Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 Los sábados de ABC 117 Lo que nunca hay que olvidar Llevar siempre el depósito de combustible lleno. Antes de iniciar el viaje, infórmese del estado de las carreteras. En el coche, lleve las cadenas y guantes fuertes de trabajo. Lleve también un raspador de nieve, una linterna, un cable de tracción y cables de batería. Teléfono móvil con carga plena y lista de los teléfonos de la DGT, emergencias y asistencia técnica de su coche. que lo lleve instalado, tenga en cuenta que si necesita parar el coche en el menor espacio posible, debe frenar con decisión, pues en caso contrario sólo conseguirá alargar la frenada y no tendrá todo el control sobre la dirección. Cuando la nieve comience a acumularse en el firme, la adherencia dependerá mucho del estado del dibujo del neumático, pero en cualquier caso hay que reducir la velocidad y procurar circular con una marcha intermedia del cambio de velocidades (si es manual) porque si es demasiado baja podemos producir patinazos por exceso de fuerza. En el caso de llevar una caja automática, si dispone de varios programas, con seguridad tendrá uno indicado para conducir con nieve. Si es así, conéctelo. Es posible que necesite hacer maniobras con el firme cubierto de nieve. En tal caso inicie siempre cada movimiento con las ruedas delanteras rectas, arranque siempre muy suavemente y después gire despacio la dirección. Cómo se ponen las cadenas El Real Automóbil Club de España ha realizado una encuesta entre los conductores españoles, en la que se revela que el 72 por ciento de los conductores reconoce que no está preparado para conducir sobre nieve, y que el 67 por ciento no sabe cómo poner las cadenas en su coche. Veámos qué hay que hacer para solventar este problema. Para empezar, es necesario adquirir unas cadenas de calidad. En el mercado hay muchos modelos, desde los 20 hasta 250 euros. Como mínimo debemos comprar las que dispongan de tensores, que se adaptan mejor y evitan vibraciones. Tenga en cuenta que en algunos modelos no es posible montar cadenas. Consulte el libro añádale algún producto detergente que sea anticongelante, porque, si circula por carreteras de montaña tratadas con sal, los parabrisas se manchan mucho y es necesario limpiarlos abundantemente. Niebla Además del frío, en los últimos días el fenómeno meteorológico más habitual durante las mañanas son las nieblas, que se asientan normalmente en los valles. Antes de que sea demasiado tarde, conecte las luces antinebla, y en el caso de no disponer de ellas, las de cruce, nunca las largas, y no olvide conectar también las traseras. Disminuya la velocidad todo lo posible para adaptarse a las condiciones de visión, pero nunca pare si no está completamente seguro de que lo hace fuera de la carretera. La mejor referencia para calcular la distancia de visión son las líneas laterales y centrales de la carretera, aunque lamentablemente en muchas carreteras están casi borradas. Conducción No es necesario que en la carretera se formen placas de hielo, o que el asfalto esté cubierto de nieve, para que sea necesario extremar la conducción. Con las bajas temperaturas las carreteras se vuelven muy deslizantes, en especial en los amaneceres, pues la humedad del rocío crea un fina película muy peligrosa. En estas circunstancia es necesario conducir con mucha suavidad y evitar las aceleraciones fuertes y, en especial, los frenazos bruscos si su coche aún no lleva el sistema antibloqueo ABS o similares. En el caso de Al colocar las cadenas no olvide ajustar bien los tensores de usuario de su coche. Una vez en nuestro poder, lo mejor es practicar en una zona seca siguiendo las instrucciones del fabricante. Las cadenas deben colocarse siempre en las ruedas motrices, y, en los coches de tracción total, en las ruedas delanteras. Además de las cadenas no olvide llevar en el coche unos guantes fuertes de trabajo, nos evitarán lesiones y frío. Una vez puestas, si hay poca nieve, circule por las zonas menos transitadas, pero si la nieve es muy abundante hágalo sobre las rodadas de otros vehículos y procure no pasar de 50 km h. Cuando no sean necesarias desmóntelas y procure lavarlas con agua caliente lo antes posible y guardarlas secas para que no se oxiden.