Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 11 2005 Cultura 63 Guillermo Carnero gana el Loewe con un libro pesimista hasta la muerte Fuente de Medicis quiebra la esperanza humana en el ideal de belleza la Creación Joven, dotado con 6.000 euros, recayó en el joven poeta cordobés Joaquín Pérez Azaústre, por su libro El jersey rojo JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. El libro que ayer ganó el Loewe de Poesía es un fruto oscuro en la plena madurez de un gran poeta. Sin una concesión a la esperanza, Guillermo Carnero (Valencia, 1947) ha cerrado una trilogía- -que comenzó con Verano inglés y siguió con Espejo de gran niebla -con este libro, Fuente de Medicis con el que ayer obtuvo el premio Loewe de Poesía, dotado con 18.000 euros, y que editará Visor. Se trata de una obra entablada como un diálogo entre Galatea y el poeta en torno al derrumbe de los ideales de belleza. Fuente de Medicis nace pegado a la experiencia de su autor, que lo escribió profundamente afectado por una depresión, según nos relata. Es pesimista porque yo estaba en ese estado. b El premio a Diálogo con Galatea -La dignidad de un hombre y su grandeza se miden por la altura de sus sueños. No hay altura en los sueños humillados a cuyo umbral te acercas temeroso, furtivo al otro lado de un cordón, torpe con la nariz contra el cristal; y tus sueños son sólo la nostalgia, el eco y la parodia de los sueños de otros, que no saben de ti ni te conceden ese tiempo que cruzas sin ser tuyo. -Soñar con lo perdido y con lo muerto es un acto de amor que nos reúne a la más alta perfección posible. -Amor enamorado de su propia impostura, envuelto en el desdén de la mortaja de la imposible perfección que orea las cumbres de la angustia de los débiles. -De no ser por la fuerza de los débiles, que te supo crear, no existirías. -Yo no quiero existir en esa altura de perfección. -Friné, al avergonzarse de la suya, la hacía más visible a los jueces de Atenas. -No me crees. Sólo soy unas manchas de pintura sobre un lienzo, un puñado de palabras en un papel, la forma de una piedra que revela su engaño al cuartearse, una fotografía en celuloide que se autodestruye, en libros que se olvidan, o recuerdos GUILLERMO CARNERO Carnero quería expresar la derrota que supone el encaje imposible de la realidad y la belleza que él ha perseguido toda su vida, sobre todo para un integrante de los Novísimos, para quienes la cultura es autobiografía. Fundador de una tendencia En este contexto, el poeta confiesa que buscaba la actitud vital, la psicología del fracaso. Porque el personaje que es el autor reprocha a la belleza que representa Galatea que, en el fondo, nunca le dio nada. Y ella le espeta: Aunque me perseguías, yo no soy real Ese diálogo no puede acabar bien. Al final, Galatea acaba convertida en un cadáver que se pudre y el autor se le entrega en un abrazo con la muerte. El personaje sabe que los sentidos le han hengañado toda su vida, no los quiere y renuncia a ellos, uno a uno En el almuerzo en el que ayer se hizo público el fallo del premio Loewe, que contó con la presencia del duque de Lugo y al que asistieron académicos y personalidades del mundo de la cultura, Jaime Siles elogió el libro ganador porque aporta una nueva vía a la lírica española actual, es a mi modo de ver fundador de una tendencia. Por su parte, Enrique Loewe, presidente de la Fundación que otorga el premio, se felicitó por la calidad y cantidad de los libros recibidos, casi 1.200, después de lo que definió como travesía del desierto o más bien del desengaño porque el año pasado se nos había tomado el pelo en referencia a la polémica de 2004, cuando hubo que dejar el galardón desierto al descubrirse que el libro elegido ya había obtenido otro premio. tar un papel para los escritores. Cada uno ha de escribir de acuerdo con su talento. Si estás dotado para la comedia, haz comedia. Yo, por mi parte, trato de encontrar puntos de encuentro entre lo público y lo privado, como interactuan la vida pública y la vida privada. -En Shalimar el payaso juega un poco con el lector, ya que lo que uno se imagina como un acto de terrorismo integrista es en realidad la historia de una venganza personal. Aún así, ¿no podría entenderse el terrorismo como una forma global y a gran escala de venganza? -Los terroriristas se caracterizan como eso, como los grandes vengadores, pero no creo que el terrorismo tal y como lo vemos hoy tenga que ver con justicia social. No creo que Al Qaeda y los talibanes pretendan traer más justicia al mundo. Lo que quieren es conseguir un mundo en el que las relaciones de poder sean muy distintas, un mundo mucho más represivo. Sí que es cierto que se han apropiado de la retórica de la venganza, pero yo no estoy del todo convencido. -Da la sensación de que el personaje de Shalimar nace como respuesta a la duda de cómo puede llegar a matar alguien normal. Como novelista, ¿le interesa más dar respuestas o plantear preguntas? -No puedo dar respuestas, sencillamente porque no las tengo. Si vas a un político te dará un montón de respuestas. Las respuestas son para los políticos, mientras que las preguntas son para los ideólogos y escritores. Lo que hace una novela es crear mundos en los que vivir y desde donde poder emitir juicios. Lo que nunca debe hacer un escritor es editorializar. En los jardines de Luxemburgo Por más señas, la fuente que da nombre al libro existe, y se encuentra en los parisienses Jardines de Luxemburgo. Representa la fábula de Acis y Galatea, con Polifemo al fondo. Es un lugar que visito con frecuencia, que siempre me ha intrigado, por su contraste entre belleza y sordidez dice el autor. Acis fue aplastado con la roca lanzada por el celoso Polifemo, en la fábula, y después Galatea, por amor, lo convirtió en río. Ese río podría ser la fuente- -según Carne- ro- pero el agua cae sobre un estanque cerrado. El grupo escultórico está mohoso y helado en invierno. El agua es negra Consciente de la difucultad de abordar estos asuntos en un mundo que no quiere mirar la muerte de frente, CHEMA BARROSO El Prado se convierte en asesor del Congreso y el Senado Los presidentes del Congreso y el Senado, Manuel Marín y Javier Rojo, firmaron ayer sendos convenios de colaboración con el Museo del Prado que convierten a la pinacoteca en asesora oficial para la conservación y restauración del patrimonio artístico de las Cortes. Por parte del museo rubricaron los convenios su director, Miguel Zugaza, y el presidente de su Patronato, Rodrigo Uría.