Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 25 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil TRIPLE PRUEBA DE FUEGO EN RAFAH RAS el importante paso que supuso la evacuación de Gaza, los palestinos abren hoy su primera frontera, la de Rafah, que separa su territorio de Egipto. El acontecimiento supone una triple prueba de fuego para los distintos actores de tan complicado escenario. Primero para los propios palestinos, que deberán demostrar que son capazces de garantizar la seguridad en la zona. Después para Israel, que ha de saber aguantar la presión y seguir caminando hacia los objetivos de la Hoja de Ruta. Y finalmente para la Unión Europea, que patrocina la operación- -y coadyuva a su realización con medios humanos y materiales- -y que en este envite ha de demostrar que, por fin, se implica con eficacia en el avispero de Oriente Próximo. Del éxito de los tres depende en buena medida que el conflicto aporte de una vez por todas buenas noticias. T ETA QUIERE ESTATUT TA ha llevado hasta un punto crítico su percepción estratégica sobre la actitud del Gobierno socialista al fundir en una sola apuesta el proceso de negociación sobre el fin de la violencia y el proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña. Han sido los terroristas, y no maledicentes intérpretes de las oscuras reuniones de Carod- Rovira en Perpiñán, quienes han abrazado las causas del soberanismo catalán y su propósito de sentar al Estado a negociar las condiciones de la solución al conflicto Así lo ha hecho la banda en el comunicado que ayer difundió a través de la BBC y dirigido a la comunidad internacional. Los etarras afirman expresamente que la contradicción principal del Estado es el futuro de Euskal Herria y Catalunya y el reconocimiento de los derechos colectivos de estas dos naciones Este mensaje es la culminación del chantaje emocional que habían puesto en marcha algunos redactores del proyecto de Estatuto para Cataluña, como Carod, quien vinculaba la aprobación de la reforma estatutaria con la solución al problema vasco. No ha sido el único que ha defendido esta relación de causa- efecto entre nuevo Estatuto y negociación con ETA. También en el socialismo catalán ha habido quien la ha hecho suya. Rodríguez Zapatero se enfrenta a un comunicado que no habla de tregua, ni de ausencia de violencia, pero le pone sobre la mesa el aprovechamiento que los etarras obtienen de su decisión de abrir dos procesos para los que carecía de fuerza política y respaldo ciudadano. ETA se aprovecha del Gobierno porque ha entendido que el proyecto de Estatuto catalán rompe el modelo de Estado y permite hablar de naciones distintas de la española, de derechos colectivos y de laautodeterminación. Es exactamente lo que ETA ha buscado constantemente: la crisis constitucional de España. Lamentablemente, es posible que, por vez primera, los terroristas puedan llegar a poner contra las cuerdas a un Gobierno democrático no por sus atentados sino por sus comunicados, porque la banda confirma los temores fundados hacia los proyectos de Zapatero. No son los etarras los padrinos del binomio Estatuto catalán- final dialogado de la vio- E lencia sino quizás el ambiente propiciado por el Gobierno de que la reforma estatutaria tendría efectos taumatúrgicos para los problemas de España, dejando hacer a sus socios sobre la influencia del nuevo modelo territorial en el cese de la violencia. La peor noticia para el nuevo Estatuto catalán es que ETA lo tutele, no porque quiera un modelo confederal, sino en la medida en que le sirva de llave para allanar sus reivindicaciones de máximos. ETA quiere Estatut porque quiere quebrar las resistencias constitucionales a sus objetivos. Mal asunto es también para el Gobierno que los terroristas exhiban tan obscenamente su satisfacción por la crisis abierta con las acciones armadas del 11- M de 2004 afirmación con la que la banda se desembaraza de cualquier presión que aún pudiera sentir por aquella matanza. No se puede pasar por alto que esta es la primera vez que los etarras se refieren al 11- M como un factor de consolidación de su estrategia de debilitamiento del Estado y de las instituciones. Si ETA quiere un Estatuto catalán que abra en canal el Estado, la obligación del Ejecutivo es negarle toda posibilidad a los terroristas. Zapatero ya no se enfrenta sólo a un problema de constitucionalidad del Estatuto, sino a la obligación de no ceder a este chantaje. Porque lo único novedoso del comunicado es Cataluña, corolario de la tregua territorial negociada por Carod en Perpiñán. El comunicado agrava, sin duda, las fatigas que ocasiona al Gobierno el Estatut La crisis es mayor desde anoche. Al establecer un texto de máximos- -unos de forma malintencionada, como ERC, y otros de manera irresponsable, como el PSC- -el proyecto del tripartito debe cargar ahora con el envenenado apoyo una banda con un millar de asesinatos a sus espaldas. Pero de tregua, nada. Es más, el tenor del comunicado da a entender que los terroristas no van a ir más allá del cierre del frente contra cargos electos. Su gesto es indultar a los representantes de los ciudadanos españoles, presentándose como señores de horca y cuchillo sobre las vidas de sus víctimas. Ahora más que nunca, la sociedad española merece una explicación del Gobierno. Jaime Caruana EFE DESBORDAR EL GASTO E UGT, SIGUIENTE BENEFICIARIO L Congreso de los Diputados aprobó ayer la convalidación del decreto ley que permite la devolución del patrimonio sindical histórico a UGT y CNT, por importe de 151,3 y 3,7 millones de euros, en cada caso. La cantidad que recibirá el sindicato socialista encaja como un guante con la deuda que mantiene con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) a cuenta del escándalo de la cooperativa PSV, que terminó convirtiéndose en una especie de engaño masivo con el que de la noche a la mañana 12.000 personas perdieron sus ahorros. Inevitable resulta estudiar con atención las concomitancias que suscita el asunto. Una entidad sindical socialista, atosigada por las deudas, se beneficia de una medida de un Ejecutivo socialista. ¿A qué les recuerda la peripecia? Con Rodríguez Zapatero parecen haber llegado los tiempos de la condonación, implícita o explícita, de la morosidad multimillonaria de sus conmilitones. Los reproches por este supuesto trato de favor no se circunscriben, en este caso, a la etiqueta favorita del Gobierno: Son quejas del PP Hasta cinco partidos políticos del Congreso votaron en contra de este nuevo decretazo o se abstuvieron. Incluso alguno de los que lo apoyó, como CiU, lo hizo con la nariz tapada y calificó el asunto de poco transparen- E te, torpe y de escasa responsabilidad La quiebra del consenso que requiere una medida como esa no sólo alcanza a la esfera política sino que corre el riesgo de llevarse por delante la unidad de acción sindical tras la crítica, abierta y sin matices, de Comisiones Obreras, que también ha denunciado esta subvención multimillonaria y anunciado accionessindicales y jurídicas contra un decreto ley que, además, contraviene los acuerdos firmados por ambos sindicatos. Todo ello sin dejar pasar por alto las lagunas jurídicas- -de enorme diámetro- -que presenta la cuestión al no haber podido acreditar documentalmente el sindicato agraciado parte del patrimonio que reclama. Hace tiempo que, además de la razón, el Gobierno de Zapatero ha comenzado incluso a perder las formas y la supuesta ética política que dijo que iba a poner en práctica tras la victoria electoral del 14- M. Tanto es así que ya no se entretiene ni en disimular las arbitrariedades partidistas (el gordo siempre cae del mismo lado) que comete. La reparación de esas incautaciones realizadas tras la Guerra Civil se está convirtiendo en un trágala con demasiadas sombras que se aproxima más al clarísimo trato de favor que a cualquier demanda de justicia. L gobernador del Banco de España alertó ayer sobre un posible desbordamiento del gasto público después de los compromisos suscritos por el Gobierno en materia de vivienda, pensiones mínimas, financiación sanitaria y los acuerdos alcanzados con sectores afectados por el encarecimiento del crudo. A Caruana parece que no le salen las cuentas y al Ejecutivo le sale un notable obstáculo para seguir vendiendo que la cuestión del gasto está controlada. Quien habla no es cualquiera, sino el responsable del banco central del país. Nuevo desencuentro que añadir al suscitado tras las pegas del gobernador al Estatuto catalán, que ayer completó el día anunciando que el Banco de España también investiga el crédito condonado al PSC por La Caixa. BARRERAS ÉTICAS A dimisión de todos sus cargos del mayor experto en genética surcoreano y primer científico en clonar embriones humanos pone de manifiesto la extrema cautela y firme regulación- -de ámbito planetario- -que debe acompañar a esta práctica. A la par que dimitía, Hwang Woo- suk pedía perdón por haber utilizado óvulos de algunas de sus colaboradoras en los experimentos, práctica que el mismo calificó de vergonzosa y horrible La ética debe ser una premisa irrenunciable en un campo donde los aventurismos, y las ganas de correr demasiado, son extremadamente peligrosos al llevar aparejados inaceptables efectos secundarios. L