Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 24 11 2005 ABC Más del 50 por ciento de los evacuados de la Franja está en paro; un cuarto reside en hoteles; sus pertenencias siguen en contenedores en bases militares; ninguno vive en la que será su casa; no han recibido compensaciones del Estado... Los colonos de Gaza, cien días después JUAN CIERCO. CORRESPONSAL NITZAN (ISRAEL) Hace tres meses y medio, ABC visitó a la familia Hakmon en su coqueta casa de 200 metros cuadrados en el asentamiento de Eli Sinai, en Gaza, adosada a las dunas que surcan la orilla del Mediterráneo. Hoy no quedan más que escombros de aquella vivienda en la que Anat, de 43 años de edad, y su marido, Moni, de 47, criaron a sus cuatro hijos durante 17 años. Hoy, ABC les visita en su pequeña casa prefabricada de 60 metros cuadrados en Nitzan, cerca del mismo Mediterráneo que baña Ashquelón, pero sin dunas ni coqueteos que valgan. Han pasado cien días desde que el último colono judío salió de la Franja de Gaza. Tres más desde que lo hiciera Anat con su familia. Entonces, todos menos Yossi, el hijo mayor, de 20 años, que servía y todavía sirve en el Ejército que les evacuó, se afanaban en empaquetar sus pertenencias y meter las cajas en unos contenedores que acabarían custodiados en bases militares. Todavía están allí. Han pasado más de tres meses y no nos han traído nuestras cosas. El frío y la humedad se nos han echado encima y no he podido disponer de la ropa de invierno de mis hijos. Les he tenido que comprar de todo dice con más canas que la última vez que nos recibió. ofreciendo. Dese cuenta que hasta dentro de tres años no dispondrán de sus casas definitivas, por lo tanto todo lo que ahora se haga es provisional. Además, nuestra prioridad era la instalación digna de las familias, luego la escolarización de los niños y por el último el trabajo de los padres. De ahí que muchos se quejen de encontrarse sin empleo explica Bassi en su oficina de Jerusalén. Un joven palestino era detenido ayer por militares en Hebrón, en una protesta por el modo en que los soldados israelíes registran a los escolares en los controles las ayudas comenta Fuchs antes de descargar su descontento: Hoy, cien días después de la evacuación de Gaza, 426 familias viven en hoteles; sólo 200 casas temporales están preparadas; ni una sola familia vive en la que será su morada definitiva... Yaniv Ben Haggai Levy, secretario de la colonia de Eli Sinai y buen amigo de Anat, mete aún más el dedo en la llaga: Los de SELA nos acusan de mentir por haber dicho que no teníamos un sitio digno para dormir. Pues que lo sepan, yo he tenido que dormir AP Recurso al Supremo A Anat no le bastan estas explicaciones. Tampoco a Yossi Fuchs, abogado del Foro Legal para la Tierra de Israel que se ocupa de asistir a los colonos evacuados. La falta de sensibilidad del Gobierno ha sido tal que nos hemos visto obligados a recurrir al Tribunal Supremo para que se aceleren en una tienda de campaña que no reunía las mínimas condiciones con mi mujer, embarazada de cinco meses Sólo hay una cosa que le ha hecho feliz a Anat en estos cien días. Haber logrado, después de más de dos meses de ímprobos esfuerzos, que Arik Arpat, su mejor amigo de Eli Sinai, ocupara una de las viviendas prefabricadas de Nitzan: Ahí lo tiene, tendiendo la ropa con la mirada perdida. La tiene así desde que los palestinos asesinaron a su hija y al novio de ésta en una emboscada en Gaza Peres no se alía con Sharón J. CIERCO JERUSALÉN. Simón Peres eligió el mismo día en que el presidente del Estado, Moshé Katsav, firmaba el acta de disolución del Parlamento para anunciar que, pese a los muchos rumores que apuntaban lo contrario, ni abandona el Partido Laborista ni se alía con Ariel Sharón. El eterno perdedor, que sucumbió hace sólo tres semanas ante el sindicalista Amir Peretz en las primarias laboristas, se reunió ayer con su particular verdugo para estudiar qué función se le encomienda ante los comicios del 28 de marzo. A buen seguro no será la de poner a Sharón contra las cuerdas por los casos de corrupción que acechan a su familia. Así, según un estudio presentado ayer en Israel, la opinión pública hebrea coloca a Ariel Sharón en el quinto puesto entre los políticos más corruptos del país. La controvertida lista, en la que también aparecen en puestos destacados Benjamín Netanyahu y Ehud Barak- -ambos han ostentado recientemente el cargo de primer ministro, el primero por el Likud (1996- 1999) el segundo por el Partido Laborista (1999- 2001) la encabeza otro Sharón, Omri, el hijo mayor del jefe del Gobierno. No hemos visto ni un shekel Anat ha tenido más suerte que muchos de sus 500 convecinos. Por lo menos no está en paro. Sigue dando clases de inglés en el colegio Shara Noguer de Ashquelón. Momi, electricista de profesión, apenas recibe encargos. Los ingresos familiares han descendido de manera considerable. Las compensaciones del Estado no han llegado aún: Nos prometieron 50.000 shekels (9.000 euros) para comenzar a tirar y no hemos visto ni uno Los primeros cien días de los 8.500 colonos evacuados de Gaza no han sido fáciles. Se han repartido en 2.700 habitaciones de hotel; 640 caravanas y casas prefabricadas; tiendas de campaña; residencias de estudiantes en asentamientos de Cisjordania; apartamentos alquilados... Todo a cargo del Estado pero todo más difícil de lo que en un principio había prometido Yonatan Bassi, responsable de SELA, la administración creada para poner en práctica el plan de desconexión de Gaza. Nuestra lentitud se debe en gran parte a las exigencias de los evacuados de estar todos juntos y no aceptar las primeras viviendas que se les han ido