Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24 11 2005 Sociedad 55 Comunicación El efecto Oprah cumple 20 años La conocida periodista afroamericana es un ídolo en Estados Unidos y ha amasado una fortuna de mil millones de dólares reflexionar a millones de norteamericanos a diario. Winfrey es capaz de convertir en rentable casi cualquier cosa sin reparo alguno PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En los parámetros de la televisión comercial, donde hay programas que no duran más de unas cuantas semanas, permanecer en antena veinte años como lo ha logrado Oprah Winfrey con su talk- show especializado en el marujeo trascendetal es un logro más que respetable. Pero en honor a la verdad, el espacio creado por esta afroamericana de Mississippi que a diario y sin reparos cotillea, pontifica, hace reír, llorar, leer y reflexionar a millones de mujeres estadounidenses no es tanto un espacio clave de la programación de tarde sino más bien un multimillonario fenómeno social. Foro inevitable para celebridades, creadores, gurús, comerciantes e incluso hasta políticos con ambiciones presidenciales. Lo que empezó como un programa local en Chicago ha dado pie al llamado efecto Oprah una asombrosa capacidad de Midas para convertir en rentable casi cualquier cosa explotando sin vergüenza todas las sinergias creadas por un show con una audiencia que a la semana alcanza los 49 millones de telespectadores, en su mayoría mujeres. De hecho, la presentadora- -para envidia de sus pobres imitadoras ibéricas como Ana Rosa Quintana- -se ha convertido en un grupo multimedia unipersonal basado en su empresa productora Harpo. Ahora, con 250 empleados fijos y tentáculos en forma de publicaciones, Internet, películas, teatro, televisión por cable y, como no podría ser de otra forma, su propia fundación benéfica. b Cotillea, pontifica y hace GOOGLE ÁNGEL RIESGO Oprah Winfrey con Hillary Clinton durante los Emmy Internacionales principal ejecutivo de la compañía tuvo que aparecer en el programa para disculparse. Por no mencionar el inolvidable numerito en antena protagonizados por Tom Cruise locamente enamorado y la cobertura del fiasco de Katrina durante la que Oprah no dudó en exigir una disculpa nacional y oraciones. Repasando su carrera, coronada con docenas de Emmys y una fortuna superior a los mil millones de dólares, esta referencia obligada en la cultura popular de EE. UU. reconoce que también ha cometido excesos. Siempre combatiendo evidentes problemas de obesidad, en 1988 recomendó una dieta de proteína liquida con la que llegó a perder en EPA La dama de los Pontiac Como prueba de la influencia mediática de Oprah, su club de lectura se ha convertido en una fábrica de best- sellers al recomendar obras de literatura no precisamente populares (como las tres novelas de Faulkner sugeridas este verano) Al regalar en su programa 276 unidades del modelo G- 6 de Pontiac, la señora ha demostrado hasta su habilidad para promocionar coches generando unas estimadas ventas adicionales de 100.000 unidades. Por no mencionar, su papel decisivo para promocionar la comedia Mujeres desesperadas que viene sirviendo de sensual impulso para la cadena ABC, propiedad de Walt Disney. Hasta la sofisticada compañía Hermès también ha tenido oportunidad de sufrir el efecto Oprah Cuando se le negó a la presentadora el acceso en su principal establecimiento de París a la hora de cerrar, esa marca de lujo sufrió tal nivel de mala publicidad que el cuatro meses más de treinta kilos, volviendo a engordar delante de las cámaras con una vulnerabilidad y humanidad que quizá ayuda a entender este excepcional fenómeno televisivo. Al explicar el futuro de su programa, la periodista etiquetada como la mujer más influyente en los mass media de Estados Unidos insiste en que su ideal es utilizar la televisión para transformar la vida de las personas, hacer que los espectadores se vean de forma diferente y traer felicidad y un sentido de plenitud a cada hogar Pero siempre con sitio para el famoseo de Hollywood, orgías confesionales e iluminar cuestiones como lo difícil que resulta elegir el sujetador más adecuado. Un imperio dorado A pesar de sus dos décadas de emisión, el show televisivo de Oprah Winfrey ha acumulado un cuarenta por ciento de aumento de audiencia durante los dos últimos años, llegando a una audiencia semanal de 49 millones de telespectadores y distribución en más de cien países. Un anuncio de 30 segundos durante su emisión de tarde en Estados Unidos cuesta casi unos 70.000 euros, tarifa que supera la publicidad de algunas series emitidas en prime time Este conglomerado multimedia pero unipersonal- -con ingresos estimados en 233 millones de euros anuales- -se extiende a una revista mensual en cooperación con el grupo Hearts, publicaciones adicionales Internet, películas, teatro, televisión por cable, doblajes y su propia fundación benéfica. Su invitado más asiduo: Julia Roberts. El más difícil de entrevistar: Elizabeth Taylor. ientras el mundillo de la publicidad y el de los medios pelea por hacerse con el crecimiento cada vez más pequeño de nuestros mercados publicitarios, descubrimos que una extraña palabra anglosajona, cuyo significado es gafas de bucear Google, es hoy el medio de comunicación con mayor valor del mundo. Mientras escribo este artículo uso el propio Google en mi ordenador para conocer su capitalización bursátil actual y aparece un artículo de agosto del 2004 donde alguien se sorprende de su valor entonces, 26.000 millones de dólares. Hoy Google vale en bolsa 120.500 millones, más de siete veces el valor de todos los grupos de medios que cotizan en Madrid (Prisa, Sogecable, Antena 3 y Telecinco) un 30 más que Time Warner, el gran conglomerado mundial de medios; o 3 veces el valor de los 6 mayores grupos publicitarios del mundo juntos (WPP, IPG, Omnicom, Havas, Publicis y Aegis) ¿Qué es lo que hace que esta empresa tenga este inmenso valor asignado? Aparentemente es sólo el producto de una buena idea y una buena tecnología que ofrece sus servicios gratuitamente en la red y que cobra su publicidad en función de su eficacia alcanzada (el anunciante paga en base a los usuarios que entran en los espacios patrocinados que aparecen en el medio) Sus valores son sencillos. El primero es la universalidad, su uso es más que común para la mayor parte de los millones de ciudadanos que usamos Internet como herramienta de trabajo, de ocio o de cultura. Google es internet e internet empieza inevitablemente por Google para la mayor parte de los usuarios. La segunda razón es el uso real por los anunciantes de medio mundo. Google compite con ventaja frente a cualquiera de los servicios de páginas amarillas u otros servicios de documentación del mundo. Google funciona para el anunciante de una manera simple y asequible, y no necesita una agencia para ser usado. La tercera de las razones del éxito es su capacidad de crecimiento, su liderazgo actual como buscador le está permitiendo entrar con paso firme en las áreas rentables de Internet, el e- mail, la comunicación por voz, los servicios de mapas y localización, los contactos personales y tantos otros. Sin ir más lejos, hace un par de días fue lanzado casi en silencio, fiel a su estilo, su nuevo producto: Google Base. El futuro de la comunicación comercial es interactivo, el presente también y Google lo lidera con ventaja. M