Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 22 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil CALLE DE JAIME CAMPMANY A negativa del PSOE e IU en el Ayuntamiento de Madrid a dedicarle una calle al periodista y columnista de ABC Jaime Campmany, fallecido el pasado mes de junio, revela el grado de mezquindad y la doble moral de quienes sólo entienden la libertad de expresión en beneficio propio o al servicio de sus intereses partidistas. Los insultos dedicados a Campmany, sin duda uno de los grandes nombres del periodismo del siglo XX- -aunque le moleste a la izquierda más intolerante- retratan a sus censores, marcados por el sectarismo trasnochado y el más rancio revanchismo. Por supuesto, ni PSOE ni IU se opusieron a la propuesta del PP de dedicarle una calle a Eduardo Haro Tecglen. ABC se niega a entrar en polémicas absurdas sobre la valía profesional de un periodista cuya trayectoria no admite discusión alguna, pero se ve obligado a defender la verdad frente a la insidia y la mentira de quienes, como Rosa León, le han tachado de verdugo de actores Vil acusación que Jaime, desde su atalaya celestial, habrá recibido, sin embargo, alborozado al comprobar cómo- -allí abajo- -sigue irritando a una legión de mediocres. L LA MONARQUÍA DE TODOS tá en condiciones de aportar muchas cosas durante los OY se cumplen treinta años desde que comenzó próximos años a la convivencia civil. Las palabras reiteel reinado de Don Juan Carlos I. Se trata, ciertaradas de Don Juan Carlos (así como, en más de una ocamente, de la historia de un éxito como refleja sión, las del Príncipe de Asturias) sintonizan plenamenel número extraordinario que publica ABC. La Monarte con el criterio de una inmensa mayoría social. El éxito quía parlamentaria forma política del Estado de de la España constitucional exige que se preserve la uniacuerdo con el artículo 1.3 de la Constitución) es ahora dad de acción entre los muchos millones de españoles una venturosa realidad, mediante el encaje de una instique compartimos este proyecto de vida en común. tución fundada en la legitimidad histórica dentro de un sistema plenamente democrático. Además, la Corona inDespués de un largo periodo de aislamiento España está corpora una fuente propia de legitimación en el plano hoy día integrada en los foros internacionales con masociológico: desde que existen datos fidedignos al respecyor capacidad de decisión. Miembro de primera fila de la to, es la institución más valorada y que inspira un mayor Unión Europea, con presencia relevante en la OTAN y nivel de confianza a la gran mayoría de los ciudadanos. en otras organizaciones, sede de reuniones del más alto Los españoles perciben en la persona del Monarca la exnivel mundial, nuestro país ha sabido situarse en el lupresión simbólica de una etapa muy favorable para la gar que le corresponde, al lado de sus aliados naturales. convivencia en paz y en libertad. En este contexto, es Convendría que la política exterior no estuviera sujeta oportuno resaltar el papel fundamental que ha desempea vaivenes partidistas para consolidar y reforzar esta ñado y desempeña Don Juan Carlos en el ejercicio riguroposición en el mundo. Según criterio unánime, el Rey es so y ejemplar de las funciones que le atribuye el artículo el mejor embajador de España y su prestigio personal 56 de la norma fundamental: el Rey es símbolo de unidad contribuye decisivamente a la imagen favorable que el y permanencia (confirmadas por el nacimiento reciente país ofrece en el extranjero. El progreso económico y la de la Infanta Doña Leonor) así como árbitro y moderapaz social son logros evidentes que refuerzan el equilidor del funcionamiento regular de las instituciones. Se brio de una sociedad de clases medias, activa y emprenhan sucedido gobiernos de uno y de otro signo político, dedora, que rechaza por eso mismo cualquier género de momentos de alegría colectiva y días de dolor derivados aventuras y radicalismos. En estos treinta años se ha de los crímenes terroristas, épocas de bonanza y tiempos duplicado el PIB por habitante en términos reales y se de incertidumbre... En todos ellos, la nación ha contado ha acelerado el proceso de convergencia con los Estados con la presencia y el aliento, con la palabra justa y el tono más desarrollados. Las empresas esapropiado del primero de los españoles, que sabe ejercer con gravedad y El Rey ha sabido ejercer pañolas tienen en marcha proyectos ambiciosos de expansión, sin que la mesura la delicada tarea que le correscon gravedad y mesura la preferencia genuina hacia Iberoponde en una sociedad plural y dináamérica sea obstáculo para que aumica, compleja como pocas en su didelicada tarea que le mente su presencia en los mercados mensión social y territorial. más cualificados y exigentes. Todo corresponde en una A lo largo de treinta años, la democraesto era inimaginable en aquellos cia constitucional se ha afianzado codías de incertidumbre en que comensociedad plural y mo la única forma de Estado que se zaba el reinado de Don Juan Carlos, corresponde con las exigencias polítidinámica, compleja como lo mismo que el paso- -no exento de cas y morales del tiempo histórico problemas- -desde un país de emipocas en su dimensión que vivimos. Sobra, sin duda, crispagración a un país que recibe un núción en la confrontación partidista mero considerable de inmigrantes. social y territorial del día a día. Se echa de menos un reVivimos en una sociedad abierta, forzamiento de la sociedad civil para con sus ventajas e inconvenientes, evitar el monopolio de los partidos en la vida pública. cuyas pautas de comportamiento son equiparables a las Pero se trata de fenómenos comunes a todas las democrade otras grandes naciones europeas. Para consolidar cias contemporáneas y es razonable confiar en el efecto los logros alcanzados es imprescindible garantizar una benéfico que supone el ejercicio de las libertades para la educación de calidad, reconocer el mérito y el esfuerzo formación de una ciudadanía crítica y participativa. En y dar una oportunidad para el trabajo a las generaciocambio, los extremismos y populismos de todo signo nes futuras. En fin, lejos de antiguos recelos e incom (que alcanzan notables resultados en otros países europrensiones, la cultura en español (en especial, una lenpeos) ocupan en nuestro sistema posiciones muy margigua compartida con millones de hispanohablantes) es nales. El protagonismo de Don Juan Carlos en aquel ya ahora un activo de primer orden, como ha sabido entenlejano 23- F refleja de forma nítida la apuesta de los espader desde el primer momento la Corona. ñoles en favor del pluralismo democrático. Pero más imEl balance de estos treinta años resulta, sin duda, muy portante todavía es la normalidad con que se despliegan positivo. Estamos viviendo una etapa que cuenta entre el debate público y parlamentario y las consultas electolas mejores de la historia larga y fecunda de la nación rales aunque- -por desgracia- -el ejercicio de la libertad española. Por ello mismo, la opinión pública exige de en algunas zonas de España está sometido todavía a presus gobernantes que sean capaces de asumir la responsasiones intolerables. Se ha construido un modelo territobilidad que les corresponde. Con la ayuda inestimable rial con alto nivel de descentralización, justificado por la de Doña Sofía, el Rey ha sabido encarnar la esperanza y concurrencia de los principios de unidad y autonomía y la ilusión de una España situada ya a la altura de nuesbasado en el fundamento inalterable de la soberanía natro tiempo histórico. Todos los españoles de bien reconocional. Está abierto un desafío grave a esta forma de orgacen esta labor excepcional con el respeto y el afecto que nización territorial del Estado: por ello, es oportuno remerece la figura de Don Juan Carlos en este trigésimo afirmar en un día como hoy la plena validez de un sisteaniversario. ma constitucional que- -sin dogmatismo ni rigidez- -es- H José Bono EPA EL GOBIERNO SIEMPRE LLAMA DOS VECES L A carrera de los Ministerios de Exteriores y Defensa por lograr la suspensión de la ejecución de Francisco Larrañaga, condenado a pena de muerte en Filipinas, vivió ayer un episodio revelador de la descoordinación del Gobierno. Los esfuerzos diplomáticos de José Bono y Miguel Ángel Moratinos parecen contraprogramarse en una carrera en la que, unos y otros, rivalizan por apuntarse el éxito de la medida de gracia. Tras reunirse con la presidenta de Filipinas, Bono llamó ayer a la madre de Larrañaga para comunicarle lo que ya le había comunicado Moratinos el pasado septiembre: que mientras Gloria Macapagal siguiera en el Gobierno de Manila su hijo no sería ejecutado. Poco después, Exteriores volvía a ponerse en contacto con la familia del reo para decirle que la situación no había cambiado y que todo estaba igual que hace dos meses. Doble llamada para un mismo mensaje. Vías paralelas para una sola misión humanitaria que, de tanto desdoblarse, provoca interferencias.