Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid JUEVES 24 11 2005 ABC (Viene de la página anterior) La falta de respeto a Fomento se suma al debe de los otros gobiernos afirma el Ministerio Se necesitan a las tres partes para firmar el acuerdo; si no, es papel mojado indicó la concejal de Urbanismo conocer las concreciones del proyecto, ni su coste. Lo que no podemos hacer- -dijo- -es dar un cheque en blanco a alguien que parece que lo único que quiere es hacerse una foto En términos similares se expresó la consejera de Infraestructuras, María Dolores de Cospedal, quién aseguró a ABC que el protocolo no servía. Queríamos que tuviera una mayor obligación para las partes y que se concretara una cantidad básica mientras se quejó de la falta de comunicación por parte del Ministerio: No contestan a nuestras propuestas y Morlán no se puso en contacto conmigo hasta casi las 9 de la noche, a sabiendas de que a esas horas no podríamos hacer nada Aguirre recibe del Gobierno una Ley de Capitalidad distinta a la que pactó La Comunidad, sorprendida por los cambios del ministro Sevilla en el borrador b Ignacio González remite una carta al ministro para pedirle explicaciones por la modificación de un texto que había sido pactado con el Ayuntamiento M. OLIVER MADRID. No ha gustado en el seno de la Comunidad de Madrid el nuevo borrador que ha elaborado el Ministerio de Administraciones Públicas sobre la Ley de Capitalidad. Primero porque, afirman, ya se había pactado en su momento. Segundo, porque es totalmente distinto al que se consensuó entre el Ejecutivo regional y el Ayuntamiento de Madrid. Y, tercero, porque resta competencias al Gobierno de Esperanza Aguirre. El departamento de Jordi Sevilla rechazó de plano el documento presentado hace unos meses por las dos administraciones y ha decidido elaborar uno nuevo. El borrador, que fue remitido al Ejecutivo regional y local el pasado 17 de noviembre, resta competencias a la Comunidad de Madrid en favor del Ayuntamiento. En concreto, permite la entrada del equipo de Gallardón en la gestión del aeropuerto de Barajas y los trenes de Cercanías. Esta situación llevó al vicepresidente primero regional, Ignacio González, a redactar una carta al ministro expresándole su sorpresa por el giro dado por el Ministerio. González expresa en la misiva a Sevilla que el documento no se ajusta, en modo alguno, ni en el nombre, ni en su contenido, a lo que hablamos en su día reiteradamente, ni al texto que te envia- SORPRESA No se ajusta al contenido que hablamos y plantea cosas que ya estaban resueltas en el documento anterior dice González CONTENIDO Se ha modificado sustancialmente y, todo ello, sin contar con el Ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid mos como borrador acordado por el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad, tal y como nos pediste Según se apunta desde la Puerta del Sol, Administraciones Públicas se comprometió a que el texto final estuviera consensuado entre las dos administraciones, aunque luego su contenido tuviera que ser discutido con la Administración General del Estado. Me sorprende- -continúa la carta que González envió a Sevilla- -que hayáis elaborado un nuevo texto que parece que nada tiene que ver con el acordado por el Ayuntamiento y la Comunidad. Que, además, no se ajusta al alcance y naturaleza acordada. Que se haya modificado su contenido sustancialmente y que, todo ello, se haga sin contar ni con el Ayuntamiento ni con la Comunidad de Madrid La carta concluye con una petición del vicepresidente autonómico para analizar conjuntamente con mayor profundidad el borrador y nos expliquéis las razones de estos cambios Ignacio González manifestó ayer que, a pesar de todo, se va a estudiar el texto aunque se mostró contrario a que dicho documento salga adelante. Un proceso normal El vicepresidente primero recordó que el Gobierno de la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital, siguiendo el proceso normal- -recalcó- -de tramitación de estas leyes alcanzaron un acuerdo sobre un texto y lo remitieron al Ministerio y todos los grupos de la oposición a principios de verano, y que él remitió además dos cartas en septiembre reiterando tal propuesta. Por ello, se mostró sorprendido de que después de todos estos meses y sin haber tenido ninguna contestación, el Ministerio haya elaborado un texto totalmente distinto al pactado entre las dos administraciones Coste conocido Pese a ello, la consejera reconoció que desde las 6 de la tarde contaba con una propuesta, trasladada por un asesor del Ministerio, en la que se hacía constar que en el convenio posterior se especificaría el coste exacto En realidad, el coste aproximado se conocía desde el 18 de junio de 2004, cuando el BOE publicó la adjudicación del contrato para la redacción del proyecto. Estaba cifrado en 72 millones de euros. El problema, según la consejera, es que esa cifra correspondía al túnel en mina, lo que nosotros queremos pero había otra inferior para hacerlo a cielo abierto y queríamos que se concretara Por todo ello- -afirmó De Cospedal- en mi conversación con el secretario de Estado ya le dije que esas condiciones no podíamos firmar. Luego quienes han roto el pacto han sido ellos, ya que son incapaces de contestar al teléfono Además, la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, justificó la ausencia del alcalde porque hacen falta las tres partes para la firma del acuerdo, y si sólo hay dos, sería papel mojado Martínez, que quitó importancia al incidente, animó a la Comunidad y al Ministerio a ponerse de acuerdo para que pueda firmarse el protocolo cuanto antes, porque se trata de una obra muy buena para Madrid. Una negociación que ha ido rebajando sus pretensiones S. M. En el principio fue un texto que pretendía una financiación concreta para la ciudad, y pedía porcentajes definidos de la recaudación de los impuestos estatales. También incluía competencias concretas y un marco de relaciones entre las instituciones que levantó algún sarpullido en los hermanos políticos de la Comunidad de Madrid. La necesidad de consenso obligó a destensar la cuerda: se rebajaron las pretensiones y la Ley volvió a reescribirse sin aquellos puntos de fricción con el Gobierno regional y el Central, pero aún introducía controles en el registro inmobiliario o a la hora de matricular un coche- -para evitar los morosos fiscales- -o medidas para una redistribución de la carga impositiva en función de los ingresos del contribuyente. El texto municipal consensuado lo rechazó el Ministerio de Administraciones Públicas, que elaboró otro propio. Éste llegó la semana pasada a la Casa de la Villa, y no les pareció tan malo como esperaban en un principio. Ahora lo han devuelvo al Ministerio con algunas aportaciones, y esperan la respuesta de Jordi Sevilla para ver cómo queda el texto definitivo. Descafeinado ya se sabe que será; falta por conocer si también vendrá sin azúcar.