Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional SÁBADO 26 11 2005 ABC Trillo reunió ayer a Rajoy y a Rato en la presentación de su libro, el mismo donde cuenta que el otrora poderoso vicepresidente económico se opuso contundentemente a la guerra de Irak. El actual director gerente del FMI no hizo alusiones directas al tema. Ni falta que hizo López Veiga no tira la toalla en la sucesión de Fraga A. MARTÍNEZ SANTIAGO. Enrique López Veiga, uno de los cuatro aspirantes a suceder a Manuel Fraga al frente del PP gallego, sorprendió a todos con una contundente declaración: Voy a ser claro; no puedo suscribir una alianza con ninguno, porque no descartan ciertas componendas que yo jamás podría aceptar El ex consejero de Pesca, que a lo largo de las últimas semanas tuvo que defenderse de los que lo acusaron de ser un tapado con la misión de arrebatarle votos a Xosé Cuiña (ex delfín y su eterno enemigo) en favor de Alberto Núñez Feijóo, ex vicepresidente de la Xunta y favorito de Mariano Rajoy, manifestó que tiene claro su camino si no logra el respaldo suficiente. Optaré por formar parte de una corriente interna de oposición que sea crítica con comportamientos que otros sí admitirían apostilló. La respuesta le llegó de boca de Xosé Manuel Barreiro, otro de los postulantes: El congreso se gana demostrando capacidad de aglutinar Rato y su confirmación entre líneas del rechazo a la guerra de Irak TEXTO: CRISTINA DE LA HOZ FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Siempre cauto y discreto desde que fue nombrado director gerente del FMI, Rodrigo Rato no puede esquivar, sin embargo, el interés informativo que despiertan sus escasas apariciones políticas en España. Ayer el cartel fue de excepción. Rato acudió, al igual que el líder del PP, Mariano Rajoy, a la llamada de un amigo, Federico Trillo, para que le glosara su libro Memoria de entreguerras Costó encajar las agendas y de hecho la presentación definitiva de la obra se produjo varias semanas después de que se empezase a vender en las librerías. Quizá este detalle despertara aún más interés después de haberse divulgado ampliamente cómo Trillo confirma, sin ambages, sin ocultamientos, lo que muchos sabían de aquellos convulsos primeros meses de 2003 cuando la intervención militar en Irak. Se ha publicado que el vicepresidente Rodrigo Rato era el miembro del Gabinete más opuesto a cualquier participación militar española. Puedo ratificarlo aquí dice Trillo en la página 262 de su obra. La ronda continuó hasta llegar a Rato y explicó su posición contraria en términos muy contundentes. Aznar lo escuchaba con la vista al frente, respirando hondo. Cuando terminó se volvió para darle las gracias y me pareció ver en su mirada una tristeza infinita escribe en la 266. Párrafos así gravitaban por la mente de muchos de los asistentes a la presentación del libro, también acaso por la de Rato, que optó por no hacer ninguna referencia a la cuestión. Pero ya su sola presencia venía a ser una ratificación de lo ahí escrito. En todo caso, para no dejar lugar a dudas, afirmó, dentro de una reflexión general sobre el contenido del libro, que refleja una versión veraz de los hechos y que la obra sirve para conocer parte de la historia reciente de España y cómo pasaron las cosas Probablemente no hacían falta más palabras ni más complicidades. Rajoy, Trillo y Rato posan antes de la presentación del libro tro de Defensa opta por no ajustar cuentas con sus detractores, ayer derrochó, de viva voz, un glosario de reproches y críticas. Los acontecimientos del Yak- 42, con la muerte de 63 militares y el escandaloso proceso de autopsias, tomó cuerpo en la sala del hotel de Madrid donde se hizo la presentación del libro y fue testigo de un rotundo no estoy dispuesto a ser el chivo expiatorio de una tragedia o convulsión nacional. Se bus- ca a un hombre que pague por todos y no asumiré responsabilidades que no me corresponden espetó entre los aplausos de su auditorio. Pero en su desahogo no paró ahí y cuestionó la licitud y la moralidad de usar a las víctimas de un accidente para arrojarlas contra la cabeza de un ministro Trillo calificó sus cuatro años al frente de Defensa (de 2000 a 2004) como los más duros de su vida, pero aseguró no haberse sentido solo en el Ministerio ni, sobre todo, en el último año y medio. Excelente ministro Rajoy dijo estar orgulloso de Trillo al que calificó de excelente ministro El líder del PP explicó que, en política, hay que tomar decisiones en un momento y con los datos de que se dispone es por ello que, agregó, que prefiero fijarme en las intenciones de las personas y en los comportamientos humanos Muchas veces no se sabe quién tiene la razón, si el que decide o el que critica. A veces no acertamos, como todo el mundo, salvo Zapatero ironizó. Al acto de presentación acudieron Ángel Acebes, Josep Piqué, Sebastián González, Soraya Sáenz de Santamaría, Loyola de Palacio, Francisco Villar, Arsenio Fernández de Mesa, Baudilio Tomé, Ramón Aguirre, Eduardo Serra, José María Álvarez del Manzano, Cristóbal Montoro, Juan Costa, Margarita Mariscal de Gante, Jesús Cardenal e Isabel Tocino, entre otros muchos. En definitiva, tal y como dijo Trillo en un símil futbolístico, personas que no juegan en la primera línea, otras que se ceden a equipos extranjeros provisionalmente (léase, Rato) y, por último buenos fichajes amén de los que saltan al campo todos los días. Chaves defiende el indiscutible legado que dejó González M. M. MADRID. El presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, elogió ayer la trayectoria política del que fuera presidente del Gobierno Felipe González y su indiscutible legado en catorce años de mandato, y atacó al PP por pretender borrarlo antes, durante la etapa de José María Aznar en el poder, y también ahora, pero siempre desde el rencor y el resentimiento Durante la presentación del libro Felipe González. El hombre y el político escrito por el periodista y amigo personal del ex jefe del Ejecutivo Alfonso Sobrado Palomares, Convicciones e intelectualidad Por lo demás, Rato se deshizo en elogios hacia Trillo del que destacó dos cualidades que dijo admirar y envidiar en la misma medida: Es un hombre de convicciones y las ejerce, pero no las impone y es un intelectual con una gran profundidad cultural Así, mientras Rato optó por una intervención muy poco política, dedicada a la alabanza y hacer un recorrido vital de más de veinte años desde que conoció a Trillo en 1982, fueron Rajoy primero y, sobre todo, el ex ministro, los que calentaron los ánimos. Porque si bien en su libro el ex minis- Chaves calificó a González de gran modernizador de España y lo presentó como víctima, en sus últimos años al frente del Gobierno, de personajillos y conspiraciones mediáticas. Fueron tiempos de mezquindad y miserias dominados por la desesperación electoral de quienes no podían con él y se cebaron con sus equivocaciones sin respeto a las reglas del juego democrático Chaves, que pasó de puntillas sobre la corrupción, sólo se refirió a ella como los conflictos finales de su mandato, derivados de un descuido culpable en la elección de algunos de colaboradores