Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 11 2005 Opinión 7 MEDITACIONES CADA UNO TIENE SU CORAZONCITO A gira española de Rodrigo Rato ha tenido un poco de todo: disgustos (ver palmar al Real Madrid con el Barça en el palco del Bernabéu) reencuentros con la memoria reciente (compartió con Rajoy la presentación del último libro de Trillo) y confidencias casi al oído. Veamos una de estas últimas, susurrada en algún lugar al otro lado de Despeñaperros según se mira al sur. Charlaba el grupo con el director gerente del FMI de esto y de aquello cuando una voz le pregunta, medio en broma medio en serio, si ya había perdonado a Aznar por no haberle elegido a él como sucesor. Silencio eterno de unos instantes en el corro y por fin la respuesta: Claro, claro, pero cada uno tiene su corazoncito MARCO AURELIO L LEER Y PENSAR EL MORANCO DE BRUSELAS INTELIGENCIA INTUITIVA DE MALCOLM GLADWELL Taurus Madrid, 2005 296 páginas 20 euros U En tres segundos Este es un ensayo, construido como un gran reportaje periodístico, sobre el mecanismo, aparentemente automático, que nos hace responder rápidamente: ante una persona a la que nos acaban de presentar, ante una obra de arte sobre la que tenemos que opinar, ante una situación de riesgo... En Inteligencia intuitiva, Malcolm Gladwell, periodista del The New Yorker, explica por qué se impuso que las audiciones a músicos se realizaran detrás de una cortina para que las mujeres pudieran optar a ocupar las vacantes. Explica por qué hay más altos en los puestos directivos, y por qué un vendedor de coches vende más coches que otro. Explica cómo, viendo hablar a una pareja durante unos segundos, se puede saber si su relación durará o no. Explica por qué no es lo mismo beber sólo un sorbo de una bebida que beber toda una lata, y cómo las decisiones empresariales hay que tomarlas pensando en la lata. Explica cómo un cantante que gusta a la gente de la industria musical no cautiva al público que compra discos. Malcolm Gladwell explica los valores de la intuición, una especie de inteligencia animal, pero no deja de explicar cómo la intuición nos puede hacer esclavos. FÉLIX ROMEO N recurrente e insoluble problema cotidiano es el enigma ¿de qué me suena a mí esta cara? Se le planteó a Pepe Guzmán, genio del periodismo andaluz (q. s. G. g. la vez primera que vio a Manuel Chaves, felipista ministro de Trabajo. Guzmán se preguntó: ¿De qué me suena a mí esta cara de Chaves? Y en golpe de intuición irrepetible, se respondió: ¡Ah, ya está! ¡Me suena del escudo del Barcelona! Al poeta Manuel Mantero, desde su fecunda lejanía de Estados Unidos, a los 7.000 kilómetros desde donde dice González que hay que mirar a España para que se parezca a sí misma y no al espejo cóncavo de la claudicación ante el tripartito que va a partirla, se le planteó un enigma así con Carod. Se preguntó: ¿De qué me suena a mí esta cara de Carod? Y Mantero se acordó de la fauna ártica: ¡Ah, ya está! ¡Me suena de las foANTONIO cas del zoo! BURGOS Se me ha planteado un problema de este tenor con ese presidente de la Comisión Europea que nadie ha votado en España, pero que manda aquí tela. Aviados vamos con los que mandan aquí a base de directivas europeas, sin haber concurrido a elección alguna, como los comisarios que vienen a conocer el problema del olivar y se comen las aceitunas crudas, creyéndolas manzanas del Jardín de las Hespérides. José Manuel Durao Barroso es uno de ellos. Carod tiene 500.000 votos en Cataluña y manda en España. Lo de Durao Barroso es peor: manda casi tanto como Carod, pero sin tener un solo voto. El futuro de los accionistas de Endesa, sin ir más lejos, depende de este portugués al que nadie votó en España. Currador de aviones. Otros vendieron su primogenitura por un plato de lentejas y él vende la independencia de la Unión Europea por un mangazo de avión privado. ¡Qué barata le ha salido a ZP la convidá a Mystere! Dos trayectos de avión y, zas, voluntad europea cam- biada, para que el trapicheo sea de uso interno y La Caixa pueda darle a Pizarro por el hopo con la opa. Llegó Durao en la convidada a avión, pasteleó con ZP el petisú de la opa, y yo seguía preguntándome: ¿De qué me suena a mí esta cara? Hasta que vi a Los Morancos en la tele y me replanteé la duda, hallando en ella respuesta: ¿Qué hace Durao Barroso con Jorge Cadaval en la tele, si Los Morancos, en cuestión de Endesa, demasiado tienen con pagar el recibo de la luz de Sevillana? Y llegué más lejos: ¿no será que César Cadaval, el más bajito de Los Morancos, tenía que reunirse con su hermano Jorge en Bruselas para una gala y le gastó a ZP la broma de mangarle Mystere? ¿No engañó al Príncipe de Asturias hablándole inglés de guachisnay y haciéndose pasar por predicador de los Testigos de Jehová? ¿Seguro que con quien ha pasteleado ZP es con Durao Barroso? ¿O César Cadaval se ha hecho pasar por el portugués de la trincadeira? Su cara ictínea es talmente la de César Cadaval. ¿No será Durao un moranco de Triana en Bruselas? Porque me extraña que ZP haya hecho los pastos comunes con el de las Azores. Si los que salieron en la foto de las Azores, Bush, Blair y Aznar, son el demonio, ¿qué terrorífico diablo no ha de ser quien les prestó las Azores para hacerse el retrato? Es más: estoy convencido de que la famosa foto de las Azores la hizo este Durao Barroso, doble de César Cadaval, émulo de Los Marismeños. Les dijo al trío de las Azores: No, mejor que ponerme yo en la foto, os la hago yo con mi cámara Así se disfrazó de horizonte y no salió. Y se libró de la satanización. Y sigue pegando mangazos europeos. Con tanta cara dura y poca lacha, que si se fijan bien verán que no es Durao Barroso: es César Cadaval, haciendo de moranco de Bruselas. Y que como le manden un avión para ir a Perpiñán, con tal de currar Mystere es capaz de erigirse en esa mediación europea que anda pidiendo la ETA en los comunicados que cogen con el pie cambiado al Gobierno.