Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 22 11 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. EL DIABLO Y EL IMPUESTO DE SOCIEDADES ÁGASE el milagro, hágalo Dios o hágalo el diablo decían nuestras abuelas cuando aceptaban que ocurriese cualquier cosa grata o provechosa aunque el autor no fuera santo de su devoción. Los demonios eran tantos en aquella época que sólo en la lengua castellana se registraban más de trescientos, entre los más portentosos Lucifer, Luzbel, Satanás, Belcebú, LUIS IGNACIO Abigor, PARADA Azrael, Belfegor, Aamón, Abadión. Ahora que todos los diablos parecen tener el mismo nombre va el más deslumbrante de todos según las últimas encuestas, y anuncia que tiene la intención de reducir el tipo del Impuesto de Sociedades hasta el 25 por ciento en el caso de las pymes y al 30 para el resto de las empresas. Excelente idea salvo que parece raro que el PP rebajase el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que en teoría parece un objetivo social, y vaya a ser el PSOE el que rebaje el Impuesto de Sociedades que, según los libros es una concesión al capitalismo. ¿Qué es lo que ha podido aconsejar al presidente del Gobierno anunciar la reducción de la tributación sobre Sociedades? Pues aparte de mejorar su deteriorada imagen y atraerse la complicidad de los empresarios, una razón económica de gran enjundia. Porque España es el país que, con el 35 por ciento, tiene el tipo de gravamen más alto de Europa después de Alemania (38,6 por ciento) Italia (37,3 por ciento) y Francia (35,9 por ciento) En estos momentos, la fiscalidad sobre sociedades en Chipre es del 10 por ciento; Irlanda, 12,5 por ciento; Letonia y Lituania, 15 por ciento. Si a ello se une ese impuesto oculto que es la cotización de las empresas a la Seguridad Social veremos por qué las principales empresas españolas están invirtiendo en otros países, especialmente los asiáticos, donde ese impuesto no existe o es irrelevante, poniendo en peligro, con esa deslocalización, cientos de miles de puestos de trabajo. Así no extraña tanto que el Gobierno intente poner una vela a Dios y otra al diablo. Felicidades, Majestad Se cumplen en España treinta años de democracia, treinta años de libertad ligados a la coronación de Su Majestad Don Juan Carlos. La Monarquía, en la figura clave del Rey, fue la precursora de la unión de las tristemente llamadas dos Españas, logrando el consenso de todos en la restauración del sistema democrático en nuestro país. Don Juan Carlos supo ser el mejor baluarte para la superación pacífica de un régimen, pedida por la inmensa mayoría de los ciudadanos, logrando con cualidades de increíble talento diplomático superar una Transición en la que su juramento de ser el Rey de todos los españoles se cumplió para suerte de nuestra Democracia. Don Juan Carlos y Doña Sofía, representando a una institución cercana al pueblo, han venido cumpliendo sin fisuras el cometido encomendado a la Monarquía en nuestra Constitución, y han sido, son y serán el mejor ejemplo de una España solidaria, moderna, igualitaria y con futuro, que avanza en el tiempo y en donde su papel de árbitro y moderador de nuestro Estado de Derecho será fielmente seguido y respetado por el Príncipe Don Felipe. Por estos treinta años de libertad y democracia en España, ¡Felicidades, Majestad! ¡Felicidades y gracias! David García García. Madrid. Monarquía y democracia Se conmemora el treinta aniversario de la proclamación de Don Juan Carlos como Rey de España. Es ampliamente reconocida en todo el mundo la contribución del Rey en la instauración de la democracia. Para acometer esta empresa fue necesaria la participación de políticos y juristas responsables y la implicación de toda la sociedad, procurando cerrar viejas heridas para acabar con las dos Españas de las que escribió Machado. El país ha avanzado mucho, no sin dificultades y esfuerzos, en estas tres décadas, y siempre ha podido contar con el apoyo del Rey, algunas veces como protagonista, como en la noche del 23- F, y otras de una manera discreta: sin trascender a la opinión pública su consejo, arbitraje o influencia, ha resultado clave para los intereses de España. Siempre se ha dicho que la Familia Real es nuestra mejor embajadora. En estos días en que se rinden homenajes a Don Juan Carlos, es de justicia reconocer también la positiva contribución de la Reina Doña Sofía, destacándose por su apoyo a las personas menos favorecidas de la sociedad y su implicación en proyectos humanitarios internacionales. En estos tiempos en que se discute tanto la estructura del Estado, es una buena oportunidad para recordar el consenso de los primeros años de la democracia, que permitieron llegar donde estamos hoy y aprovechar la experiencia del Rey para superar las diferencias entre españoles y consolidar entre todos el futuro de nuestro país. Alfonso García Torres. Barcelona. H bolistas, los expedientes se resuelvan en tiempo récord: Ronaldo (jugador del Real Madrid) en diez meses y, la guinda, Messi (jugador del Barcelona) en ¡un mes! obtuvieron su ciudadanía, y por supuesto ya estarán documentados (DNI y pasaporte) a todos los efectos. Esto pone a las claras, que hay una evidente discriminación, dada por la fama y el dinero, en detrimento de los ciudadanos de a pie. Los que ya hemos jurado la Constitución y fidelidad al Rey no somos inmigrantes, sino ciudadanos españoles con todos lo derechos, y nos vemos sometidos a semejante y exasperante burocracia: para obtener un simple certificado de nacimiento, necesario para nuestra posterior documentación en la Policía, debemos esperar dos años. Carlos Enrique Rocco Corrias. Playa San Juan (Alicante) El dinero de la Iglesia Decir que los colegios católicos y la Iglesia reciben del Estado más de 3.000 millones anuales es una falacia. De esos millones, 500 corresponden a los sueldos de los profesores de Religión; y los otros 2.500 los reciben directamente, vía pago delegado, los profesores de los centros concertados, excepto una pequeña cantidad para gastos generales que no cubre ni el 20 por ciento de los mismos. Ni la Iglesia ni los colegios religiosos ven un céntimo de ese dinero, y los únicos que se benefician del mismo son las familias de los alumnos. Tampoco esos millones son del Estado, puesto que proceden de los impuestos que pagan todos los padres y que luego repercute en la educación de los hijos. Con la particularidad de que todos los padres pagan los mismos impuestos, pero luego repercute en mayor cuantía en los alumnos de los centros públicos que en los de los concertados. Con todos los centros concertados, el Estado se ahorra dinero, dado que no gasta nada en construcciones ni dotación de esas plazas escolares, y también a costa de que los profesores de los mismos cobramos menos y damos más horas de clase. Federico Gómez Pardo, profesor de un centro concertado. Gerona. Muerte y júbilo en La 2 Escribo asombrado ante el documental de Franco emitido por La 2. Mi abuelo era republicano y mi abuela franquista (creo) Mis padres, como yo, tratamos de estar al margen de la política (o al menos todo lo que se nos permite) Franco, para mí, un desconocido. Pero me alegra no haber tenido treinta años cuando murió, y cumplirlos, en breve, en democracia. Mi paso por las urnas no debería tenerse en cuenta (no me preocupo lo suficiente por informarme sobre quién engaña con más sutileza) A pesar de mi inmadura falta de experiencia e interés por el franquismo, el documetal me ha hecho sentir vergüenza. Expresar públicamente júbilo por la muerte de una persona es inhumano. Puntualicemos: sentirlo es humano, pero consentirlo denota una falta de reflexión lamentable. Expresarlo, una falta de madurez estremecedora. Y hacerlo público en una cadena de televisión, indignante. Sea quien sea el sujeto fallecido, sea quien sea aquél que lo celebre, inhumano. Y, todo sea dicho, cero sutil. Francisco Juan Güell. Barcelona. Doble velocidad Quizás lo que voy a hacer saber pueda parecer una nimie- dad, comparado con otros problemas que en la actualidad suceden en este país y en el resto del mundo, pero no por ello deja de ser importante por la cantidad de personas a las que afecta. En el Registro Civil Central de Madrid existe, al parecer, falta de personal, medios o voluntad para sacar adelante los expedientes que llegan desde toda España. Quiero creer que es justamente por falta de personal (cuando quizás en otras oficinas sobra) o por un aumento generalizado de trabajo, debido a la cantidad de expedientes, pero llama la atención que en algunos casos, como los de los fut-