Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 11 2005 Nacional EL ENTRAMADO DE ETA, EN EL BANQUILLO 15 Como los vicios procesales no han servido, ahora la defensa presenta a los encausados como modélicos vecinos que un día abrieron la puerta y resultó que no era el lechero Fábula del alpinista y el cocinero generoso TEXTO: BLANCA TORQUEMADA POOL nes, los seis acusados se negaron a responder a las preguntas del fiscal y de la acusación popular, con el ya muy manido argumento de que éste es un juicio político Los abogados de los procesados- -ayer les tocó a Kepa Landa y Jone Goirizelaia- -acapararon toda la vista oral, condujeron interrogatorios e incluso indujeron las respuestas, lo que motivó la protesta del fiscal. La negativa de los procesados a contestar al Ministerio Público- -una estrategia que, según Landa, no es tal- -dejaba vía libre a las defensas para centrarse en las actividades que los acusados desempeñaban dentro del marco de la legalidad y eludir las acusaciones que pesan sobre ellos: en todos los casos, pertenencia o colaboración con ETA. El fiscal sostiene que los acusados que declararon ayer, José Luis García Mijangos, José Antonio Díaz Urrutia, Juan Pablo Diéguez, Inmaculada Berriozábal, Iker Beristáin y Segundo Ibarra financiaron a ETA a través de distintas empresas, entre ellas una agencia de viajes y el ya popular negocio del bacalao. El acusado José Antonio Díaz Urrutia reconoció haber otorgado poderes de representación en Cuba a los etarras Carlos Ibarguren y Agustín Azcárate, pero dijo que lo hizo como personas particulares y no por la relación de éstos con la banda criminal. No nos interesan sus razones MADRID. El interrogatorio del segundo de los acusados, José Luis García Mingajos, se inició ayer con un rifirrafe entre la abogada Jone Goirizelaia y la presidenta de la Sala, Ángela Murillo. El acusado se había negado a responder a las preguntas del fiscal y de la acusación popular, y cuando llegó el turno de su letrada, ésta le echó el capote para que expusiera las razones por las que no quería contestar a la acusación, explicación que previamente le había negado Murillo. -Goirizelaia: ¿Puede decirnos por qué razón no ha querido responder a las preguntas? -Presidenta: Señora letrada, no nos interesan las razones por las que el acusado no quiere contestar -G: Pues entonces que se haga constar la protesta -P: Todas las protestas constan porque el juicio se está grabando -G: Que se haga constar igualmente por si falla la reproducción Éranse una vez un chaval de barrio aficionado al alpinismo (José Luis García Mijangos) que sólo anhelaba respirar la pureza inmaculada de las cumbres y un cocinero con mano prodigiosa para el tradicional pil- pil (José Antonio Díaz Urrutia) campechano y altruista hasta el punto de preparar una gran paella comunitaria y pinchos de tortilla, gratis et amore, en las fiestas patronales de un modesto pueblecito de Burgos con alcalde del PP... Casi fue así, literalmente. Una vez desechados los obstáculos formales planteados en la primera sesión del macrojuicio contra el entorno de ETA, ayer entró en escena la segunda fase de la estrategia, la de las historias bucólicas urdidas por la defensa. Como los encausados no contestan al férreo fiscal, los brochazos de barniz de los abogados (Iruin, Goirizelaia, Landa y demás) repintan sus biografías no ya como las de sujetos comunes y corrientes, sino como las de bambis atrapados en un cruel incendio desatado por Garzón. Los observadores menos avisados (otra vez ciertos corresponsales extranjeros) pueden llegar a confundirlos con los protagonistas de La casa de la pradera O, por qué no, con personajes de una novela de Dickens, dados los recurrentes argumentos sobre la parquedad de sus sueldos, el peso de sus hipotecas y la coincidente situación ruinosa de sus modestísimos negocios. Como Inmaculada Berriozábal, amarrada a la penuria de una agencia de viajes de la que supuestamente se desvió dinero a ETA. Ayer bajó el pistón de la presión ambiental. Conseguida el lunes la foto en gris de las camisetas y aventado el manifiesto de turno con la subsiguiente recogida de firmas, la zona de invitados de la Sala registró ayer apenas media entrada. Unas cuarenta personas. Muchos mochuelos (Permach, Mar- txelo Otamendi) habían volado ya a sus olivos. Tampoco hubo autobuses, y sí un singular desfile a pie de los procesados por la pasarela que cruza la carretera de Extremadura y da acceso a la Casa de Campo. Los acusados de formar parte del entramado político y económico de la banda terrorista se van amoldando al engranaje judicial. Cuchichean en mitad de las premiosas sesiones, intercambian palmaditas y se enfrascan en los periódicos, que pasan de mano en mano. También surgen episodios de incontinencia que fuerzan permisos esporádicos para abandonar la Sala. Cuando la algarabía se desmadra, la presidenta del Tribunal, Ángela Murillo, ata a la concurrencia en corto. Desde su puesto de vigía, Daniel Portero, el hijo del fiscal jefe de Andalucía asesinado por ETA, no dimite de la Dignidad y justicia acuñadas en su camiseta. En la sala de recesos (pequeña, de techos bajos y opresivos) cohabitan unos y otros, víctimas y simpatizantes de los verdugos, militantes de la antigua HB y de LAB. En las declaraciones de los acusados ante el Tribunal la función está sobradamente ensayada para lograr el tono acordado, el de vecino del quinto que abrió de madrugada y resultó que no era el lechero. Hasta que tropiezan con los matices del lenguaje. Dicen organización y no es la ONCE. Es ETA. Otegi y el Gobierno vasco coinciden en culpar al PSOE del macrojuicio A. ANTOLIN VITORIA. El Ejecutivo vasco y el portavoz batasuno, Arnaldo Otegi, apro- vecharon la segunda sesión del juicio por el macrosumario 18 98 para oponerse y reprocharle al PSOE que siga adelante con políticas del pasado. En tono de advertencia, Otegi dijo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el juicio no es compatible con el inicio de un pro- ceso de paz. En declaraciones a Euskadi Irratia, el portavoz de la formación ilegalizada fue más allá y advirtió que Batasuna está tomando buena nota. La formación ilegalizada mide al presidente del Gobierno por las cosas que hace entre otras cosas por el 18 9 y el resultado, hasta el momento, no es, por lo visto, el esperado, ya que gana lo negativo dijo Otegi. Así las cosas, sostuvo que el macrojuicio que celebra la Audiencia Nacional es un obstáculo muy grande para superar el conflicto vasco. También el Ejecutivo vasco expresó su rechazo a un proceso que pertenece, en su opinión, a una época pasada y que responde, además, a la estrategia de gobernar en contra de Euskadi que llevó a cabo el PP, con el silencio cómplice del PSOE según la portavoz del tripartito, Miren Azkarate. En una declaración, el Gobierno vasco insta al PSE a dejar de ser gregarios de estrategias de confrontación y a que cierre definitivamente esa etapa de confrontación