Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Deportes SÁBADO 26 11 2005 ABC Se fue Best, el genio metido en la botella Muere el mito irlandés, considerado uno de los mejores futbolistas de toda la historia JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Se ha ido uno de los más grandes, pero de los de verdad. Un perdedor genial, el Bukowski (poeta maldito) del fútbol europeo, un jugador salido de la nada, con efímera fama en la cumbre y caída repentina brutal. Vive deprisa, muere rápido. George Best fue la figura del Manchester United en los años sesenta y un jugador de primera. Regateaba como nadie, con una facilidad y un talento descomunal, con rapidez y certeza ante el gol. Un auténtico genio. España le descubrió con un partido de selecciones en Sevilla) en el que el delantero irlandés hizo mil y una diabluras. Considerado como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, Best fue el jugador emblemático por excelencia del Manchester United y de la selección de Irlanda del Norte. Fue proclamado mejor jugador europeo en 1968, jugó once años con el Manchester y todo el mundo lo tenía como un auténtico artista del balón. Best nació el 22 de mayo de 1946 en Belfast. Era de familia humilde y ya desde pequeño se escapaba del colegio para jugar al fútbol. Un rebelde en potencia. Desde muy joven los ojeadores del Manchester le captaron y Matt Busby lo tuvo en sus filas junto a Bobby Charlton. A los 17 años ya había debutado en la Premier y a las pocas semanas era el dueño de la banda derecha. En 1968 llegó a la cumbre. Tenía un regate genial, de los mejores de la historia junto al de Garrincha. En aquel año conquistó la Copa de Europa después de destrozar al Benfica (4- 1) y en el trayecto cumplió varios sueños, entre ellos marcar el gol de su vida: Siempre soñé con regatear al portero, parar el balón centímetros antes de la línea de gol, arrodillarme y cabecear el tanto. En esa jugada de la prórroga contra el Benfica pude hacerlo pero recapacité porque le habría dado un infarto al jefe Pero alguna vez hizo más que aquello, marcó un gol desde el centro del campo en el saque inicial del partido después de que un compañero le retara en el vestuario a que no sería capaz de hacerlo desde allí. Eso sí, lo que hizo fue largarse después de la final ante el Benfica, abandonando a sus compañeros, para celebrar el triunfo con su novia y con sus Sus datos Nombre: George Best. Nacimiento: 22 de mayo de 1946 en Belfast (Irlanda del Norte) Altura y peso: 1,75 70 kilos. Trayectoria: 1963- 1974: Manchester United (361 partidos y 137 goles) 1975- 1976: Stockport (3 partidos, 2 goles) 1976: LA Galaxy (23 partidos, 15 goles) 1976- 1977: Fullham (32 partidos, 6 goles) 1977: LA Galaxy (20 partidos, 11 goles) 1977- 1978: Fullham (10 partidos, 2 goles) 1978: LA Galaxy (12 partidos y 1 gol) 1978- 1979: Fort Lauderdale Strikers (26 partidos, 6 goles) 1979- 1981: Hibernian (17 partidos, 3 goles) 1980- 1981: San José Earthquakes (56 partidos, 21 goles) 1982- 1983: Bournemouth (5 partidos) Selección nacional: 37 veces internacional, nueve goles. Palmarés: 2 Ligas de Inglaterra (1964- 1965, 1966- 1967) 1 Copa de Inglaterra (1962- 1963) 1 Copa de Europa (1967- 1968) Máximo goleador de Europa (67- 68) Mejor jugador de Europa UEFA (1968) amigos John Lennon y Yoko Ono. Se hizo construir una casa con una piscina llena de peces de colores, se compró un Jaguar, un Rolls y un Ferrari. A los 22 años ya había publicado un libro con sus memorias. En suma, un Beatle futbolístico. Además era un golfo de primera, una novia en cada puerto y una copa en cada esquina. Así empezó su caída. Sus fugas de los entrenamientos fueron en aumento. En 1972 se marchó con su compañera de entonces- -Miss Inglaterra por supuesto- -ocho días a Londres, y poco después vendía la exclusiva de su retirada al Sunday Mirror Tenía sólo 28 años, Cuando el periódico salió a la calle con la noticia, Best ya estaba en Marbella. La cuesta abajo Estuvo lejos del equipo y en 1975 se encontró cara a cara con la muerte. Su doctor le diagnosticó una trombosis y una intervención quirúrgica a tiempo salvó su vida. Este aviso le ayudó para regresar a los terrenos de juegos entrenando con el Manchester, aunque no llegó a jugar. Sólo volvió para recuperar el físico. Ese mismo año viajó a Suráfrica para fichar por el Jewish Guild de Johannesburgo, un club judío que