Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 31 Maruán Barghuti, encarcelado en Israel desde hace tres años, arrasa en las elecciones primarias de Al Fatah Un terremoto en China agrava los problemas que vive este país tras la catástrofe ecológica en el río Songhua Raquitismo democrático del mundo árabe La ONU apunta el camino a los regímenes islámicos para encarar sus procesos de reforma política b El PNUD pinta un panorama desalentador sobre las reformas políticas, económicas, sociales en la otra orilla del Mediterráneo, aunque deja una puerta entreabierta a la esperanza y el optimismo JUAN CIERCO BARCELONA. Que diez años son nada, diríamos parafraseando el tango. Otras canciones insisten en lo lento pero inexorable del paso del tiempo. En Oriente Próximo, en la otra orilla del Mediterráneo, dominada por el mundo árabe, por la cultura y la religión musulmanas, con la que Europa coquetea desde hace una década casi nunca prodigiosa en busca de una identidad común, de una zona de seguridad y solidaridad compartidas, con sociedades y mercados abiertos, la última década ha dado para mucho aunque casi todo siga igual. Los revolcones políticos han sido considerables; las guerras interminables, repetidas, se han sucedido sin solución de continuidad provocando frustración y resentimiento; el nacimiento de una televisión universal en el mundo árabe, Al Yasira, ha cambiado muchas pautas de comportamiento; la desaparición de líderes carismáticos e insustituibles (Hassán II de Marruecos; Husein de Jordania; Hafez alAssad, en Siria; Yaser Arafat en los Territorios Ocupados Palestinos; Fahd de Arabia Saudí... ha marcado el final del siglo XX y los albores del XXI junto al auge del fundamentalismo islámico; los avances democráticos, educativos, medioambientales, sociales, económicos, comerciales, algunos a cuentagotas, otros más sensibles, se han congelado bajo el manto helado del terrorismo de Al Qaida, que ha golpeado sin piedad a esta zona, que se ha exportado sin compasión desde esta zona. Manifestantes egipcios protestaban ayer por no haber podido votar en un colegio electoral cerrado en Alejandría avance imparable en algunas de ellas hacia el caos del que salgan transferencias del poder por la fuerza; la insuficiencia de las reformas emprendidas, casi todas embrionarias. zar la llamada sociedad civil La tradición y el tribalismo, se asegura en el texto, a veces justificados en el fanatismo religioso, amenazan los derechos y libertades de por sí restringidos. En lo que a la situación de la mujer se refiere, el informe es demoledor, al dejar clara su doble exclusión: desigualdad respecto de los hombres (muy vulnerables a la discriminación legal y de facto) y violencia que sufren, con los crímenes de honor tan frecuentes como despreciables. AFP La lacra del analfabetismo Se refiere asimismo el informe del PNUD a ciertos avances en el mundo de la educación y de la participación política, pero no al ritmo necesario para espantar, por ejemplo, el fantasma del analfabetismo de la población (un tercio de los hombres de los países árabes son iletrados; la mitad de las mujeres, también) Se critica con dureza la expansión de la corrupción en los regímenes autoritarios (casi todos) se pone en la picota la carencia de libertad de expresión (con periodistas perseguidos y encarcelados) el poco o nulo respeto a la libertad de asociación, básica para refor- Conjunción de factores Dice el PNUD que el déficit democrático de los países árabes no se da exclusivamente por razones culturales, sino por la conjunción de factores políticos, económicos y culturales. Salvo contadas excepciones, algunas cosméticas, en los países árabes no hay elecciones presidenciales con más de un candidato. Se observan bajos niveles de representación de la oposición. Las elecciones, en definitiva, en lugar de ser un instrumento participativo para la alternancia en el poder, han contribuido a perpetuar ese poder en manos de las elites dominantes. El informe es asimismo crítico con Occidente, cómplice en su opinión de esta desesperanzadora situación en muchos países árabes. Cita, por ejemplo, la continua ocupación de los territorios palestinos por Israel (algo reducida tras la evacuación de Gaza) la guerra de Irak, y la escalada del terrorismo internacional. Conflicto palestino- israelí En esta década donde no sólo no se han resuelto los problemas ya entonces latentes, sino que se han enquistado (por encima de todo el conflicto entre palestinos e israelíes, bañado en la sangre derramada durante la Segunda Intifada, que arrinconó y maniató las esperanzas derivadas de la Conferencia de Paz de Madrid y de los procesos de Oslo y Barcelona) y donde se han parido monstruos de tres cabezas con alquileres de lujo en Irak, Irán, Siria o el Líbano, no puede decirse que haya avanzado significativamente la democratización del mundo árabe. Así lo afirma el Tercer Informe sobre Desarrollo Humano en los Países Árabes del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) que denuncia la gravedad de los conflictos sociales en dichas naciones; el Se refiere asimismo a los recortes de libertades que se aprecian en Europa y Estados Unidos tras los atentados perpetrados en Nueva York, Madrid o Londres, lo que causa nuevos problemas al desarrollo de los árabes por la estigmatización y represión de sus poblaciones. Por eso, muchos intelectuales del mundo árabe denuncian lo incomprensible que resulta que Occidente haga lo contrario de lo que les exige a ellos. Hay un resquicio a la esperanza, a cierto optimismo, sin embargo, en las 248 páginas del informe: Avanzamos con más confianza hacia una nueva dirección, con un cambio de mentalidad positivo concluye el documento, que cita como a tener muy en cuenta la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en Irak y Palestina (éstas serán el 25 de enero) las municipales de Arabia Saudí, las presidenciales y legislativas en Egipto... Respeto a las libertades Con todo, el informe aconseja que se aceleren las reformas democráticas para evitar en el futuro graves crisis internas. Esa aceleración debe tener en consideración el respeto total a las libertades de expresión, opinión y asociación; el fin de la discriminación contra las minorías; la garantía de independencia del poder judicial y la abolición de las leyes marciales permanentes en la región. De todo ello se hablará también en Barcelona diez años después. De todo ello debe hablarse mucho en la próxima década, quizás sí prodigiosa. El informe hace especial hincapié en el respeto a la libertad de expresión, opinión y asociación La discriminación a la mujer es demoledora, así como la violencia que sufre y los crímenes de honor