Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MARTES 22 11 2005 ABC Sociedad Blázquez ofrece diálogo para alcanzar un acuerdo razonable y duradero en la reforma educativa El obispo de Bilbao apela al espíritu de solidaridad y concordia de la Transición en su primer discurso b No queremos actuar a rebufo de las cuestiones que otros introduzcan en la sociedad ni por reacción a las iniciativas del Gobierno apuntó el líder de la Iglesia española JESÚS BASTANTE MADRID. Se esperaba con expectación el primer discurso de Ricardo Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ante el pleno del Episcopado. Antes del inicio de la Asamblea Plenaria, que desde ayer y hasta el viernes se reúne en Madrid, eran muchos los prelados que mostraban un sano interés ante las palabras del obispo de Bilbao. Y a fe que no defraudó. Con gesto sereno y voz clara, Blázquez imprimió su impronta personal a esta nueva etapa de la Iglesia española, diferenciándose, al menos en las formas, de su antecesor en el cargo, el cardenal Rouco Varela. En su discurso, Ricardo Blázquez ofreció diálogo al Gobierno y pidió a los obispos proponer el Evangelio y su verdad amablemente sin dibujar una imagen apocalíptica de las relaciones Iglesia- Estado, pero reafirmando la defensa de la familia, la vida y el matrimonio hombre- mujer frente a las iniciativas del Gobierno muy en la línea del discurso episcopal de los últimos años. El presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, junto a su antecesor, el cardenal Rouco Varela tras fuerzas nos comprometemos a que la educación, tan vital siempre, tan complicada actualmente y tan postrada en nuestra situación presente, sea mejorada, ya que en ella se decide en buena medida el presente y el futuro de nuestra sociedad Blázquez estimó de importancia básica el reconocimiento justo y generoso de la libertad de enseñanza, tanto para que los padres puedan elegir, como para que la sociedad pueda llevar adelante sus iniciativas educativas con el sostenimiento de centros de enseñanza y la creación de aquellos que sean necesarios para responder a la justa demanda de los padres ERNESTO AGUDO Actitud receptiva La acción pastoral de la Iglesia comporta diálogo y anuncio, respeto para proclamar el Evangelio con atrevimiento y sin miedos reclamó el presidente del Episcopado, quien pidió actitud receptiva a sus interlocutores, puesto que las interferencias, los ruidos y las precipitaciones nos dificultan la percepción y la asimilación sosegada Aunque en su alocución dejó en el tintero algunos de los aspectos más polémicos de las últimas semanas (como la financiación de la Iglesia o el encuentro de la vicepresidenta del Gobierno con el secretario de Estado vaticano) Ricardo Blázquez sí entró de lleno en la cuestión educativa. Deseamos que se pueda alcanzar un acuerdo razonable y duradero con el Ejecutivo socialista en torno a la LOE, apuntó, resaltando que la Iglesia no busca sólo su bien y su futuro; busca también el bien y el porvenir de la sociedad Por ejemplo, no deseamos sólo, y lo deseamos hondamente, que en la Ley Orgánica de Educación, que se está tramitando en el Parlamento, sea reconocida adecuadamente la asignatura de Religión católica- -recalcó- Queremos también, y en la medida de nues- La Conferencia Episcopal ha defendido a la familia y la seguirá defendiendo dijo el obispo de Bilbao en la Asamblea Plenaria El presidente de la CEE insistió en apartar la idea de una Iglesia ubicada en la confrontación total con el Ejecutivo socialista Esperamos que sea posible todavía el pacto educativo que se solicita con tanta insistencia y con tanta razón desde casi todos los sectores de la sociedad y de la comunidad educativa indicó el presidente del Episcopado, quien quiso dejar claro (como ya hiciera el pasado mes de julio en Aranjuez) que no queremos actuar en nuestra actuación pastoral a rebufo de las cuestiones que otros introduzcan en la sociedad ni por reacción a las iniciativas del Gobierno Desafíos de nuestro tiempo Blázquez insistió en apartar la idea de una Iglesia ubicada en la confrontación total con el Ejecutivo. En este punto, apeló a la solidaridad, concordia y esperanza que alimentaron la Transición en nuestro país, y se ofreció a actualizar y profundizar en las actitudes de aquella situación crucial para que sean respondidos adecuadamente los desafíos de nuestro tiempo, respetando la justicia y la solidaridad, la libertad y la unidad Queremos que cuando tengamos que decir no éste sea percibido como el reverso de un sí grande dijo el obispo de Bilbao. Así, el no al aborto es el sí a una vida incipiente y en gestación; el no a la eutanasia es el sí a la vida sumamente debilitada; el no a la violencia es el sí a la paz; el no a las rupturas matrimoniales es el sí a la fidelidad; el no a llamar matrimonio a la unión de dos Agradecimiento a las ONG católicas, el otro rostro de la Iglesia Aunque en su discurso no se refirió directamente a la cuestión de la financiación de la Iglesia, Ricardo Blázquez sí llamó la atención sobre el trabajo solidario llevado a cabo por las múltiples instituciones vinculadas al Episcopado que ayudan, con su multitud de obras a que la humanidad sea una familia En este sentido, el presidente del Episcopado recordó, entre otras, la labor de Cáritas, Manos Unidas o las Hijas de la Caridad (recientemente galardonadas con el Príncipe de Asturias de la Concordia) así como de las muchas congregaciones religiosas dedicadas al servicio de los enfermos, ancianos, pobres y marginados los misioneros y tantos voluntarios que colaboran sacrificadamente en innumerables iniciativas caritativas y sociales, como el Proyecto Hombre y la acogida a los inmigrantes Todas estas realidades- -añadió Blázquez- -son rasgos que pertenecen al rostro de la Iglesia