Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 11 2005 Cultura 65 El Teatro de la Danza reivindica la obra de Samuel Beckett con Los días felices Amelia Ochandiano dirige e interpreta esta tragicomedia en el Círculo de Bellas Artes en 1961, la trama de la obra parte de una absurda situación: su protagonista está semienterrada en una montaña JULIO BRAVO MADRID. Dos son las razones principales que han movido a Amelia Ochandiano y al Teatro de la Danza de Madrid a abordar el montaje de Los días felices de Samuel Beckett: que se trata de uno de los grandes textos del teatro contemporáneo y que es ya un clásico que el público de nuestros días puede ver con más información y cultura que en el pasado. Creemos que es un texto necesario para el público, porque es como si le aportara vitaminas Amelia Ochandiano dirige y protagoniza esta tragicomedia, casi un monólogo acompañado (junto a ella está Nacho Castro, un personaje que habla poco, pero que tiene mucha vida interior La peripecia es muy curiosa, ya que la protagonista, Winnie, está enterrada en una montaña- -en el primer acto sólo hasta la cintura, pero en el segundo ya casi hasta el cuello- y ella, a pesar de todo, empieza diciendo: Otro día divino La situación, reconoce Amelia Ochandiano, es terrible, pero provoca risa, por eso hablamos de una tragicomedia Los días felices se estrenó en Nueva York en 1961. El crítico de New York Times empezó su comentario así: Con Los días felices Samuel Beckett ha compuesto una ruda canción que sigue sonando en el interior mucho tiempo después de haberla escuchado Amelia Ochandiano considera que esta función es un homenaje a la mujer. Los recursos son básicamente femeninos, como el lenguaje, que lo poseemos todos, pero que tiene un especial significado en la mujer. Winnie no puede dejar de hablar. La obra trata del ser humano, pero siempre a través de la óptica dela mujer b Estrenada en Nueva York drada, charlatana, luchadora e inconsciente Los días felices estará en el Círculo de Bellas Artes desde el viernes hasta el domingo. Amelia Ochandiano, en Los días felices ABC Bomba de relojería A pesar de las dificultades que ha atravesado en los últimos meses, el Teatro de la Danza de Madrid sigue con este montaje sus actividades. Hacía mucho tiempo que la compañía estaba detrás de esta obra, que Amelia Ochandiano define como una bomba de relojería A Beckett- -sigue- -se le ha rodeado siempre de cierto oscurantismo y a menudo se tacha su teatro de aburrido, pero hay que quitarse el prejuicio de que es un ladrillo él dice que esta obra es una comedia. Beckett es un erudito, un hombre culto, pero en esta obra le da la palabra a una mujer que él define como profunda- mente frívola, atolon-