Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 Nacional LA IMAGEN DE LOS DOS GRANDES LÍDERES POLÍTICOS 15 ción útil. Si España va bien y hay indicadores que así lo demuestran, no se puede decir que va mal, porque chocamos contra un muro. Pero hay una España pendiente: eso es lo que hay que contar. La prueba definitiva de su carácter vino en la campaña electoral a través de una apuesta arriesgada: se comprometió a gobernar sólo si obtenía, al menos, un voto más que el PP. No fue un farol, realmente se lo creía. Y marcó un antes y un después. Jorge Rábago: Para mí, el presidente es producto de una buena asesoría. Con ello no quiero decir que sea un invento de marketing. Su primer gran acierto es, precisamente, aceptar ese asesoramiento. Zapatero era un diputado muy normalito, de perfil bajo, lo cual hace más meritoria su carrera. Con él se hizo una campaña muy personalista: el logotipo ZP triplicaba en tamaño a las siglas del PSOE. Es un tipo con una imagen magnífica al que se le montó una gran campaña, pero se encuentra gobernando por las circunstancias que todos conocemos. Es cierto que los socialistas iban remontando, pero ni siquiera Zapatero se creía que iba a ganar. Volvíamos a la situación del 96, una victoria del PP por escaso margen. Pero el 11- M lo cambió todo. En mi opinión, al líder del PSOE le falta poso intelectual, un defecto que suplen las personas cualificadas que tiene a su lado. Es la esencia de lo obvio y de las buenas maneras. Hay que dialogar para llegar a acuerdos es una perogrullada. Tiene unos ademanes más que correctos, y transmite una imagen bondadosa. El talante tiene venta per se, otra cosa es que los demás se lo crean. Con el tiempo veremos si se desmonta esa fórmula. Me parece que está cayendo en el error de la saturación. Luis Salvador: Rajoy iba sobrado y trató de ningunear al contrincante para que no se convirtiera en alternativa. Por eso hizo una campaña conservadora. Nosotros teníamos muchos actos preparados para que los indecisos pulsaran el interrumpor del cambio. Entonces se produjo el fatídico atentado. Schröder ganó unas elecciones en Alemania porque en unas inundaciones jugó bien la partida de mano. Al PP le tocó jugar la partida de mano con el 11- M. Si hubiera gestionado bien la crisis, habría ganado las elecciones. Pero se equivocó. Y volviendo a Zapatero, él es como es. No se trata de que esté bien asesorado y se deje llevar. Tiene una capacidad de liderazgo natural que hay que encauzar, como también pulimos algunos aspectos físicos. Las cejas, por ejemplo, costó un poco bajárselas, porque a él le gusta marcar su propia tendencia. Y el talante es mucho más que un tópico: un aspecto de la España pendiente era recuperar la vida parlamentaria, que todas las formaciones políticas puedan expresarse, aunque para ello los tiempos sean más largos. Ambos muestran gestos y actitudes distintas. ¿Qué cualidades les adornan y qué defectos les lastran? Jorge Rábago: Zapatero potencia la comunicación, y Rajoy posee muchas dosis de razón política. Nos guste o no, estamos en el mundo en el que estamos, donde la comunicación es esencial, y el PSOE lo tiene muy asumido. Si un candidato quiere ejecutar sus ideas debe ganar unas elecciones, y para hacerlo necesita esa herramienta. El PSOE hace por primera vez en la historia de nuestra democracia una campaña presidencialista, y también es pionero en la publicidad negativa, es decir, explotar los defectos del contrario. Esto no tiene nada de malo, porque no se trata de insultar ni de ofender. Rajoy, como he dicho, está más preocupado por la razón ideológica que por la comunicación, y esto es un handicap Pero atesora una gran experiencia y va a demostrar que es un rival de cuidado, porque Zapatero no puede vivir siempre en clave de comunicación. Luis Salvador: Es curioso, porque en mi partido dicen que no vendemos lo que hacemos. Zapatero es bastante más que una buena imagen, pues toma decisiones políticas de calado por tener convicciones muy profundas. Jorge Rábago: En el momento en que empieza a hacer política las cosas le van mal en las encuestas... (Pasa a la página siguiente) VALORACIÓN DE RAJOY POR SUS ASESORES... LO POSITIVO Atesora una gran experiencia y muchas dosis de razón política. Tiene más naturalidad y la crítica mordaz le da buen resultado LO NEGATIVO El abuso de la ironía lleva al sarcasmo, y eso no gusta. La barba y las gafas complican las cosas, pues son elementos de distorsión ...Y POR LOS DE SU RIVAL LO POSITIVO Es un gran parlamentario y su dicción y gestos lo convierten en un candidato perfectamente reconocible por el público LO NEGATIVO Si fuera más él, sería mejor Rajoy, pero no ha podido romper con el pasado. No debería ausentarse del hemiciclo en los debates