Harbin, el agua ha vuelto sólo a tres zonas de la ciudad, aunque aún no se considera potable. Las autoridades locales no saben cuánto durarán las restricciones en el abastecimiento ni qué efectos sufrirá el medio ambiente El agua del río se volvió amarilla cuando llegó la mancha de benceno TEXTO Y FOTO PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL Washington investiga Estamos al corriente de informaciones según las cuales un ciudadano norteamericano se halla desaparecido en Irak, dijo a Afp la portavoz de la Embajada de EE. UU. en Bagdad, Elizabeth Colton. Lo investigamos con carácter urgente añadió. El viceministro iraquí del Interior, Hussein Ali Kamal, dijo anoche estar trabajando en el caso. Un ciudadano canadiense de origen iraquí, Rifaat Mohammad Rifaat, fue secuestrado en Irak en abril de 2004 y desde entonces no se tienen noticias sobre su paradero. Al menos dos británicos y tres estadounidenses han sido asesinados después de ser raptados desde abril del pasado año, cuando comenzó la ola de secuestros en Irak. El último occidental capturado por terroristas o delincuentes comunes fue, el mes pasado, el periodista del diario británico The Guardian Rory Carroll, que fue liberado sano y salvo por sus captores tras 36 horas de secuestro. HARBIN. El suministro de agua volvió ayer a Harbin una vez que la mancha tóxica de benceno ha salido ya de su término municipal. Sin embargo, aún permanece en esta ciudad del norte de China la incertidumbre sobre el vertido de tan peligrosa sustancia en el río Songhua, provocado el día 13 por la explosión de una planta química a 350 kilómetros de distancia. En una puesta en escena perfectamente planificada y propia del régimen comunista, el gobernador provincial de Heilongjiang se desplazó a las seis de la tarde a la casa de un anciano para tomarse el primer vaso de agua tras la reapertura de los grifos. De esta manera tan artificial, las autoridades pretendían insuflar un poco de confianza entre la población, pero la realidad difiere bastante de tales actos propagandísticos. Y es que el restablecimiento del suministro ha sido parcial y se ha limitado a sólo tres zonas del centro de esta urbe en la que viven nueve millones de personas- -incluida la periferia- -a quienes además se les somete todavía a numerosas restricciones. Así, un sistema de colores indicará en la televisión el estado del agua y la posibilidad de usarla, con el color rojo para advertir que únicamente se puede emplear para fregar; el amarillo para indicar que es apta para el baño, y el verde para señalar que es apta para el consumo. Sin embargo, anoche ningún canal emitía imágenes de este semáforo tóxico Y el agua potable, que se reser- va en especial para hospitales, escuelas y centros públicos, seguía sin manar en varios hoteles. Los propios responsables del gobierno local no saben cuánto durará la situación ni cuáles serán los efectos del vertido sobre el medio ambiente. Lo que sí está claro es que la interrupción del suministro durará todavía un tiempo indeterminado en numerosos barrios de Harbin, y que la mancha de 80 kilómetros y 100 toneladas de benceno sigue avanzando hacia Rusia tras haber atravesado su área metropolitana, donde centenares de personas tuvieron que ser evacuadas tras el vertido. fre el medioambiente en China tras dos décadas de un desenfrenado desarrollo industrial nada sostenible. Levantadas en los alrededores de un astillero fluvial, las casas de Niu Jian Dian son apenas chabolas que por supuesto no disponen de cuarto de baño. Así lo delatan los insalubres aseos comunitarios de madera repartidos por sus arenosas calles, donde las gallinas y las ovejas corretean entre la basura. El río de la chatarra Además, en las márgenes del Songhua se amontonan más de un centenar de barcos desguazados y herrumbrosos, cuyos desvencijados cascos y motores contaminan un río ya de por sí gravemente afectado por la polución. Aunque el vertido pasó hace pocas horas por aquí, sólo uno de los vecinos de Niu Jian Dian se atrevió a confesar que el agua del río se volvió amarilla cuando llegó la mancha de benceno, unos días antes de que se cortase su suministro. Los demás habitantes de este lugar que, por si acaso, prefieren ocultar sus nombres, alaban la labor del Gobierno para evitar represalias, y aseguran que nunca han tenido miedo de las imprevisibles consecuencias de la mancha tóxica. Buena prueba de ello era cómo un operario permanecía en el río, hundido hasta la cintura, arrastrando hasta la orilla los botes de menor tamaño. Cuando la necesidad apremia, los problemas son siempre económicos, no ecológicos. Pozos contaminados En Niu Jia Dian, un pequeño pueblo a orillas del río Songhua que fue totalmente desalojado, gran parte de las 60 familias que lo habitan regresaba ayer a sus hogares. Debido a la interrupción del abastecimiento de agua, algunos de sus vecinos iban a recurrir a los pozos subterráneos a pesar de que los avisos oficiales alertan de su posible contaminación. Acaban de analizar el agua y nos han dicho que no la bebamos cuenta a ABC Liu Shu Feng, una mujer de 60 años que fue obligada el pasado martes a marcharse a casa de unos parientes. Pero no parece que el benceno, una sustancia cancerígena que puede causar la muerte en tres días, asuste mucho en Niu Jian Dian, pese a que este diminuto núcleo de población refleja a la perfección el grave deterioro que su-