Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 107 Los sábados DISEÑO Y FORMA NATURALEZA de CUERPO Y MENTE ESPACIO VITRA DEMUESTRA CÓMO ENCAJAN EL ARTE Y EL MOBILIARIO DE ÚLTIMA HORA ESPAÑA ES UNO DE LOS PAÍSES CON MÁS ACCIDENTES DE TRÁFICO POR ATROPELLO DE ANIMALES LLEGAN LAS FIESTAS. UNOS CUANTOS TRATAMIENTOS NOS PONDRAN EN LA MEJOR FORMA Deliciosos y refrescantes, los helados, que tan bien combaten el calor, son los mejores aliados del invierno por sus valores nutricionales. Contienen proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales... Y pesan menos que otros dulces, por lo que, además de recomendarlos para el invierno, habría que incluirlos en una dieta sana y equilibrada Los helados son para el invierno POR CARMEN FUENTES Ha n tenido que ser los estudios de los catedráticos de Nutrición de la Universidad de Barcelona, Vidal y Mariné, los que coloquen al helado en su sitio, lejos de la típica y encasillada etiqueta de golosina y muy cerca de los nutrientes fundamentales para el organismo. Todo esto ha hecho que su ingesta, -que aún sigue concentrándose en España en los meses de verano- empiece a recomendarse durante todo el año, gracias a la variedad de sabores, presentaciones y combinaciones de la nueva cocina. Y a la labor de los grandes chefs, que han conseguido que el helado forme parte de la carta de postres o sea acompañamiento y guarnición de muchos platos por sus peculiares sabores, su curiosa textura y su fría temperatura. Todo un lujo para el paladar, del que el español se percata poco a tenor de la media de su consumo, 8 litros por persona y año, frente a los 15 de los países nórdicos, que son grandes consumidores de helados, puesto que éstos aportan las calorías suficientes para hacer frente al intenso frío. Y aunque tenemos un consumo por persona superior al de Portugal o Grecia, estamos muy por debajo del de Italia y Muchos sólo tienen en cuenta su componente hedonista y se olvidan de que es un alimento muy saludable Francia, y bastante lejos del de Alemania y Dinamarca o Noruega. Es precisamente en los países europeos con la climatología más severa, donde los helados gozan de mayor aprecio, debido, quizás, a que éstos tienen una mayor cultura de productos lácteos que nosotros, algo realmente curioso, que con- trasta con la tradición y costumbre española de que los helados, como las bicicletas, son sólo para el verano, época en que se consume el 65 por ciento del total de las ventas. Nada más erróneo que esa creencia, según el doctor Mariné, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona y autor, junto con la doctora Carmen Vidal, del Libro Blanco de los Helados un amplio tratado respecto a este placentero y gran alimento que a juicio de los autores, debería convertirse en un alimento más de la estupenda dieta mediterránea Difícil papel para España, donde encuentra en la fruta un competidor muy fuerte. Tal vez sea la clave del bajo consumo de helados para postre. Dicen las estadísticas que los días malos y los días nublados el consumo baja, porque psicológicamente no esta (Pasa a la página siguiente)