Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Sociedad SÁBADO 26 11 2005 ABC Religión Sin duda, sin deuda Sin duda, sin deuda es el lema de la nueva campaña, promovida por las ONG católicas Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes (entidad que engloba a 43 ONG) Con la misma, se pretende que los ciudadanos se movilicen para reclamar a los representantes políticos y a la Administración medidas concretas que hagan compatible el cumplimiento de los Objetivos del Milenio (OMD) con el pago de la deuda. Dicho pago impide a los países empobrecidos invertir lo necesario para alcanzar estos OMD para 2015 en educación, equidad de la mujer, salud y sostenibilidad ambiental. A nivel político, se pretende condonar la deuda de la que es acreedor el Estado español con África Subsahariana y Países Menos Adelantados (PMA) y reducirla en Iberoamérica y otros países del Sur. Concienciar y sensibilizar a la sociedad española sobre la problemática de la deuda externa e informar de sus consecuencias en los países del Sur son otros de los objetivos, así como favorecer la cooperación con otras redes, ONG e instituciones tanto a nivel nacional como internacional. En el año 2000, las ONG católicas reunieron un millón de firmas para la condonación de la deuda externa EFE La Iglesia insta a condonar la deuda externa e invertir en programas de desarrollo para los países pobres El cardenal Maradiaga denuncia que el actual sistema de pago es perverso campaña Sin duda, sin deuda lanzada por Cáritas, Manos Unidas, Confer, Justicia y Paz y Redes para cumplir los Objetivos del Milenio J. BASTANTE MADRID. La Conferencia Episcopal española emitió ayer un documento de apoyo a la campaña Sin duda, sin deuda promovida por diversas instituciones católicas (Manos Unidas, Cáritas, Confer, Justicia y Paz y Redes) para denunciar el incumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (OMD) impulsados por Naciones Unidas hace cinco años y que preveían la reducción de la pobreza en el mundo a la mitad en el año 2015. En un comunicado aprobado al término de la Asamblea Plenaria, los obispos constatan cómo, desde el año 2000, la deuda total acumulada por los países subdesarrollados ha crecido ininterrumpidamente y sus efectos son cada vez más evidentes en la acentuación de las desigualdades y la concentración de las riquezas La deuda externa, un pesado lastre que frena el progreso social y político de los países en vías de desarrollo, es uno de los factores que repercute de manera más negativa en la vida de más de mil millones de personas e impide alcanzar los Objetivos de Desb El Episcopado apoya la No podemos permanecer indiferentes ante el sufrimiento de tantas personas, que ven amenazada su vida por el apremio de pago de esa deuda externa desarrollo integral: humano, cultural, espiritual, sanitario, agrícola, educativo y promoción de la mujer, entre otros Finalmente, la nota reclama evitar que esta condonación, total o parcial, revierta en la compra de armamento o en beneficio económico de los gobernantes de los países destinatarios o sea utilizada en obras socialmente innecesarias que persiguen exclusivamente el prestigio y el afianzamiento de estos gobiernos o vayan destinadas a acciones contrarias al orden moral como campañas contra la natalidad rrollo del Milenio No podemos permanecer indiferentes ante el sufrimiento de tantas personas, que incluso ven amenazada su propia vida debido a las situaciones que resultan del mantenimiento y el apremio de pago de esa deuda externa contraída por los gobernantes de su país incide la nota, que hace público el apoyo de la Conferencia Episcopal a esta campaña, cuyo objetivo es sensibilizar a la opinión pública del grave problema y pedir a los Gobiernos un compromiso más decidido Para los obispos, la condonación de la deuda, tanto total como parcialmente, es una condición previa para que los países más pobres puedan luchar eficazmente contra la miseria y la pobreza En este sentido, es urgente convertir la obligación de pago en inversión, en programas y proyectos de Los responsables de la Compañía de Jesús se reúnen en Loyola J. B. MADRID. Ciento veintiocho responsables de la Compañía de Jesús, encabezados por su Padre General, el holandés Peter- Hans Kolvenbach, se reúnen desde hoy y hasta el sábado 3 de diciembre en el santuario de Loyola (Guipúzcoa) para analizar la situación actual de esta orden religiosa, que culminará con el arranque de las celebraciones del Año Jubilar de la Compañía, coincidiendo con el 450 aniversario de la muerte de San Ignacio y los 500 años del nacimiento de San Francisco Javier, patrón de las misiones. El estado de la Compañía de Jesús en el mundo y sus problemas, Promesas incumplidas La campaña Sin duda, sin deuda fue presentada ayer en Madrid, y contó con la presencia del cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien denunció que en los últimos años ha habido muchas promesass que generalmente no se han cumplido respecto al cambio de deuda por inversión en desarrollo a los países pobres. Del mismo modo, el cardenal hondureño reclamó una mayor implicación de la sociedad civil, para recordar a los gobiernos que deben cumplir sus promesas añadiendo que el mecanismo de condonación de la deuda, ahora mismo, es perverso, está muy mal enfocado puesto que en lugar de favorecer el desarrollo, consigue lo contrario, que los países en vías de desarrollo se queden estancados pagando intereses sus prioridades apostólicas y la colaboración con los laicos serán los argumentos principales de debate de esta reunión. La Compañía de Jesús, fundada en 1540 por San Ignacio de Loyola, cuenta con casi veinte mil miembros (1.641 en España) repartidos por 127 países. Sus principales campos de acción están en la evangelización, la defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo con la cultura y las otras confesiones. Pese al descenso numérico, que se enmarca dentro de la secularización que afecta al mundo religioso, los jesuitas continúan siendo la primera orden masculina.