Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 JUEVES 24 11 2005 ABC Internacional El Pentágono prepara para el año que viene una retirada gradual y condicional de Irak Condoleezza Rice anticipa que pronto Estados Unidos no necesitará tantas tropas b En un contexto moderadamen- te optimista en 2006 se podría reducir el actual contingente de más de 150.000 soldados a menos de 100.000 PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras acumular 1.645 bajas mortales en Irak por acciones hostiles- -además de 455 muertos por accidentes- el Pentágono ha empezado a concretar planes para una retirada gradual y condicional de tropas durante el año que viene. Estos preparativos, confirmados indirectamente por altos cargos de la Administración Bush, que hasta ahora ha sido extremadamente reticente a hablar de plazos o calendarios sobre la ocupación de Irak, empezarían por pasar de las actuales 18 brigadas de combate a 15, siempre que no se produzcan grandes sorpresas Los filtrados planes del Departamento de Defensa incluyen la precaución de mantener un retén significativo en Kuwait para preservar la capacidad de enviar rápidamente refuerzos en casos puntuales. Este intento de proceder a una retirada- -al hilo de la creciente polémica por una guerra cada día más impopular en Estados Unidos y que ha servido para endosar al presidente Bush los índices de aprobación más bajos desde su llegada a la Casa Blanca- -fija una serie de puntos de decisión a lo largo de 2006. En circunstancias moderadamente optimistas durante ese proceso de continua evaluación, que coincidirá con elecciones legislativas en Estados Unidos donde los republicanos ya se temen un grave varapalo, el contingente actual de más de 150.000 soldados podría quedar por debajo del listón de los 100.000, incluidas diez brigadas de combate. Una unidad de este tipo en el Ejército de Estados Unidos cuenta con entre 3.000 y 5.000 efectivos. asistencia a las fuerzas de seguridad iraquíes, la conveniencia de completar el establecimiento de un gobierno permanente y el deseo de suprimir la insurgencia y de conjurar el riesgo de guerra civil. Los propios altos mandos militares de Estados Unidos se han declarado partidarios de una reducción gradual de tropas, al tiempo que hacen saber que una acelerada salida sacrificaría todos los avances estratégicos logrados durante los últimos treinta meses, además de otorgar a los insurgentes una magnífica baza de propaganda. El teniente general John Vines, jefe sobre el terreno de las fuerzas aliadas en Irak, indicó públicamente que una retirada precipitada, en mi opinión, sería desestabilizadora Otras fuentes militares han enfatizado gráficamente que una salida inmediata sería como quitar demasiado pronto las ruedecitas de seguridad de una bicicleta antes de dominar su manejo Mujeres iraquíes velan el cadáver del líder suní asesinado ayer en Bagdad Compás de espera En estos momentos, el Pentágono cuenta en el teatro iraquí de operaciones con una presencia reforzada, equivalente a 18 brigadas de combate, para hacer frente a las necesidades de seguridad relacionadas con el calendario de reformas democráticas en curso. Incluidos el pasado referéndum del 15 de octubre y las próximas elecciones del 15 de diciembre para la formación de Los planes de Defensa incluyen la precaución de mantener un retén en Kuwait con capacidad para enviar rápidamente refuerzos en casos puntuales un nuevo Gobierno nacional. Pero, en cualquier caso, para la toma de decisiones definitivas habrá que esperar por lo menos hasta la celebración de los comicios de diciembre. Con todo, estos planes militares avanzados por el diario Washington Post se han visto más o menos corroborados por la secretaria de Estado, pero sin entrar en números. Condoleezza Ri- Pistoleros con uniformes militares iraquíes asesinan a un líder suní y a su familia ABC BAGDAD. Un grupo de pistoleros vestidos con uniformes del Ejército iraquí asesinaron ayer a un importante líder tribal suní, a tres de sus hijos y a un yerno en el barrio de Hurriya, al norte de Bagdad. Aunque la suní Asociación de Ulemas dio a entender que el asesinato fue cometido por paramilitares protegidos por el Gobierno, un portavoz del Ministerio de Defensa negó que sus fuerzas hayan tenido nada que ver en el ataque. Estrecho margen de maniobra A pesar del polémico pulso parlamentario en el Congreso federal sobre la necesidad de una rápida salida de Irak, la Administración Bush insiste en que factores tanto militares como políticos limitan su margen de maniobra. Entre estas cuestiones difíciles de ignorar se encontrarían la continua necesidad de Las calles están alfombradas de uniformes del Ejército iraquí; cualquier terrorista puede asesinar a un soldado y apoderarse de su uniforme, matando así dos pájaros de un tiro afirmó el portavoz. Según la versión del Ministerio del Interior, unos cuarenta hombres con uniformes militares irrumpieron durante la noche en la vivienda donde se encontraban un anciano de 70 años- -jefe de una de las más importantes tribus suníes- -y tres de sus hijos, que fueron ametrallados mientras dormían. Un pariente de la familia contó que una de las víctimas tenía a su hija entre sus brazos; los pistoleros le gritaron que la soltara, y cuando obedeció le asesinaron. Los líderes suníes acusan al Ministerio del Interior de proteger a escuadrones de la muerte dirigidos por milicianos chiíes, que se dedican a asesinar a políticos e imanes suníes. Sin embargo, un hermano del jefe tribal asesinado, que se prepara para presentarse como candidato en las próximas elecciones, afirmó que este atentado fue cometido por terroristas de la insurgencia con el único objetivo de disuadir a los líderes suníes de participar en los próximos comicios, previstos para el 15 de diciembre.