Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 11 2005 Opinión 7 nosotros mismos. Debemos cambiar por nuestro propio bien. No podemos pedir a nuestros detractores que cambien por el beneficio de los musulmanes. Entonces, ¿qué tenemos que hacer? En el pasado, los musulmanes éramos fuertes porque éramos instruidos. El mandato de Mahoma era leer, pero el Corán no dice qué leer. De hecho, en esa época no había una erudición musulmana de modo que leer significaba leer lo que hubiera disponible. Los primeros musulmanes leían los trabajos de los grandes científicos, matemáticos y filósofos griegos. También estudiaron las obras de los persas, los indios y los chinos. El resultado fue un florecimiento de las ciencias y las matemáticas. Los eruditos musulmanes hicieron su aporte al cuerpo de los conocimientos existentes y desarrollaron nuevas disciplinas, como la astronomía, la geografía y nuevas ramas de las matemáticas. Introdujeron los numerales, haciendo posible la realización de cálculos simples e ilimitados. Sin embargo, alrededor del siglo XV, los eruditos en el islam comenzaron a refrenar el estudio científico. Empezaron a estudiar la religión únicamente, insistiendo en que sólo quienes lo hicieran (particularmente el ámbito de la jurisprudencia islámica) ganarían méritos en el más allá. El resultado fue un retroceso intelectual en los precisos momentos que Europa comenzaba a abrazar el conocimiento científico y matemático. LA ESPUMA DE LOS DÍAS LA ACCIÓN DE ORO C tean que el mundo fue creado hace 2000 años. La edad del universo y su tamaño, medido en años- luz, son cosas que los ulemas que han recibido una formación puramente religiosa no pueden aprehender. Este fracaso es en gran parte responsable de la triste situación de tantos musulmanes. La opresión, las matanzas y las humillaciones que hoy en día sufren muchos musulmanes ocurren porque somos débiles, a diferencia de los musulmanes del pasado. Podemos sentirnos victimizados y criticar a los opresores, pero para detenerlos necesitamos mirarnos a Y así, mientras los musulmanes retrocedían en lo intelectual, los europeos comenzaban su renacimiento, desarrollando mejores maneras de satisfacer sus necesidades, incluida la fabricación de armas que finalmente les permitieron dominar el mundo. En contraste, los musulmanes debilitaron fatalmente su capacidad de defenderse, al descuidar e incluso rechazar el estudio de ciencias y matemáticas supuestamente seculares, y esta miopía sigue siendo una fuente fundamental de la opresión que sufren en la actualidad. Muchos musulmanes todavía condenan al fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal, por haber intentado modernizar su país. Pero, ¿sería musulmana la actual Turquía sin Ataturk? La visión señera de Mustafá Kemal salvó al islam en Turquía y salvó Turquía para el islam. El no comprender e interpretar el mensaje verdadero y fundamental del Corán sólo ha traído desgracias a los musulmanes. Al limitar nuestras lecturas sólo a obras religiosas y desatender la ciencia moderna, destruimos la civilización islámica y perdimos nuestro camino en el mundo. Project Syndicate, 2005 PALABRAS CRUZADAS Tras el comunicado de ETA ¿debe Zapatero seguir en su idea de negociar? MENOS RAZONES QUE NUNCA SÍ, SI... OMPRENDO que hoy (también) voy a ser derrotado en la votación por mi vecina de columna, pero no puedo dejar de expresar mi convicción de que hay que agotar las posibilidades de negociación, digna, con ETA. Digo digna y es la clave: no puede el Estado ceder ni una brizna que significase ignominia. Pero tampoco podemos dejar de explorar la más mínima posibilidad de hallar la paz y solucionar una angustia de tres décadas. La gran pregunta es si estamos ahora ante esta posibilidad o si, por el contrario, todo es una añagaza más de los terroristas, que siguen en el cuanto peor, mejor Sé que mi situación de desequilibrio frente a mi querida compañera de debate se agravará si digo, y lo diFERNANDO go, que soy de los optimistas, de los que JÁUREGUI creen que la banda está agotada, fraccionada, presa de los más lumpen y los más locos, y que los pocos que piensan (poco) allá en el establo etarra están horrorizados ante la realidad que viven. Algo de eso podríamos interpretar, viendo la botella medio llena, del comunicado del jueves. Por eso, no precisamente por idealismo, buscan la paz y pagarán un precio por ella. Puede que nosotros también hayamos de pagar por acabar con la pesadilla, pero ahora no son ya todo métodos policiales, que también. Y no, yo tampoco estoy feliz con esto que, sinceramente convencido, escribo. Lo siento. A HORA más que nunca se hace difícil aceptar la negociación con ETA. Ahora más que nunca demuestra en su comunicado que no tiene la menor intención de ceder en sus pretensiones, no sólo exige la autodeterminación para los vascos, sino también para los catalanes- -ay, Carod, sabe Dios qué pactaste en Perpiñán- da a entender que está muy pendiente de qué ocurre con el término nación y, además, recuerda que los terroristas han dado un paso adelante al renunciar a incluir entre sus objetivos de muerte a políticos y periodistas, al mismo tiempo que asume con cierta condescendencia que el Gobierno ha dado algunos pasos que le parecen positivos. Para tranquilidad de Zapatero no enumera esos pasos, lo que ya pondría en una PILAR situación imposible al presidente de GoCERNUDA bierno. Pero en cualquier caso aparece con el comunicado la ETA más déspota, más amenazadora y menos flexible. Con el ingrediente añadido de que también ella, la organización terrorista, se arroga el derecho a controlar el proceso estatutario catalán. Con gente así no se puede negociar. Aparte de que hacerlo significaría ir contra el Congreso de los Diputados, que aprobó una propuesta por la que se autorizaría al Gobierno a negociar con ETA si previamente los terroristas anunciaban su disposición a abandonar su miserable actividad. No están por la labor, lo evidencia ese comunicado desde la primera hasta la última letra. C ¿Usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate OMO resulta habitual en tantas paradojas de este país de las maravillas lo más verdadero de una acción de oro es que no es acción ni tampoco es de oro. Las golden share protectoras de supuestos intereses generales son inventos para poner a cubierto del malvado mercado ciertas actuaciones empresariales consideradas nefastas para la provisión de bienes y servicios estratégicos. Abundantes a partir de los períodos de privatizaciones generalizadas, las acciones de oro otorgan derechos de veto o exigen autorizaciones administrativas sobre asuntos como la compra de participaciones en empresas o la enajenación de activos, estableciendo una temporal pantalla protectora soMANUEL bre esos elefantes empreÁNGEL MARTÍN sariales recién liberados del zoológico público y aún no preparados para enfrentarse con los depredadores de la sabana. En repetidas ocasiones el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha considerado estas prácticas proteccionistas contrarias al mercado interior y el comisario responsable del mismo se ha felicitado recientemente por los progresos realizados en el empeño de que los elefantes ¡los pobres! se defiendan por sí mismos. En la actualidad existen más de 140 sociedades europeas sobre las que los gobiernos se reservan especiales prerrogativas. El famoso ministro Montilla hubiera tenido la posibilidad de abortar la opa de Gas Natural sobre Endesa porque, desde 1998 y con vigencia hasta mayo de 2008, el Estado español tenía un dorado derecho de veto sobre compra de acciones de la eléctrica de más del 10 por ciento del capital, pero ni los más despistados del lugar esperaban que el ministro fuera a ejercer su veto. Es probable que en una sociedad como la inglesa las golden share tengan virtualidad práctica y jurídica, pero en las sociedades donde se confunden lo público y lo privado no tienen sentido estos remilgos cuya eliminación haría feliz a los burócratas europeos. Los ciudadanos tienen la percepción de que las cosas se hacen o no según quiera el gobierno de turno a quien hay que consultar demasiadas cosas simplemente para ver si levanta la ceja o frunce los labios, quedando el administrado como aquel desgraciadito que come pan de mano ajena, siempre mirando la cara, si la ponen mala o buena Ante el poder de un gobierno que esgrime la ley, la influencia, el BOE, los organismos reguladores, el gesto, el anatema y la amenaza, las acciones de oro son redundancias innecesarias, albarda sobre albarda, y desde luego su desaparición no va a significar en absoluto más libertad en el movimiento de capitales o en las inversiones empresariales trasfronterizas. Los bien pensados tecnócratas siguen creyendo que en una oferta de adquisición lo fundamental es el precio, pero cunde la fundada sospecha de que la opa saldrá adelante porque el gobierno está empeñado en ella y obtendrá diversificados beneficios. Entre ellos la evidencia de que quien le echa un pulso lo pierde. Esa es la verdadera acción de oro.