Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 Los domingos 61 Bretaña, y de no haber sido por las dificultades políticas que acarreó, nuestra mayoría para el tercer mandato habría sido incluso mayor. Pero creo que, cuando se trata de unas elecciones generales, la gente se forma una opinión en todos los sentidos- -en quién confían para la economía, los servicios públicos, el liderazgo mundial- y a pesar de todas las dificultades de Irak, se mantuvieron fieles al Partido Laborista en esas cuestiones clave. Tampoco hay que olvidar que, aunque sus opiniones no se aireen demasiado en los medios, había un electorado que apoyaba plenamente al Gobierno en la cuestión de Irak. -Pongámonos en el campo de la hipótesis, clave en la estrategia. ¿Qué habría pasado si los atentados del 7- J se hubieran producido la víspera de las elecciones en su país? ¿Lo tenían previsto? ¿Hubieran aplazado la celebración de los comicios? -No estoy de acuerdo con que las hipótesis sean necesariamente un aspecto clave de la estrategia, y no creo que sea sensato especular sobre supuestos que, por suerte, no se produjeron. -Zapatero propugna en la ONU, junto a Turquía, la Alianza de Civilizaciones para acabar con el terrorismo integrista musulmán. ¿Cree que es válida o la realidad nos muestra que caminamos hacia el Choque de Civilizaciones del que habló Huntington? -Es importante que intentemos tender la mano y fomentar un entendimiento. No nos cansaremos de repetir que una abrumadora mayoría de musulmanes es gente que ama la paz. Los acontecimientos han demostrado que hay elementos implicados en el terrorismo con los que es prácticamente imposible concebir cualquier diálogo coherente, pero eso no significa que no debamos seguir intentando tender puentes y mejorar el entendimiento mutuo. -Tras la guerra de Irak, ¿cree que se han modificado las relaciones con EE. UU. y cómo puede afectar ese cambio, de haberlo, en la política mundial en un corto y medio plazo? -Todo el mundo, incluido EE. UU. se está adaptando todavía al hecho de que EE. UU. actualmente es la única superpotencia. Si me pregunta sobre cambios geopolíticos en el futuro, creo que no se verán tan impulsados por las ideas de la gente sobre EE. UU. en un momento determinado como por la aparición de nuevas potencias económicas, en especial China e India. Sin embargo, aun con esos cambios, EE. UU. será una potencia de enorme importancia con la que siempre será sensato que Gran Bretaña mantenga unas relaciones estrechas. ¿Hay algún otro político para el que le gustaría trabajar? -No creo que quiera trabajar a toda máquina y a tiempo completo para nadie en este momento. Bill Todo el mundo, incluido Estados Unidos, se está adaptando al hecho de que EE. UU. es la única superpotencia. Aún con el despegue de China e India seguirá siendo de gran importancia, por lo que siempre será sensato que Gran Bretaña mantenga con EE. UU. unas relaciones estrechas Campbell baraja jugosas ofertas por sus memorias, que no publicará con Blair en el poder AP Clinton me parecía el mejor comunicador político de todos. De los líderes europeos, si tuviera que elegir a uno que me guste y admire por igual, sería el primer ministro irlandés, Bertie Ahern. ¿Una buena estrategia de comunicación puede centrifugar una mala noticia y hacerla positiva para un Gobierno? -Toda la cuestión de la tergiversación ha sido magnificada por los medios de comunicación británicos, y les aconsejaría que no suscitaran la misma obsesión en España. Si hay una mala noticia, la ciudadanía no es tonta y lo sabrá. Por consiguiente, la tarea consiste en explicar el contexto. Por ejemplo, en economía, la gente absorberá fácilmente una mala noticia si cree que la dirección general de la marcha es adecuada. Hay que confiar en que la gente con el tiempo llegará a la realidad. ¿De qué manera le ha servido su experiencia en el periodismo sensacionalista en el papel de asesor de Blair? -Me ayudó a comprender la mentalidad de los periodistas. También me ayudó a apreciar la importancia de destilar argumentos complejos en un lenguaje sencillo al comunicarse. -A usted le han dicho de todo: desde rottweiller de Downing Street a rey de la manipulación. ¿Ha tenido que trabajar duro para ganarse esos apelativos? -Me han llamado cosas mucho peores que ésas. Me sorprendió el grado en que me convertí en un problema. Creo que fue una combinación de la forma en que desempeñaba el trabajo- -nunca oculté el hecho de que trabajaba para el partido y el Gobierno, no para los medios- -y el hecho de que estuviera allí en un momento en el que los medios de comunicación se estaban volviendo irreconocibles en la escala y el modo en que hacían su trabajo. -El calificativo de valiente no lo he leído por ningún lado, pero el trato que ha dado al cuarto poder enfrentándose a empresas de la envergadura de la BBC no deja dudas. ¿A qué le teme Alastair Campbell? -Al aburrimiento. ¿Lo más duro fue el caso Kelly -En el ámbito personal, probablemente lo fuera. Me gustaría que se hubiera podido resolver la cuestión sin la tragedia para Kelly y su familia y la desagradable situación entre nosotros y los medios, pero una vez que la BBC decidió que defendería su noticia fuera o no cierta, imagino que ningún Gobierno democrático permitiría que unas alegaciones tan graves quedaran sin respuesta. -Declaró que simplemente había asesorado una mejor presentación del informe La decisión de ir a la guerra pero que no había exagerado ningún dato para apoyar las tesis del Gobierno, y menos aún que había sido el autor de la frase en 45 minutos Irak puede activar todo su armamento de destrucción masiva Salió judicialmente absuelto de tales acusaciones, pero ¿sigue pesando sobre usted la duda de la opinión pública de que sí lo hizo? -Ninguno de nosotros puede afirmar que conoce todo lo que piensa la opinión pública Algunos sectores de nuestros medios de comunicación eran- -y son- -tan parciales sobre la cuestión que nunca aceptarán otra cosa que sus opiniones preestablecidas. El juez examinó las pruebas con gran detalle y llegó a la conclusión clara que expuso. Mi experiencia es que la gente con una mentalidad más justa ha aceptado la sentencia. Algunos nunca lo harán. -Tras la exoneración del primer ministro y de usted mismo por el juez en el caso Kelly ambos salieron reforzados, pero usted ya no estaba en el poder para disfrutarlo porque había dimitido. ¿Fue otra víctima injusta de la Prensa? -Hacía algún tiempo que había decidido que era hora de marcharse. Hay algunos trabajos que sólo puedes realizar durante unos años. Estar al filo del contacto entre la política y los medios de comunicación es uno de ellos, y lo desempeñé durante casi una década. Es tiempo suficiente para cualquiera. -Ha usado los periódicos, incluso en contra de los ministros de su propio Gobierno. ¿Es buena táctica airear los trapos sucios en la Prensa? -Su pregunta es una deformación de lo ocurrido. Le aconsejaría que no confíe en los dominicales británicos como fuente principal en un periodo de exaltación. -Usted, la mano derecha de Blair, y su esposa, Fiona Millar, principal portavoz de Chery Blair... ¿Suelen trabajar en equipo? -Su pregunta omite el hecho de que ambos abandonamos Downing Street en el mismo momento. Cuando estábamos juntos allí, obviamente manteníamos una estrecha colaboración, aunque la naturaleza de los distintos papeles del primer ministro y de su esposa hacían de nuestras tareas algo muy diferente- ¿Cuál es su relación actual con Blair? -Diría que soy su amigo y asesor esporádico. Me pidió que volviera para ayudar al partido en la última campaña electoral, y estuve encantado de hacerlo. Hablamos con bastante regularidad, pero a menudo charlamos tanto de temas triviales como de política y, lógicamente, ya no le veo o hablo con tanta frecuencia como antes. -Ha dicho que sus memorias sólo las escribirá cuando Blair deje de ser primer ministro. ¿Tiene ya editorial? -He recibido numerosas ofertas pero, como usted dice, he dejado claro que no escribiré un libro hasta dentro de un tiempo. No tengo prisa.