Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 11 2005 Nacional 23 La Audiencia de Madrid confirma los permisos de seis horas para Vera N. C. MADRID. La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado el recurso presentado por la Fiscalía contra la decisión de la junta de tratamiento de la prisión de Segovia y del juez de vigilancia penitenciaria de permitir al ex secretario de Estado Rafael Vera- -que cumple condena por malversación de fondos públicos- -permisos vigilados de seis horas diarias, de lunes a jueves. Durante ese tiempo, Vera no puede salir de su domicilio y debe regresar a prisión antes de las nueve de la noche. Ya en el centro, el interno permanece aislado del resto de los reclusos por motivos de seguridad. Ese régimen, a medias entre el segundo y el tercer grado, se acordó para Vera en agosto con el objeto de frenar su depresión emergente de implicar a su esposa en su recuperación y, entre otros motivos, para facilitarle el ejercicio de una paternidad responsable en la educación de su hija pequeña. El Tribunal rechaza que se trate de un tercer grado encubierto como alegó el fiscal, y asegura que existen motivos suficientes que justifican la aplicación de estas medidas excepcionales. Un soldado mata a un compañero con un machete propio en un cuartel de Cádiz Varios testigos aseguran que no existió provocación ni discusión previa b El acusado, que permanece re- cluido en la Comisaría de San Fernando, amenazó a los compañeros que estaban presentes con hacer lo mismo si se acercaban RAÚL ESTÉVEZ SAN FERNANDO (CÁDIZ) A las siete de la tarde de ayer, decenas de chavales salían del acuartelamiento de San Fernando como si nada hubiera pasado. La sensación de júbilo tras finalizar otra dura jornada de trabajo e instrucción no era diferente en nada a ocasiones similares. Sin embargo, había algo raro en la atmósfera: todas las conversaciones desde la mañana a la tarde se habían centrado en un único asunto, la muerte el pasado domingo de un compañero a manos de otro colega, aunque ambos llevaran apenas una semana bajo la tutela del Ejército. No quiero hablar por respeto a ambos, esto son cosas que pueden ocurrir en cualquier lado comentaba uno de los compañeros de los protagonistas de la truculenta historia frente a la entrada principal del acuartelamiento. La mayoría de los militares consultados aseguraban que no existía una orden expresa de mantener silencio sobre el tema, pero, sin embargo, ninguno hablaba. Una especie de norma militar no escrita que aconseja cerrar filas ante este tipo de acontecimientos se imponía, aunque no podía evitar que la historia atravesara el país de una punta a otra. A sangre fría Mientras, a la misma hora, el presunto agresor, un vigués de 27 años, cuyo nombre responde a las iniciales de Senén M. F. P. prestaba declaración ante varios agentes de la Policía Judicial en las dependencias de la Comisaría de San Fernando. Aunque habrá que esperar para conocer lo que el interrogado explicó sobre el crimen, todo hace indicar que el joven aspirante a militar inflingió una herida mortal a sangre fría con un machete al cuartelero, de nombre Héctor A. de 18 años y natural de Villalba (Lugo) cuando éste le pidió que guardara el arma. El agresor estaba afilando un machete que no pertenecía a su equipo militar en una de las camas de la compa- ñía. El cuartelero le hizo ver que eso era incorrecto y le recriminó por ello. Entonces el otro le contestó que él no estaba loco y le pegó el machetazo. Luego, amenazó a todos los que estaban allí con hacer lo mismo al que se acercara. Se montó un revuelo tremendo, pero al final pudieron tranquilizarlo e inmovilizarlo hasta que llegó la policía para detenerlo relata un militar destinado al acuartelamiento isleño y que estuvo muy cercano a los hechos que ocurrieron a última hora de la tarde del domingo. El presunto asesino a sangre fría de un compañero militar seguirá recluido en las instalaciones de la Comisaría isleña hasta que acabe el interrogatorio, por el que tendrán que pasar testigos, familiares y compañeros del acusado y de la víctima. Una vez finalizada esta primera fase del proceso, el juez deberá dictaminar en qué centro penitenciario debe aguardar hasta la celebración de la primera vista. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, lo normal es que el preso, al pertenecer al régimen de las Fuerzas Armadas, sea encerrado en las dependencias militares penales de La Carraca.