Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional JUEVES 24 11 2005 ABC Pánico en una ciudad china por la contaminación química de su río b Los nueve millones de habitan- tes de Harbin han agotado el agua embotellada y los billetes para huir. Temen que no se restablezca el suministro el próximo sábado PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. El pánico se ha apoderado de la ciudad china de Harbin, una de las más importantes del norte del país, al contaminarse el río que la atraviesa por una explosión en una planta química hace diez días. Desde la noche del martes el suministro de agua permanece cortado para los casi cuatro millones de habitantes de esta urbe, cuya área metropolitana alberga a otros cinco millones de personas más. Tras negar varios días el vertido, el Gobierno chino reconoció ayer que una mancha tóxica de 80 kilómetros fluye por el río Songhua en dirección a Harbin, capital de la gélida provincia de Heilongjiang, famosa por el festival de estatuas de hielo que se celebra en enero. La primera expedición de refugiados saharauis en Argelia llegó en marzo de 2004, después de treinta años de exilio LUIS DE VEGA La ONU retoma el programa de visitas de familias saharauis separadas Hay una lista de espera de unas 19.000 personas de ambos lados avión despega mañana de El Aiún, con 28 saharauis a bordo que pasarán cinco días con sus familias en los campamentos de refugiados LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL EL AIÚN (SAHARA OCCIDENTAL) Naciones Unidas ha alcanzado un acuerdo con el Frente Polisario y Marruecos para retomar el programa de visitas de familias saharauis separadas por el conflicto. Mañana despegará desde El Aiún un avión de la ONU con destino a los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) con 28 saharauis que podrán pasar cinco días con sus familiares. En el vuelo de vuelta, el avión llevará 27 refugiados que a su vez podrán estar junto a los suyos en el Sahara Occidental. b El primer Muerte en tres días Según la Administración Estatal para la Protección Medioambiental, las muestras indican que el agua presenta niveles de benceno treinta veces superiores a lo permitido. Dicha sustancia, que puede provocar la muerte en tres días, inundó el río Songhua tras la nefasta cadena de explosiones del pasado día 13 en una planta química de Jilin, otra populosa ciudad en el curso superior del río y a sólo 144 kilómetros de Harbin. Aquel accidente, que costó la vida a cinco personas y forzó la evacuación de otras 10.000, originó una espectacular nube tóxica y ha provocado después un desastre natural en el río Songhua, tributario del Amur, que recorre 1.897 kilómetros y se adentra también en Rusia. Por ese motivo, las autoridades han tomado la decisión de cortar el abastecimiento de agua hasta el sábado próximo, cuando se calcula que la mancha tóxica habrá sobrepasado Harbin. No obstante, la prohibición podría prolongarse varios días más, lo que ha generado alarma entre los vecinos de la ciudad. Presa del miedo, la población se ha lanzado a los supermercados y tiendas y, tras agotar las existencias de agua, ha intentado escapar de Harbin, por lo que no quedan plazas de avión ni de ferrocarril. En medio de este caos que ha obligado a cerrar escuelas y negocios, el Gobierno ha destinado a la zona más de 16.000 toneladas de agua para consumo humano y ha puesto en estado de emergencia a 15 hospitales. Sin embargo, nadie sabe aún cómo se va a solucionar una contaminación que, según algunos expertos, puede ser definitiva La periodicidad de los vuelos se mantendrá hasta finales de junio de 2006. Durante estos meses podrán viajar habitantes de las cuatro principales ciudades saharauis y de los campos de refugiados. Entre marzo y abril de 2006 Acnur tiene previsto retomar los contactos con los donantes de fondos para aumentar el presupuesto y que los vuelos continúen más allá de junio. testa a Nueva York porque consideraron que los saharauis rompían lo acordado. Podíamos haber mandado al que hizo esas declaraciones de vuelta en el avión, y sin embargo lo dejamos quedarse con sus familiares explica Hamid Chabar, el gobernador marroquí de relaciones con la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (Minurso) Durante 2004 se beneficiaron de esos viajes un total de 1.472 saharauis, de los que siete decidieron quedarse en el Sahara Occidental y no regresar a los campamentos. Acnur cuenta en la actualidad con una lista de espera de más de 7.000 personas en el Sahara Occidental y más de 11.000 en territorio argelino. Desde marzo de 2005 están pendientes de celebrarse estas nuevas visitas, que, por falta de acuerdo entre las partes, no se han retomado hasta ahora. Según fuentes de Naciones Unidas, el Gobierno de Marruecos ha pretendido cambiar la denominación del programa para que se presente como una operación de repatriación de ciudadanos, a lo que Acnur se negó. Debido a la elevada demanda de plazas, Acnur ha diseñado un plan de selección. Se parte de lazos a nivel de padre y madre o marido y mujer, para ir descendiendo hasta hijos e hijas o hermanos y hermanas, hasta llegar a otro tipo de parentesco, como primos o tíos. Este programa humanitario es a menudo la única oportunidad que tienen para verse los miembros de muchas familias rotas por la guerra que libraron entre 1976 y 1991 Marruecos- -que ocupa la ex colonia española desde hace treinta años- -y el Frente Polisario. Desde entonces, se estima que hay unos 175.000 saharauis fuera de su territorio acogidos por Argelia. Estrictamente humanitario Se trata como, insiste Lathif Khalaf, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados en el Sahara Occidental, de un programa estrictamente humanitario En la mente de todos ellos está la llegada a El Aiún en marzo de 2004 del primer vuelo con refugiados y cómo alguno de ellos aprovechó la ocasión para realizar reivindicaciones políticas. Las autoridades marroquíes se apresuraron a elevar una pro-