Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 51 El Gobierno aprueba la concesión de 20 canales digitales, que arrancarán el miércoles MANUEL DE CASTRO Secretario general de FERE- CECA La negociación de la LOE está en el alero porque hay serias dificultades La concertada no es un problema para el sistema educativo español resalta Manuel De Castro, al tiempo que advierte que si se trunca su nuevo intento de llegar a acuerdos, los centros concertados católicos podrían iniciar otras acciones TEXTO: MILAGROS ASENJO FOTO: ABC SIGEFREDO en el Parlamento se llegue a un gran pacto en este asunto, pacto que con toda razón se pide desde casi todos los ámbitos de la sociedad española, entre ellos la Iglesia, por el bien de la estabilidad del sistema educativo y el futuro de la enseñanza y, por tanto, también de la sociedad La financiación fue otro asunto que centró los debates de la Asamblea Plenaria, que concluyó con el anuncio de la invitación oficial a Benedicto XVI para que visite Valencia y Navarra el próximo año, coincidiendo con el V Encuentro Mundial de las Familias (que se celebrará entre el 1 y el 9 de julio) y los actos del V Centenario del nacimiento de San Francisco Javier (7 de abril) El secretario general del Episcopado negó que existiera un calendario de reuniones con el Gobierno para tratar la cuestión financiera, aunque sí hay un compromiso de iniciar en breve un proceso de negociación para concretar la cooperación del Estado con la Iglesia Sin privilegios Por su parte, Martínez Camino recalcó que la asignación tributaria a la Iglesia no responde a ningún privilegio sino a la propia Constitución, que en su artículo 16 obliga al Estado a colaborar con la Iglesia, también en el aspecto económico El portavoz episcopal añadió que, a la hora de hablar de financiación de la Iglesia, no se puede incluir el dinero que el Estado da a los padres que quieren que sus hijos estudien en un centro católico. No es correcto ni justo decir que ese dinero lo recibe la Iglesia católica MADRID. La negociación está en el alero porque salimos con una cierta preocupación de la reunión con el Grupo Parlamentario Socialista afirma Manuel de Castro, secretario general de la Federación de Religiosos de la Enseñanza- Titulares de Centros Católicos- Educación y Gestión (FERE- CECA- EyG) tras participar en unas negociaciones de casi cinco horas- -que continuarán hoy- -en las que intervino también el secretario general de la Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza (FSIE) Francisco Virseda. ¿Qué le lleva a esta afirmación? -El hecho de que no pudiéramos sacar adelante asuntos de la mayor trascendencia porque hay grupos políticos, los socios del Gobierno, que deben aprobar la ley y, por tanto, dar el visto bueno a los acuerdos. ¿Cuáles son esas cuestiones de mayor trascendencia de las que usted habla? -Por razones de prudencia y para no perturbar las negociaciones, ambas partes nos hemos impuesto no hacer públicas estas cuestiones porque deben conocerlas antes quienes intervienen en la aprobación de la ley. Cuando concluyan las conversaciones, y tanto si hay puntos de acuerdo como si no los hay, hablaremos detalladamente de ello. -Pero, ¿cómo están realmente las cosas? -Sinceramente hay voluntad de acuerdo, pero no podemos ocultar la existencia de serias dificultades. ¿Hasta dónde desea llegar la escuela concertada católica que ustedes representan? -Queremos conseguir que esta ley que se tramita en el Parlamento no suponga un ataque a la escuela concertada. La educación padece de fracaso escolar y de bajas calificaciones internacionales, pero en modo alguno sufre de escuela concertada, y no podemos permitir que se nos ahogue. En definitiva, lo que agrede a la concertada no lo podemos admitir. ¿Qué quiere decir con esto? -Que la escuela concertada funciona, aunque también los problemas que he mencionado están en nuestro sector, lo que no significa que en sí misma la concertada sea un problema sino más bien al contrario. Estamos hablando con todos, pero siempre tratamos de guardar nuestra independencia -Usted habló a la salida de la reunión negociadora de que era necesario acabar con la absurda guerra escolar que se vive en España, ¿lo ve posible? -Aquí la pelota está en el tejado de los políticos, que deben intentar que la educación no sea una institución para conseguir réditos políticos. -Su postura ante la manifestación contra la LOE y el abandono de la reunión con el PSOE en la que participaban los convocantes de la protesta ha suscitado una cierta sospecha de ruptura de relaciones entre grupos que guardan más coincidencias que discrepancias sobre la educación. ¿Qué tiene que decir? -No hay ruptura porque el sector de la concertada sigue unido en lo esencial. Pero cada institución tiene una responsabilidad concreta y se marca una política para defender sus intereses. Esto no significa que no podamos alcanzar acuerdos con otras organizaciones y, de hecho, estamos abriendo puntos de encuentro con el portavoz de ese grupo, José Luis Fernández Santillana. ¿Qué ha pasado entonces? -Los promotores de la manifestación del 12 de noviembre tomaron legítimamente decisiones con las que no estábamos de acuerdo y, por eso, no convocamos con ellos, aunque luego nos adherimos. ¿Puede ser más explícito? -Sí. Nosotros optamos por la negociación porque somos responsables de 2.000 centros y de cerca de un millón y medio de alumnos. Decidimos agotar la negociación. Como en ese primer intento no logramos nada fuimos a la marcha contra la LOE. Lo que pretendemos es que nunca se pueda decir que por habernos negado a dialogar no se ha logrado un pacto educativo. ¿Y ahora qué ha pasado? -El problema es que ha habido una discriminación con FSIE, federación mayoritaria en la escuela concertada que representa a más de 30.000 profesores, al negarle la posibilidad de participar en la reunión de promotores de la protesta del 12- N con los responsables del Grupo Socialista y del Ministerio. Por una cuestión de principios, nosotros abandonamos la sala junto a FSIE. Sólo eso. ¿Se sienten engañados por el Gobierno? -Nunca nos hemos sentido engañados por el Ejecutivo. Como he dicho, intentamos unos acuerdos que inicialmente se frustraron, no por falta de voluntad de las dos partes sino por estrategia política y por dependencia de los socios del Gobierno. Se frustraron las negociaciones y ahora lo intentamos de nuevo. ¿Y si acaban sin acuerdo? -Si no lo conseguimos, podríamos iniciar otras acciones en las que, tal vez, podríamos ir junto a otras organizaciones. Pero no hay obligación de ir juntos porque las responsabilidades de unos y otros grupos no son las mismas, pero esto no es obstáculo para realizar acciones conjuntas. ¿Han hablado con el PP? -Estamos hablando con todos, pero siempre tratamos de guardar nuestra independencia.