Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura VIERNES 25 11 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Harry Potter y el cáliz de fuego Varitas mágicas y hojas de afeitar Reino Unido, 157 min. Director: Mike Newell Intérpretes: Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Ralph Fiennes E. RODRÍGUEZ MARCHANTE D el mismo modo que el estornino de cola corta busca por estas fechas las zonas más templadas, Harry Potter se lanza golosón sobre sus audiencias, ávidas de vacación y aventura. Igual de puntuales. No fallan: el señor calvo de la Lotería y el aprendiz de brujo... Harry Potter y el cáliz de fuego la cuarta entrega de la serie, nos trae ya, como es lógico, a un protagonista no tan niño, que apunta bigote y maneras, y que se dirige a unos espectadores ya con más de cinco hierbas: tal vez sea exagerado decir que esta cuarta película de la serie es de miedo o que incluye un cierto y levísimo renacer a lo erótico, pero es evidente que de un modo u otro tiene otro empaque menos infantil. La ha dirigido Mike Newell, aquel de Cuatro bodas y un funeral pero ha sabido contar la misma historia de siempre (un curso, unos problemas, unos enigmas, unas soluciones... con un poso más oscuro, más lúgubre y con un protagonista más solo, en plan portador del anillo digamos. El único problema, pero no pequeño, con el que se encuentra la película de Newell es que ha habido ya tres antes sobre el mismo asunto, los mismos personajes y las mismas, o parecidas, peripecias. Es decir, que lo pilla a uno el festín ya un poco empachado. La envoltura de ésta, como de las anteriores películas sobre la obra de J. K. Rowlings, es espectacular y está repleta de escenas saturadas de fantasía y de auténtica magia, desde el ya inevitable partido de quidditch hasta las terroríficas, brillantes e inexplicables escenas del dragón. Mucho aparato, también, en la escena del baile de Navidad, que no tiene la pompa ni la suntuosidad viscontiana, pero que contribuye a cambiarle el tono (el chip podríamos decir) a los niñatos protagonistas de la serie, que se tropiezan con ciertos problemas derivados del sexo. Y ya en ellos, en los protagonistas, en estos momentos en los que se encuentra la serie Harry Potter se puede decir que la única que conserva las gracias que tenía de niña es ella, Emma Watson, porque ellos, Daniel Rad cliffe y Ruper Grint, están sumidos en esa amorfidad propia de la edad del pavo... Del resto del elenco, además de los venerables y veteranos como Maggie Smith, sobresale (y sin sobresalir, pues le han toqueteado la cara hasta disimularle la identidad) Ralph Fiennes, que interpreta con regusto infernal al villano Voldemort. Total, que Harry Potter y el cáliz de fuego provocará dos grandes dudas prenavideñas: ¿Soportará el niño las intrigas maquiavélicas que le preparan al mozalbete Potter? y ¿soportaré yo otro curso en ese colegio tan exclusivo y ajeno a la LOE? Daniel Radcliffe vuelve a encarnar al joven mago de Hogwarts Mike Newell califica su Harry Potter de película para jóvenes adultos El británico ha dirigido la cuarta entrega de la saga del aprendiz de mago son los auténticos protagonistas de la serie; no es como en Mary Poppins donde los adultos son los actores y los niños son invisibles EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Chris Colombus mostró en las dos primeras películas de Harry Potter a un niño que abre los ojos a lo maravilloso y Alfonso Cuarón hizo más real ese mundo en la tercera entrega. En esta cuarta película hay unos jóvenes que, por primera vez, están haciendo frente a retos de personas adultas, y eso no se podía contar como se cuenta algo a unos niños; he hecho una película para jóvenes adultos Así presenta Harry Potter y el cáliz de fuego su director, Mike Newell, el tercero en recibir el encargo de llevar Harry Potter a la pantalla y el primero en compartir nacionalidad británica con los actores principales y con la autora de las novelas, J. K. Rowling. Newell, que en 1994 dirigió la conocida comedia Cuatro bodas y un funeral considera que ser inglés ha facilitado la relación con Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson y los demás jóvenes actores. Pueden leer mis tonos, saben cuándo estoy bromeando y cuándo hablo en serio y eso ha desarrollado un excelente ambiente de trabajo afirma. b Los niños Pero donde más se ve la huella de su nacionalidad, según asegura, es que en Harry Potter y el cáliz de fuego Hogwarts es un personaje en si mismo: En el Reino Unido tenemos una gran tradición de historias acerca de las escuelas y eso es algo que está en el trasfondo de muchas cosas; al leer el libro me di cuenta de que Hogwarts es un personaje y no había sido presentado así en las películas previas. Yo he querido reforzar el sentido de institución de Hogwarts y reflejar la colisión entre la normal anarquía de los estudiantes y la autoridad Aunque no es fácil explicar las razones del gran éxito de Harry Potter, Newell aventura dos elementos que a su juicio tienen influencia. Uno es que en un momento en que a la gente le resulta difícil tomar decisiones morales, porque cuesta percibir lo que es correcto, tenemos a Harry y sus amigos enfrentándose continuamente a retos en los que tienen que plantearse cuál es la decisión que deberán tomar El otro es que la aceptación de las películas entre el público infantil y juvenil Ésta era una historia que no podía ser contada para niños pequeños; los lectores de Harry Potter han crecido tiene que ver con que los niños son los auténticos protagonistas; no es como en Mary Poppins donde los adultos son los actores y los niños son invisibles, sino que aquí Harry, Ron y Hermione son las estrellas A la hora de dirigir la versión cinematográfica del cuarto tomo de la saga Potter, Newell se ha enfrentado a dos importantes retos, el de resumir 750 páginas del libro y el de mostrar a Voldemort, la personificación del mal y que por primera vez adquiere forma humana. Newell alaba la disposición de Rowling, con quien se reunió en tres ocasiones durante la preparación de la película, a aceptar que una historia en imágenes tiene una vida propia, algo diferente de cómo se explica por escrito de manera que hay una cierta recreación del argumento para poder unir las escenas que se seleccionan del libro Respecto a la aparición de Voldemort, interpretado por Ralph Fiennes, Newell se muestra especialmente satisfecho por el colofón que supone para el thriller que es la película. No es un filme tenebroso, pero si bien comienza con algunas luces, las nubes se van cerrando hasta llegar a oprimir en el momento final, y desde luego que me alivia que en algunos países se haya aconsejado un límite de edad, porque ésta era una historia que no podía ser contada para niños pequeños; los lectores de Harry Potter han crecido. A los 14 años ya no era un niño