Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 Sociedad 61 Salud MEDICINA DE FAMILIA ENDOCRINOLOGÍA El consumo de fármacos está relacionado con uno de cada diez accidentes de tráfico El 30 de los conductores españoles ingieren medicamentos regularmente b Un estudio de la Semfyc prueba La lactancia reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en la madre ABC MADRID. A la innumerable lista de beneficios de la lactancia materna, se ha añadido uno nuevo; esta vez, sólo para la madre. Según investigadores estadounidenses, las mujeres que alimentan con su leche a sus hijos durante seis meses tienen menos riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 en los quince años siguientes. El riesgo de diabetes disminuye con cada año adicional de lactancia, indica el estudio publicado en la revista de la Sociedad Médico Americana. Investigaciones previas habían mostrado una mayor tolerancia a la glucosa en las mujeres que amamantan. Pero hasta ahora ningún estudio había establecido un vínculo directo entre la duración del amamantamiento y la reducción del riesgo de diabetes de tipo 2, que se caracteriza por un exceso permanente de azúcar en la sangre. La investigación de la Escuela de Medicina de Harvard basa estas conclusiones en el seguimiento de 160.000 madres, teniendo en cuenta su peso y actividad física. Atención hasta los últimos días Los médicos de familia acompañan hasta la muerte a una media de cinco pacientes al año, a quienes dedican una atención integral en todas las facetas de su enfermedad terminal. El Grupo de Atención al Mayor de la sociedad médica arroja datos como que el 71 de los ancianos que sufren una caída regresan solos a sus hogares. Un 11 de ellos tardaron entre 10 y 60 minutos en poder reincorporarse del suelo. Además, el 20 temen volver a salir a la calle si no es acompañados, y el 11 descartan volver a pisar el asfalto. tancias psicoactivas con regularidad, y en el caso de las usadas contra la depresión, ansiedad o esquizofrenia, algunos analgésicos, anestésicos y relajantes musculares provocan somnolencia y entorpecen la conducción. Luis Aguilera, presidente de la Semfyc, hizo públicos estos datos durante el XXV congreso anual de esta sociedad científica, que reúne estos días a 7.000 especialistas en Santiago de Compostela. que sólo el 20 de los maltratos obedecen a un trastorno psicopatológico del agresor, mientras que el alcohol explica el 57 de las palizas ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. La ingesta de fármacos está detrás del 10 por ciento de los accidentes de tráfico y sus secuelas, quinta causa de muerte en España y un problema de salud de primer orden. Así lo prueba un estudio de la Semfyc (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria) sobre datos aportados por la Dirección General de Tráfico (DGT) que concluye que de los 4.714 fallecidos y 137.383 heridos en carretera en 2004 uno de cada diez había tomado algún medicamento que afectó a su concentración, lo que acabó en tragedia. Si hasta ahora era bien conocido el impacto del alcohol al volante, que explica el 40 por ciento de los siniestros, el estudio demuestra que tres de cada diez conductores españoles toman sus- Aguilera reclamó campañas conjuntas entre la Administración, la Policía y también la Sanidad, ya que es en la Atención Primaria donde se solventan el 90 por ciento de los problemas de salud que llegan a consulta. Detección de la violencia doméstica La violencia doméstica ha sido otro de los ejes vertebradores del congreso de la Semfyc. Merced a un trabajo conjunto entre varios hospitales españoles, que tomó como muestra a pacientes que ejercen el maltrato con sus parejas, se pudo constatar que el 80 por ciento de los agresores no padecen ningún trastorno psicopatológico, y que el 57 por ciento de ellos abusan del alcohol. Así las cosas, la doctora Carmen Fernández, del Centro de Salud del Barco (Valladolid) y ponente del análisis, subrayó que la detección precoz de esta clase de violencia pasa por las manos del médico de familia, ya que el 90 por ciento de las víctimas que acuden a la consulta en los doce meses posteriores a la agresión no reconocen su existencia.