Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 Internacional 31 CUMBRE EUROMEDITERRÁNEA EVOLUCIÓN ANTES QUE REVOLUCIÓN JOSÉ MANUEL DURAO BARROSO illiam Shakespeare, que situó muchas de sus obras en la región mediterránea, dijo: Para escalar una colina abrupta hay que empezar suavemente Podría decirse lo mismo en relación con la Asociación Euromediterránea. Cuando se acerca su décimo aniversario, el principio rector de esta Asociación ha sido: evolución antes que revolución. Aunque rara vez haya ocupado las portadas de los periódicos, ha ido discretamente afirmándose sobre unas bases sólidas y viables hasta convertirse, hoy día, en una de las relaciones más cotizadas en Europa, la de los socios mediterráneos. Este trabajo es esencial en una era de constantes cambios. Nos enfrentamos a una mayor inestabilidad y a la aparición de Estados en quiebra. La guerra se ha privatizado por la radicalización ideológica y el terrorismo. Grandes ciudades del mundo, entre las que se cuentan algunas de Europa y del Mediterráneo, han sido escenario de espeluznantes atrocidades terroristas. La pobreza y la degradación del medio ambiente son otros de los problemas globales que traspasan las fronteras. La pluralidad de los retos signifi- W ca que la línea de demarcación entre política exterior y política interior es cada día más tenue. En este contexto, la región mediterránea es una prioridad absoluta para Europa. En esta región es donde se concentran los grandes retos: la paz, la seguridad y, sobre todo, la lucha contra el terrorismo, el desarrollo o el respeto a los derechos humanos, por ejemplo. Además, estamos hablando de intereses mutuos. Europa no puede garantizar su propia estabilidad, su propia seguridad ni su propia prosperidad sin ayudar a sus vecinos a alcanzar los mismos niveles de estabilidad, seguridad y prosperidad. Aquí es donde entra en juego la Asociación Euromediterránea, al haber creado esta asociación una estructura para el diálogo y la acción. ¿Cuál es su misión? crear empleos, garantizar la seguridad y una vida mejor para las poblaciones que viven a una y otra orilla del Mediterráneo. El décimo aniversario de esta Asociación es el momento oportuno para reunirnos y hacer balance. Por esta razón volvemos a Barcelona, lugar de nacimiento de la Declaración que lanzó esta Asociación única, para participar en una cumbre que ha de dar un nuevo impulso a la Asociación Euromediterránea y abrir nuevos horizontes. Nuestro programa común de trabajo ha priorizado algunos temas fundamentales: los derechos humanos y la democracia (incluida la igualdad de sexos) el crecimiento y la liberalización económicos sostenibles, así como la educación. ¿Por qué se ha puesto el acento en estos temas? Estamos convencidos de que la democracia y el gobierno justo son esenciales para el mantenimiento de la estabilidad y la prosperidad. Han sido siempre la piedra angular de la Asociación Euromediterránea. Sin embargo, para tener éxito en nuestro empeño las reformas deben venir del interior, no pueden imponerse desde el extranjero. Por esta razón proponemos, a partir de 2007, un nuevo instrumento económico o instrumentos de buen gobierno para apoyar financieramente a quienes quieran evolucionar hacia unas reformas políticas más amplias. En nuestra asociación económica, la creación de una zona de libre cambio en 2010 es más que una simple pro- Para tener éxito en nuestro empeño las reformas deben venir del interior, no pueden imponerse desde el extranjero mesa política- -el empleo y la riqueza que de la misma se deriven resultan esenciales para la prosperidad y, por ende, la estabilidad de toda la región. Debemos fomentar la integración SurSur y crear un auténtico mercado regional e impulsar la inversión y el crecimiento para reducir el desfase de riqueza entre Europa y sus vecinos. ¿Por qué se hace hincapié en la educación en nuestro programa? Un tercio de la población de nuestros socios mediterráneos tiene menos de 15 años. Constituye un poderoso recurso para el futuro, una fuerza sin explotar dotada de enorme potencial. Sin embargo, con ocho millones de niños sin escolarizar, tenemos que hacer más, si queremos que este gran potencial humano sea plenamente aprovechado y utilizado. Estos retos requieren madurez y duración en las relaciones. El décimo aniversario de cualquier asociación es simbólico y significativo, de modo que dedicaremos tiempo en Barcelona no sólo a recordar con orgullo nuestros éxitos pasados, sino, sobre todo, a proyectarnos sobre el futuro con la esperanza de superar los retos por venir. El gran historiador Ibn Jaldún dijo en una ocasión: Quien camina muy por delante de sus contemporáneos es un líder, aunque tengan que pasar siglos antes de que sea reconocido como tal Con la Asociación Euromediterránea todos hemos demostrado madera de líderes. Esta vez, sin embargo, nuestros ciudadanos no tendrán que esperar siglos para cosechar los frutos.