Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN CHINA SÁBADO 26 11 2005 ABC La congelación del río Songhua dificulta la limpieza del peligroso vertido de benceno La helada podría estancar la mancha química que se extiende a lo largo de 80 kilómetros b Si el hielo no paraliza las aguas, que transportan por su cauce 100 toneladas de material tóxico, las autoridades confían en restablecer mañana el suministro de agua PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. A Harbin, conocida en China como la ciudad del hielo su gélida fama le puede pasar una dolorosa factura. Y es que el descenso de las temperaturas ha comenzado a helar el cauce urbano del río Songhua, contaminado por un vertido tóxico de 100 toneladas de benceno y nitrobenceno, dos sustancias altamente peligrosas capaces de provocar la muerte en tres días. Las turbias aguas del Songhua se están congelando, lo que dificulta las tareas de limpieza de la mancha de 80 kilómetros derramada en el río tras la explosión de una planta química a 350 kilómetros. Además, la helada podría detener el avance del caudal y el paso por la ciudad del vertido, que penetró en el término municipal el jueves. Mientras tanto, el abastecimiento de agua permanece cortado por cuarto día consecutivo para cuatro millones de habitantes de Harbin, cuya área metropolitana acoge a otros cinco millones de personas y donde se han habilitado varias líneas de teléfono para atender numerosos casos de ansiedad. Si la nieve no lo impide y la mancha tóxica atraviesa la ciudad, las autoridades tienen previsto devolver mañana el suministro y poner así punto final a la pesadilla. Para demostrar que el agua será apta para el consumo, el Rusia se prepara para lo peor R. M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Tras el alarmismo de los últimos días, las autoridades rusas trataban ayer de tranquilizar a la población y de minimizar las consecuencias que para el medio ambiente tendrá la mancha de benceno que avanza por el río Songhua hacia las localidades rusas situadas junto al río Amur. La llegada del vertido se retrasará debido a que su avance se ve entorpecido por el hielo. Los habitantes de la zona, sin embargo, temen lo peor y hacen acopio de agua y leña, por si la contaminación afecta también al sistema de calefacción. La célula de crisis creada en Jabárovsk y Birobidzhán decidió interrumpir el suministro de agua durante cinco días. Se dispuso además que se tomen muestras del agua del río Amur para detectar con antelación la presencia de agentes tóxicos. En principio, se calculó que el vertido llegaría al río Amur, del que es afluente el Songhua, durante el fin de semana. Ahora se cree que no lo hará hasta por lo menos el martes. Los especialista aseguran que la mancha de benceno irrumpirá en el Amur con una concentración tres veces inferior a la actual y seguirá disolviéndose más adelante. Residentes de Harbin acuden a una fábrica de cerveza para abastecerse de agua gobernador prometió que se beberá el primer vaso cuando se abran los grifos aseguró una portavoz oficial. Debido a la inicial ocultación de información por parte del Gobierno, la población desconfía de estos anuncios y sigue intentando escapar de Harbin. Por ese motivo, todas las plazas de tren habían sido reservadas ayer y apenas quedaban billetes de avión con destino a Pekín. Tan inusual situación, sólo comparable al tránsito de viajeros durante el Año Nuevo chino, demuestra hasta qué punto reina el pánico en la ciudad tres días después de confirmarse la peligrosidad del derrame. neladas de carbón activo pulverizado que utilizarán como disolvente para desinfectar el cauce. Además, y con el propósito de evitar intoxicaciones, centenares de personas han sido evacuadas de los pueblos cercanos al río. Al tiempo que la población agota las reservas de agua embotellada, el Ayuntamiento ha excavado ya 55 nuevos pozos subterráneos para paliar un posible retraso en el restablecimiento del suministro. A diferencia de otros desastres naturales, la catástrofe de Harbin ha tenido una amplia cobertura en los medios de comunicación, rígidamente controlados por la censura. La polémica también obligó al Gobierno a poner en marcha un plan para mejorar el degradado medio ambiente durante los próximos 15 años y a culpar del vertido a la filial de una empresa estatal, Petrochina. Tras negar al principio la toxicidad del derrame, los responsables de dicha compañía y altos cargos comunistas debieron entonar su mea culpa Éxodo de la población Voy a llevarme a mis dos hijos porque no puedo permitir que les pase algo malo por la contaminación declaró al China Daily el empresario Liu Yunlong. No en vano, el río Songhua presenta unos niveles de polución 30 veces superiores a lo permitido, por lo que las autoridades necesitan 14.000 to-