Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 22 11 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA BÁRBARA DÜRHKOP EUROPARLAMENTARIA Y MIEMBRO DE LA EJECUTIVA DEL PSE- EE EL PSOE ESTÁ DE LOS NERVIOS SEGURAN los más conspicuos naturistas que una buena y abundante infusión a partir de la raíz de la Valeriana officinalis es un remedio eficaz para calmar los nervios y devolverle el sosiego a quien los tiene alterados. Así que dispénsese un buen tazón de valeriana a toda la ejecutiva socialista y dosis doble al muy necesitado José Montilla, salsa de todos los guisos que se cuecen en el PSC y, por ello, punto de apoyo para que José Luis Rodríguez Zapatero se mantenga erguido y titular de La Moncloa. Si estará nervioso Montilla- -prefiero pensar que el disparate no es esencial en su naturaleza- -que se ha permitido decir que la desvergüenM. MARTÍN za de la derecha nacional FERRAND católica no tiene límites ni parangón Faltón nos ha salido el ministro. Supongo que en su descalificación se refiere a los cuadros, ni tan siquiera a la militancia, del PP; porque aquí somos muchos quienes tenemos vergüenza, estamos a la derecha y, sin ver claro el rumbo indeciso del PP y asombrados por la conducta de algunos de sus notables, seguimos esperando el advenimiento liberal que, además de redimir a la derecha de sus pecados más clásicos, reconducirá a la izquierda a sus límites naturales, lejos de los invasivos que hoy ostenta en concupiscencia con unos nacionalismos que, precisamente por serlo, no pueden ser izquierda. El PSOE está tocado Un poco por la acción de Mariano Rajoy, más solo que la una en la cúspide popular, y un mucho por el hartazgo de sus seguidores y votantes- -socialistas, obreros o españoles- -que no terminan de entender las veleidades de su líder que, con las manos atadas por sus propios socios, no es capaz de defender los puntos de un ideario que, desde hace más de un siglo, convirtieron al partido en claramente partidario de la unidad de España. En un desesperado ejercicio político, los estrategas socialistas pretenden recuperar el prestigio perdido y la adhesión electoralmente imprescindible con dos medidas básicas. Una, muy bien vista, esconder en lo posible a Zapatero, relegarle a un prudente- -y silente- -segundo plano, que el líder gana tras un biombo. La otra, más arriesgada, pretende lanzar por los caminos de España a los ministros del Gobierno y a los notables del partido para que prediquen las muchas bondades que, dicen, aporta el PSOE a este crispado y difícil momento político. Quizás los finos estrategas socialistas no sean conscientes de que este Gobierno, el de Zapatero, aguanta, aunque sea mal, una contemplación desde la distancia. De cerca pierden mucho y, salvo un par de excepciones, quemadas ya por el uso y la condescendencia, los ministros y ministras reunidos por Zapatero en un guateque paritario, el primer plano terminará con lo poco que le queda al Gabinete de respeto y comprensión. Así que cuidado con la medicina, es más seguro lo de la valeriana. A LA VIDA, EL BIEN MÁS SAGRADO La autora, viuda del asesinado Enrique Casas, reprocha a Rosa Díez que siendo compañeras de escaño, defendiendo juntas los valores de la izquierda, me haya tenido que enterar de tus preocupaciones a través de un artículo que publicas en un periódico de la derecha ITULAS tu artículo Lo más sagrado Te diré que para mí lo más sagrado es la vida. Lo más sagrado que tengo como persona y como ciudadana vasca, española y europea es la vida. Y te diré también que, como socialista, necesito la libertad para dar sentido a mi vida. Si no la tengo, no vivo. Únicamente sobrevivo. Porque para mí y para el conjunto de los socialistas la libertad es como el aire que respiramos. Sin ella, como te decía, no hay vida. Y junto a la libertad, da sentido a mi vida la pasión por la igualdad. El concepto que, como decía bien Norberto Bobbio, distingue a la izquierda de la derecha. Y para garantizar el ejercicio de la libertad por todos y cada uno de los ciudadanos vascos y españoles, también de nuestros adversarios políticos, arriesgo mi vida a diario, como tú. Y por defender esa libertad de todos, incluida la tuya de poder descalificar a tu secretario general sin hablar previamente con él, y en el medio de comunicación más conocido de la derecha española, asesinaron a mi marido, Enrique Casas, hace veintiún años. Y también para él, la vida era el bien más sagrado. Y se la arrebataron porque defendió con pasión, brillantez y respeto la libertad, la igualdad y el Estado de Derecho. Y el Estado de Derecho, garante de nuestras libertades, no supuso para él ni para mí ningún muro infranqueable. Las Leyes que emanan del Estado de Derecho no son muros, sino que son los instrumentos que garantizan nuestros derechos. Y las Leyes Fundamentales, la T Constitución española de 1978 y el Estatuto de Autonomía de Gernika, no son muros contra ningún demócrata, sino el marco en el que es posible la convivencia entre diferentes. Los muros hipotéticos se construyen únicamente contra los enemigos de la libertad. Porque la libertad y la democracia también tienen que ser defendidas. Y nos dices que el respeto a la voluntad de los vascos es un invento del nacionalismo radical. Pero Rosa: ¿cuándo no se ha respetado en estos últimos veinticinco años la voluntad de los vascos? Los vascos aprobamos en 1978 y en referéndum la Constitución y un año más tarde aprobamos, también en consulta popular, el Estatuto de Gernika. Y los vascos decidimos cada cuatro años quién nos gobierna en España, quién dirige el Gobierno vasco y quién o quiénes dirigen las diputaciones y los ayuntamientos. Por cierto, quien no respeta en absoluto la voluntad de los vascos es ETA. Si lo hiciera, hace tiempo que habría desaparecido. Y dentro de las dos normas fundamentales que rigen nuestra convivencia están previstos los mecanismos para modificarlas. Y es legítimo pretender cambiarlas. Lo que no lo es, es pretender hacerlo como si no existieran. Nos dices que no entiendes que pudiéramos ni siquiera pensar en hacer coaliciones con Batasuna. Y tú sabes, tan bien como cualquier militante de base, que a Patxi ni se le ha pasado por la imaginación gobernar con la Bata-