Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes FÚTBOL INTERNACIONAL LUNES 21 11 2005 ABC Durante años debieron soportar la alargada sombra de Cruyff, que traspasó su calidad al banquillo del Barcelona. Era injusto. Porque Hiddink y Beenhakker lo habían demostrado con títulos. Australia y Trinidad y Tobago los han vuelto a poner en su sitio, en la parrilla del Mundial Australia destaca la dureza en el trabajo de Hiddink, que superó las quejas de los jugadores Trinidad y Tobago ensalza la convicción en un éxito difícil que Beenhakker les inyectó triones, Corea del Sur. Echó a España (y a Camacho) en cuartos de final y colocó a los coreanos en semifinales. Perdieron con Alemania, pero la hazaña es difícilmente repetible. Se le ofreció renovar e incluso la nacionalidad. Guus no quiso. Tres años después, Australia sabía donde se agarraba. A la Harley- Davidson de Guus. Las otras naranjas mecánicas TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Los nacidos en los Países Bajos son conocidos por una máxima: Cuando un holandés se propone algo, lo consigue Guus Hiddink y Leo Beenhakker son exponentes de esa capacidad teñida de voluntad. Ese lema se escuchaba en Holanda cuando Leo triunfó en el Real Madrid, después de dirigir al Ajax, al Feyenoord y al Zaragoza. Una frase que su país rememora ahora, al clasificar a Trinidad y Tobago para un Mundial por vez primera en su historia. Una máxima que Hiddink también ha confirmado a lo largo de su vida, en el PSV, en el Valencia, en el Madrid, en la selección de Corea del Sur y ahora, en la australiana. Los holandeses encubren su objetivo con la humildad. Los éxitos verbales los dejan para quienes después les elogian. Es una misión imposible decía Hiddink cuando, en julio, recibió la propuesta de dirigir a Australia con el fin de clasificarla para el Mundial. Los verdeamarelha del Pacífico estaban a punto de perder el avión de Alemania 2006. Trinidad sumaba un punto de nueve Beenhakker también sufre la ambivalencia de sentirse un doble héroe nacional. Trinidad y Tobago, tierra de velocistas atléticos, disputa con Holanda la idolatría por ese otro trotamundos de los Países Bajos. Un país de un millón de habitantes al que el balón siempre le pareció un bicho rodante. Cuando firmó su contrato como seleccionador, el 5 de abril, Trinidad y Tobago sumaba un punto en tres partidos del grupo centroamericano. Es el tipo de reto que me gusta Contra todo pronóstico, lo hizo realidad. Llevo cuarenta años en el fútbol, he vivido grandes momentos y esto es un sueño manifestaba Leo. Como los australianos, los jugadores centroamericanos destacaron su constancia en el trabajo y su confianza en alcanzar el objetivo como las claves del triunfo. Para que aprendan otros. Son las otras naranjas mecánicas. Guus Hiddink AP Leo Beenhakker AFP Guus sabe conseguir resultados Sabían a qué puerta llamaban. Guus es un especialista en salvar naves del hundimiento. Sólo pidió una cosa: compaginar ese trabajo con el PSV. Realizó ambas labores a la perfección. Ha mantenido al Eindhoven en el liderato holandés y ha logrado romper la tradición de la Copa del Mundo. Eliminó a un histórico, Uruguay, y se convirtió en el nuevo héroe nacional de Australia, que no disputa un Mundial precisamente desde Alemania 74. Harry Kewell y Mark Viduka, jugadores del fútbol europeo, fueron su primer apoyo para revolucionar a esta selección. Hubo quejas de ciertos jugado- res por la intensidad de su trabajo. Tocado el cielo, aquellos quejicas subrayaron: Sabe conseguir resultados Tras demostrarlo en los clubes, Hiddink enseñó su valía a nivel de selecciones en Francia 98. Guió a Holanda hasta las semifinales. No pisó la final porque Brasil la eliminó en los penaltis. Pero su hito, el que Australia deseaba emular, lo protagonizó en el año 2002 con uno de los equipos anfi- El Fiorentina caza al Milán con la escopeta de Luca Toni Dos ex madridistas (Figo y Cambiasso) marcaron los goles de la victoria del Inter ante el Parma, club que todavía no es de Lorenzo Sanz y que se hunde a dos puntos del descenso ALBERTO CERRUTTI MILÁN. El Fiorentina confirmó su resurgimiento en el fútbol italiano, después de la crisis económica y del descenso sufrido años atrás, con una victoria sobre el Milán (3- 1) que le equipara en la clasificación con el equipo rojinegro. De la mano de Prandelli y con los goles de Luca Toni (dos ayer) la Fiore demostró su potencial y frenó las aspiraciones milanistas de acercarse al imparable Juventus. El goleador de la Liga- -quince tantos- -y de la selección italiana impuso su ley. Adelantó a los locales a los diez minutos, con un tanto de cabeza. La reacción del conjunto de Ancelotti la tradujo Gilardino con otro testarazo que significó la igualada en el ecuador del primer tiempo. El 2- 1 llegó en un momento clave, a los 35 segundos del segundo periodo, en un remate de Jorgensen. El Milán se lanzó entonces a un ataque feroz, pero fueron los pupilos de Prandelli, al contragolpe, quienes mejor jugaron. Toni Luca, con otro cabezazo sentenció el choque. El Inter, con goles de Figo y Cambiasso, complica aún más la situación del Parma. Resultados: Chievo, 1; Ascoli, 1. Fiorentina, 3; Milán, 1. Lecce, 3; Siena, 0. Livorno, 2; Empoli, 0. Reggina, 3; Cagliari, 1. Sampdoria, 2; Lazio, 0. Treviso, 2; Palermo, 2. Inter, 2; Parma, 0. Roma, 1; Juventus, 4. Udinese, 1; Messina, 0. Clasificación: 1. Juventus, 33; 2. Milán, 28. 3. Fiorentina, 28; 4. Inter, 23; 5. Livorno, 21. Inglaterra: Tottenham, 1; West Ham, 1. Middlebrough, 3; Fulham, 2. Clasificación: 1, Chelsea, 34, 2, Wigan, 25; 3, Manchester United, 24. Alemania: Stuttgart, 2; Hannover, 2. Hamburgo, 2; Duisburgo, 0. Clasificación: 1, Bayern, 34; 2, Werder Bremen, 29; 3, Hamburgo, 28. Luca Toni marca su segundo gol ante el Milán EPA