Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 Internacional SUCESIÓN DE CATÁSTROFES EN CHINA 35 Movilización en Rusia ante el vertido tóxico RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. La célula de crisis creada a toda prisa en la región rusa de Jabárosvk para hacer frente a la mancha de benceno que avanza desde China ha anunciado que todo está ya preparado para adoptar las medidas necesarias. En una reunión celebrada ayer se decidió la compra de 20 toneladas de carbón activado para las depuradoras de agua de la ciudad, donde se filtrarían las posibles partículas de benceno, sustancia altamente cancerígena, procedentes del río Amur. Para el martes o el miércoles se espera que el vertido tóxico pase del río Songhua al Amur, en la misma frontera entre Rusia y China. Cuatro o cinco días más tarde, la mancha habrá llegado ya a Jabárovsk, cuya población supera los 600.000 habitantes. El Ministerio ruso de Exteriores daba ayer cuenta de la reunión mantenida en Pekín entre el jefe de la diplomacia china, Li Zhaoxing, y el embajador ruso en el país asiático, Serguéi Razov, quien recibió disculpas de su interlocutor e información sobre las circunstancias del incidente. Razov, no obstante, expresó el deseo de que las autoridades chinas faciliten lo antes posible a Moscú los resultados de los análisis efectuados a fin de determinar el grado de toxicidad del vertido. Una fuente del Ministerio ruso de Exteriores, citada por RIA- Nóvosti, señaló que Moscú está en contacto con las autoridades chinas a fin de evaluar las consecuencias ambientales y económicas que pueda acarrear la contaminación en el Amur. Esa fuente aseguró, no obstante, que aún es pronto para determinar la cuantía de las compensaciones que China podría tener que pagar a Rusia Damnificados del seísmo, enviados a una escuela convertida en hospital REUTERS Un terremoto se cobra al menos catorce vidas y destruye miles de casas El seísmo, de 5,7 grados, fuerza la evacuación de 450.000 vecinos de dos distritos b El temblor, registrado en la tro, la mayoría confía, como dice Wang Yong, en que el Gobierno cumpla su promesa y restablezca hoy el abastecimiento habitual. Tras la visita que realizó ayer a Harbin el primer ministro, Wen Jiabao, las autoridades tienen previsto reanudar hoy el suministro. No obstante, antes tendrán que comprobar que la corriente fluvial cumple las necesarias condiciones de salubridad. Para ello, el Ejército limpiará con carbón activado el río e instalará nuevos filtros en las depuradoras de la capital de la provincia de Heilongjiang, ubicada al norte del coloso oriental y conocida como la ciudad del hielo por sus gélidas temperaturas, que estos días marcan ocho grados bajo cero. provincia central de Jiangxi, fue de tal intensidad que llegó a sentirse en las vecinas regiones de Anhui, Hunan y Hubei P. M. DÍEZ HARBIN. El vertido tóxico de Harbin, en el norte de China, vino precedido de los rumores de un devastador terremoto que, finalmente, se ha acabado produciendo ayer a varios miles de kilómetros de distancia, en la provincia de Jiangxi, enclavada en el centro del país. Así, esta semana negra en el gigante asiático se ha rematado con un potente seísmo de 5,7 grados en la escala de Richter, que costó la vida a al menos 14 personas, causó heridas a otras 400 y destruyó 8.500 casas en los distritos de Jiujiang y Ruicheng. Según informó la agencia estatal de noticias Xinhua, 130.000 viviendas resultaron dañadas y 450.000 vecinos de ambos núcleos de población tuvieron que ser evacuados y trasladados a otras zonas más seguras. Pánico a la hora del desayuno Y es que, poco después de que tuviera lugar la sacudida, a las 8.49 horas de la mañana, se registraron otras dos réplicas que desataron el pánico. Estábamos desayunando y oímos un ruido parecido a un terremoto, por lo que salimos de inmediato a la calle, que estaba ya llena de gente explicó uno de los afectados. En este sentido, el seísmo fue de tal intensidad, que incluso se llegó a sentir en las vecinas provincias de Hunan y Anhui, mientras que en la ciudad industrial de Wuhan, en Hubei, sus habitantes huyeron de sus viviendas aterrorizados. El principal reto consiste ahora en proporcionar alojamiento a las víctimas, puesto que la mayoría no pueden regresar a sus hogares. Por este motivo, el Gobierno ya ha enviado miles de tiendas de campaña a la zona, aunque se teme que muchos de los damnificados pasarán la noche a la intemperie con unas temperaturas que rondan los cero grados. China es un país secularmente castigado por los terremotos. Durante el siglo pasado, en especial, sufrió algunos de los movimientos sísmicos más destructivos de la historia, como el que provocó 242.000 muertos en Tangshan en 1967. Desciende la alarma La decisión de reanudar el suministro de agua a los domicilios fue tomada después de que el Gobierno anunciara ayer que ya había sobrepasado el municipio la mancha tóxica de benceno, que disparó la alarma sobre la grave contaminación que provoca el desarrollo industrial de China. Dicha mancha medía 80 kilómetros y estaba formada por cien toneladas de esa sustancia cancerígena que se derramaron en el río Songhua tras las explosiones registradas el día 13 de en una planta química a 350 kilómetros de Harbin. En las últimas jornadas, los índices de polución, que eran 30 veces superiores a lo permitido, se han reducido considerablemente y ya sólo son tres veces más de lo normal. Así lo demuestran los análisis que, cada hora, realizaban ayer los técnicos medioambientales Zhang Hai Jun y Li Guang Lai en el río Songhua, congelado en buena parte de su cauce. Aunque el vertido tóxico parece haber salido ya de Harbin, la mancha de benceno sigue avanzando bajo el hielo, ahora hacia la frontera con Rusia.