Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 11 2005 25 Marruecos amplía cuatro días el arresto preventivo de los integrantes de la célula de Al Qaida desarticulada Gerhard Schröder da el relevo hoy a Angela Merkel en la Cancillería y mañana renuncia a su acta de diputado jo con esas palabras, de fijar las nuevas fronteras de Israel según su más que interesada visión. Todo eso en menos de doce horas. Y más, porque el primer ministro israelí se reunió asimismo con los diputados de ese Likud que aspira ahora a liderar Benjamín Netanyahu- -pero no sólo él- -para explicarles el por qué de su marcha. Se citó con sus fieles del Likud (señorías y ministros) que le acompañarán, al menos trece, con lo que puede formar un grupo parlamentario y beneficiarse de la financiación electoral pública en su nueva andadura. Se encargó de cortejar a algunos pesos pesados de la política nacional para invitarles a sumarse a su arriesgado proyecto político (Peres, pese a su Le acompañarán al menos trece diputados del Likud, con lo que podrá formar grupo parlamentario El primer ministro planteará la evacuación de algunos asentamientos aislados de Cisjordania fama de gafe ganada a pulso, es el primero de la lista; pero no el único) Y tuvo tiempo, cómo no, para recibir en su calidad de primer ministro, pronto interino, al jefe del Gobierno de Trinidad y Tobago, del que se despidió con un fuerte apretón de manos sin haber conseguido saciar sus inquietudes ni calmar sus preocupaciones. Patrick Manning se fue, en efecto, tal y como había llegado a la oficina de Sharón: sin comprender casi nada; sin entender lo sucedido; sin agarradera a la que sujetarse para salir indemne del terremoto político, del movimiento sísmico que provocará un nuevo diseño del mapa electoral israelí, de este big bang que hará que, muy pronto, lo que antes parecía imposible o impensable (sefardíes votando al laborismo; ashkenazíes optando por marroquíes; laicos aliados con los religiosos; religiosos sumados a proyectos pacifistas; pacifistas votando a Sharón) sea posible o plausible. Un soldado israelí herido era trasladado ayer al hospital de Haifa AFP Cuatro milicianos libaneses de Hizbolá mueren en intensos combates con fuerzas israelíes J. CIERCO JERUSALÉN. Lo habían advertido los servicios militares de Inteligencia. La frontera del norte con el Líbano iba a convertirse de inmediato en un avispero. Hizbolá tenía preparados sus cohetes y afinada su artillería. El Ejército israelí se encontraba en estado de alerta. No por capricho, como quedó demostrado ayer. Ayer, en efecto, el norte de Israel, el sur del Líbano, las Granjas de la Shebaa que reclama Líbano, que ocupa Israel y que la ONU atribuye a Siria, fueron escenario de los peores enfrentamientos armados en los últimos cinco años. Hizbolá acusó a Israel de comenzar la ofensiva con una incursión militar más allá de las citadas granjas. Israel hizo lo propio con Hizbolá, a quien responsabilizó de una continua lluvia de cohetes Katiusha sobre Nahariya, Metula y Kiriat Shmona para distraer la atención y lanzar a sus milicianos en busca y secuestro de soldados israelíes en la aldea de Ghajar, para poder más tarde intercambiarlos Los palestinos, víctimas colaterales Y todo esto, que no es poco, en menos de doce horas. Y todo esto con el primer ministro de Trinidad y Tobago sonriendo a las cámaras sin dejar de mirar de reojo la sonrisa a lo Mona Lisa de Sharón. Y todo esto, como casi siempre, con los palestinos de invitados de piedra al fondo (bastante tienen ellos con sus legislativas del 25 de enero) que, a poco que se descuiden, y así será probablemente, se convertirán una vez más en las víctimas colaterales de las luchas internas de la despiadada política de Israel. Un país que, como dijo un ex ministro y ex embajador en España, no tiene más política exterior que lo que sucede en el patio trasero de su propia casa. AP por prisioneros libaneses. Sea como fuere, cuatro de esos milicianos murieron en los combates que se prolongaron durante toda la tarde y buena parte de la noche, periodo en el que los residentes de las localidades israelíes limítrofes con el Líbano se encerraron en los refugios para evitar ser pasto de los cohetes. Diez soldados hebreos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad. Israel además relacionó los ataques de Hizbolá con Siria e Irán, interesados en calentar la frontera para despistar a más de uno sobre los casos que tienen a ambos regímenes contra las cuerdas: la investigación sobre el asesinato de Hariri (Damasco) y la carrera nuclear (Teherán) De la seriedad de los incidentes (250 explosiones en sólo seis horas) da fe la puesta en estado de alerta incluso de la Armada israelí. La respuesta de Tel Aviv podría llegar a las cercanías de Beirut y Damasco como ha sucedido en otras ocasiones aunque Estados Unidos le pidió moderación.