Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 Madrid 43 PECADOS CAPITALES MAYTE ALCARAZ SEXO Y LÁGRIMAS E Esperanza Aguirre, ayer, mientras participaba en un baile típico ecuatoriano La Real Casa de Correos se convirtió ayer en un pedacito de Ecuador. Esperanza Aguirre abrió las puertas de la Comunidad a los inmigrantes procedente de este país que celebran el congreso Caminemos juntos donde buscan soluciones para su integración Puertas abiertas para los nuevos madrileños que vienen de Ecuador TEXTO: M. ASENJO FOTO: EFE MADRID. La Real Casa de Correos acogió ayer a un numeroso grupo de ecuatorianos, muchos de ellos niños, que ataviados con trajes típicos de su país acudieron a escuchar las palabras de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, en la inauguración del Congreso Caminemos juntos promovido por la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (Fenadee) La fría mañana madrileña, con amenaza de nieve, daba al ambiente un tono singular, por no decir exótico. Música folclórica, trajes multicolores y un reparador desayuno jalonaron el acto. Al frente de la colonia ecuatoriana, su embajador en España, Antonio Parra. Y todos reunidos en torno a la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que compartió parte de su fin de semana con unos ciudadanos ilusionados con la acogida de la Comunidad. En la región vive la cuarta parte de los ecuatorianos- -unos 250.000- -que han elegido España para lograr una vida mejor y, en muchos casos, para conseguir los medios y la preparación necesaria para contribuir al resurgimiento de su país en un futuro más o menos lejano. Son la población extranjera más numerosa de cuantas residen en Madrid. Esperanza Aguirre quiso ganarse el corazón y, por qué no decirlo, el voto de los inmigrantes ecuatorianos que residen en la región y les expresó su máximo interés para que se sien- tan cada vez más madrileños un deseo que hace extensible a todos los extranjeros afincados en la Comunidad. Se volcó en atenciones y hasta se unió al baile popular al son de los instrumentos típicos que por unos momentos trasladaron a todos al lejano país. Aguirre no escatimó elogios a sus invitados y destacó el espíritu emprendedor y trabajador de todos cuantos llegan a Madrid desde otros países, ya que el 60 por ciento de los 200.000 nuevos trabajadores registrados durante el último año en la Comunidad son extranjeros. Y como si de un rey Midas se tratara anunció una aportación de 1.234 millones de euros a facilitar la integración de los inmigrantes. Una cifra que, según la presidenta, es siete veces mayor que la que destina el Gobierno socialista a ese fin. Y, además, duplicará los fondos para Cooperación al Desarrollo en Ecuador, que pasarán de uno a dos millones de euros. Son recursos que servirán, para luchar contra la pobreza, fomentar la igualdad de oportunidades entre las mujeres y fomentar el espíritu emprendedor, mediante la concesión de micro- El Gobierno regional destinará el próximo años dos millones de euros a programas sociales en Ecuador créditos, un sistema ideado por Muhammad Yunus, el banquero de los pobres Dentro de estos proyectos destacan las actuaciones que se van a desarrollar en Pichincha, donde se invertirán 250.000 euros para renovar las infraestructuras del agua y los saneamientos de la zona y mejorar así las condiciones de vida y salubridad de todos sus habitantes. La visita que la presidenta realizó el pasado verano a Ecuador le permitía hablar sobre hechos y situaciones conocidos de primera mano y a justificar el crecimiento en un 112 por ciento de la dotación de la flamante Consejería, la de Inmigración, que dirige Lucía Figar, y que como Aguirre, se volcó ayer con los ecuatorianos. Estos recursos permitirán implantar programas específicamente destinados a inmigrantes, como la Orden de Subvenciones con Asociaciones, que se va multiplicar por cuatro en 2006, al pasar de uno a cuatro millones de euros. Quiero que interpretéis este gesto- -dijo Esperanza Aguirre a los inmigrantes ecuatorianos- -como un símbolo de todas las puertas que nuestro Gobierno abre y quiere continuar abriendo en el futuro para que los ecuatorianos que residen en nuestra Comunidad se sientan cada día más unidos a ella El Gobierno regional quiere que Madrid sea para quienes llegan llegan de otros lares una sociedad de oportunidades. n Madrid tan sólo el agua y el apoyo a la causa de la mujer maltratada ponen de acuerdo al PP, al PSOE y a IU. El primero porque es escaso, muy preciado, y porque Zapatero tiene 200 hectómetros cúbicos del líquido elemento que son de Madrid y por eso le recrimina hasta Simancas. Y el segundo, porque sí. Porque 71 muertas en lo que va de año, a manos de quien dice quererlas, es muy, pero que muy preocupante, incluso más que el menisco de Raúl, que tantas lágrimas hace derramar a algunos. Lágrimas del desamor. Bien es verdad que aunque Gallardón, Esperanza Aguirre, Trinidad Jiménez, Inés Sabanés y Rafael Simancas se calcen botas de siete leguas para caminar más deprisa en la lucha contra el maltrato a la mujer, muchos creen que su lucha y la de tantos es la de Sísifo, que fue condenado a perder la vista y empujar perpetuamente un pedrusco gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que inevitablemente volviese a caer rodando hasta el valle. Siempre habrá una salida que evite el suicidio total o parcial del sufridor. Un volver a empezar. Pero las actitudes solidarias, a veces desalentadas por culpa de la estadística maldita, saben, como recordaba el alcalde el pasado día 25, que también hace 300 años nuestros antecesores convivían con la esclavitud como si de un fenómeno tolerable se tratase, y hoy repugna tan sólo pronunciar su nombre. Los que todavía sueñan y creen, como Virginia Woolf, que sería una lástima terrible que las mujeres escribieran como los hombres o vivieran como los hombres, o se parecieran físicamente a los hombres, porque dos sexos son ya pocos, dada la variedad y vastedad del mundo, saben que hay todavía mucho por hacer y que la renovación generacional no ha reducido de forma relevante las actitudes discriminatorias. También que en esto no sirve la parchemanía que nos asuela: no hay parche contra el desconsuelo que genera la ira o el odio. Ni valen los destellos televisivos ni los zerolos de andar por casa. Sólo sirve que el maltrato no sirva. Y que muchos hasta llegar a todos crean en lo que decía el mejor Quijote que invocaba anteayer Esperanza Aguirre: Dueña soy de mis sentimientos contra los cuales ninguna violencia humana tiene poder