Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 11 2005 Nacional 21 LA CRISIS DE LAS AVALANCHAS EN CEUTA Y MELILLA El Defensor del Pueblo tacha de radicalmente incorrectas las expulsiones en Melilla Demoledor informe de la institución, que ataca la práctica totalidad de las actuaciones del Gobierno Marruecos tras los asaltos a la valla, había tres refugiados ahora reconocidos y sólo hubo una abogada para asistir a 120 sin papeles S. N. MADRID. Pocas veces el Defensor del Pueblo ha emitido un informe tan demoledor contra un Gobierno como el presentado ayer en el Congreso por la Adjunta Primera de la Institución, María Luisa Cava de Llano, sobre la situación tras los asaltos en Melilla. Tres de los 73 subsaharianos devueltos por España a Marruecos el 7 de octubre son refugiados reconocidos como tales por Acnur. No sólo eso: para Cava de Llano el procedimiento de devolución aplicado fue incorrecto y la asistencia letrada a la que tenían derecho prácticamente nula. La Adjunta Primera insistió en que ninguna de las 73 personas solicitó asilo o protección de refugiado, algo que habría sido extraño a tenor de las circunstancias en las que se tramitaron sus expedientes en Melilla. Tras salir de España se conoció que seis de ellos (4 de Costa de Marfil y 2 de Mali) manifestaron que deseaban acogerse al asilo en España y no pudieron hacerlo Tres marfileños han sido reconocidos como refugiados por el Acnur. Rabat rechaza que estas personas sigan en su país, pues consideran que al entrar en España y tener intención de pedir asilo, no están bajo su responsabilidad Acnur- -responsable en Marruecos de la concesión de asilo y refugio al carecer el país magrebí de ese sistema de protección- -está buscando un lugar para reasentar a esas tres personas, pues son refugiados. El cuarto ciudadano de Costa de Marfil está en Senegal, uno de los malienses ya está en su país y el otro está en Marrueb Entre los 73 expulsados a días siguientes, no se tendrían que haber abierto procedimientos de devolución, sino de expulsión; en el primer caso los trámites se reducen al mínimo y no hay plazo para presentar alegaciones previas a la propuesta de resolución. El procedimiento correcto es la expulsión por estancia irregular, lo que exige una propuesta motivada al interesado y la apertura de un plazo de alegaciones en 48 horas. Los inmigrantes a los que se instruyeron las devoluciones el 5 de octubre- -dijo- -tampoco recibieron orientación jurídica en el CETI de Melilla, mientras que la Comisaría admitió que se procuraba no darles demasiada información ya que si conocían que podían ser enviados a sus países o a Marruecos podían presentar resistencia o autolesionarse para impedirlo. La Adjunta Primera también criticó el modo en cómo se prestó la asistencia jurídica, dado que una única letrada se hizo cargo de 120 personas: la asistencia quedó en rutinaria presencia letrada, que no constituye garantía material alguna, sólo sirve para dar apariencia de protección Retirar la concertina Inmigrantes de Mali intentan saltar la valla de Melilla cos, donde Acnur estudia su caso. Todo esto me parece que nos tiene que hacer reflexionar a todos, porque no puede dudarse de que algo se ha hecho mal añadió la adjunta primera, acompañada por el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, quien previamente presentó un informe monográfico sobre la asistencia letrada a los extranjeros. Además, tachó de radicalmente incorrecto el procedimiento elegido de devolución para estos subsaharianos, porque el hecho de acceder al país de forma ilegal no supone una habilitaLUIS DE VEGA ción genérica para aplicar la devolución, sino sólo cuando las actuación de las Fuerzas Armadas frustre esa intención con carácter inmediato Según Cava de Llano, el 5 de octubre y, los Cuestiona el despliegue del Ejército por no estar preparado para una actuación de contención de los irregulares Urgió, además, a la retirada inmediata de las concertinas en superficie, por tratarse de una medida desproporcionada y cruel. Y sobre el despliegue del Ejército recomendó no olvidar que la lógica de la actuación militar y el entrenamiento que recibe la tropa no son lo más adecuado para una actuación de contención contra inmigrantes irregulares En cuanto a Ceuta, Cava de Llano aseguró que una investigación abierta por el Defensor del Pueblo ha demostrado, mediante el cotejo de huellas dactilares que varios solicitantes de asilo fueron trasladados al perímetro fronterizo y devueltos al lado marroquí sin ninguna formalidad MADRID. Médicos del Mundo, una de las ONG que más se ha fajado en paliar los efectos para los inmigrantes de la crisis de la frontera hispano- marroquí, presentó ayer su informe sobre las personas que atendieron en el Sahara. Sus conclusiones no dejan dudas: Rabat ha abandonado a seres humanos en circunstancias que podrían haber conducido a resultado de muerte y sólo sobrevivieron a un periplo por el desierto tras ser recogidos por el Frente Polisario y las autoridades mauritanas. Advierte además que muchas de esas personas continúan en la zona sin que ningún organismo internacional se movilice Los siguientes son algunos de los testimonios recogidos en la zona por Médicos del Mundo: El informe de Médicos del Mundo sobre las detenciones y deportaciones de subsaharianos en Marruecos ofrece un panorama devastador, con los inmigrantes como víctimas ja. Desde allí fue conducido al desierto en un autobús en el que permaneció todo el tiempo esposado. La Policía marroquí le quitó la documentación, el pasaporte, la carta de vacunación, el carné de identidad y el teléfono móvil. A Marruecos le gustan más las ovejas que los negros TEXTO: P. M. B. E. C. 17 años, atendido en Bir Lehlou. Afirma que su familia está muerta. La Guardia Civil le detuvo en la frontera y le entregó a la Policía marroquí. En Nador, los agentes le agredieron, le robaron su documentación, 1.500 euros y el teléfono móvil. Ha intentado entrar en España dos veces y no será la última. El informe incorpora muchos más testimonios que hablan de lo ocurrido en esos días de horror en los que el respeto a los Derechos Humanos era casi nulo, aunque sólo lo denunciaban las ONG y los medios de comunicación. Los gobiernos, mientras, callaban. A. D. M. T. 21 años, de Camerún. Localizado en Zouérat, afirma: Lo que más me ha marcado es que los marroquíes me han maltratado. Les gustan más las ovejas que los negros. Son racistas. Dicen que son los españoles los que les dijeron que hicieran ésto. Me metieron en un bidón de agua. Me pegaron con una porra gruesa B. A. 24 años, de Camerún. Encontrado en Bir Lehlou, asegura que le robaron y rompieron el pasaporte. Tiene lesiones en los pies por haber caminado cinco días descalzo por el desierto (le quitaron también los zapatos) y en las piernas por los golpes de la Policía marroquí. E. N. 17 años, localizado en Maherriz. Fue detenido en Nador y llevado a Oud-