Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes LUNES 21 11 2005 ABC Primero fue a Johan Cruyff. Luego, a Diego Armando Maradona. Y el sábado el coliseo blanco se rindió ante las genialidades y los espectaculares goles del brasileño. Fue la guinda a una semana en la que posó con el Balón de Oro que le acredita como el mejor jugador de Europa. Y su actuación le puede valer de nuevo el FIFA Player que reconoce al mejor jugador del mundo Ronaldinho, del Bernabéu al cielo TEXTO ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Lo del Bernabéu no fue más que la confirmación de un jugador que está varios peldaños por encima del resto. Por si a alguien le quedaba alguna duda, Ronaldinho es, en estos momentos, el mejor. Barcelona amanecía ayer con la resaca de un triunfo histórico, más por la forma que por el resultado. Se agotaron todos los periódicos, incluso los de supuesta tendencia madridista. Y en todos ellos, un protagonista por encima del resto: Ronaldinho. Jamás lo voy a olvidar. Ha sido perfecto. En pocos momentos la carrera de un jugador puede pasar por esto decía el brasileño en la zona mixta del Santiago Bernabéu una vez concluido el partido. No es para menos. Ronaldinho estuvo sensacional, pletórico, imparable. Se puso el traje de galáctico -él sí que ha demostrado serlo- -y encandiló a una afición que supo responder con elegancia, pese al resquemor que supone reconocer que el eterno rival te pasa por encima de forma humillante y sin reparos. Ronaldinho forma parte de los elegidos. En su día fueron Johan Cruyff y Diego Armando Maradona los azulgrana que enamoraron en Chamartín. Desde entonces han pasado excelentes jugadores por las filas del Barcelona, pero ninguno ha llegado a este nivel. Pudo ser del Madrid Es un futbolista genial. Es recomendable que la gente se acerque al campo de La Masía para ver hasta dónde puede llegar con el balón. Supera todos los retos, como el del sábado. El 10 del Barça pudo ser el 10 del Madrid. Estaba todo perfilado y sólo faltaba la firma. Florentino Pérez le tenía atado y le pidió que esperara un año, demasiado tiempo. Esa temporada, Florentino contrataba a Beckham, que curiosamente era la principal baza de Joan Laporta para las elecciones de ese mismo año. Laporta dio un golpe de efecto y, gracias a la amistad entre Sandro Rosell- -ex vicepresidente deportivo del Barça- -y Ronaldinho, el brasileño acabó en Can Barça Antes ya había despuntado en el Gremio de Porto Alegre (su ciudad natal) y en el París Saint- Germain, aunque tardó seis meses en debutar en Euro- Jamás lo voy a olvidar, ha sido perfecto. En pocos momentos la carrera de un jugador puede pasar por esto comentaba emocionado el brasileño pa por las diferencias financieras entre su club de origen y la entidad francesa. Sin embargo, ahora ha llegado su confirmación. Fijo en la selección brasileña, con la que logró el Mundial de Japón y Corea, Ronie como le llaman en el vestuario, ha conquistado a la afición azulgrana... y a la blanca. Posó esta semana con el Balón de Oro y puso la guinda en el clásico. Y eso que no empezaron del todo bien las cosas esta campaña e incluso perdió su contagiosa sonrisa. La ha recuperado y ahora ríe a carcajadas. La afición reventó ayer La Masía para ver y jalear a los héroes de Madrid E. Y. BARCELONA. Con la victoria se desató la euforia. Barcelona fue una fiesta en la madrugada del domingo y miles de aficionados salieron a la calle para festejar el triunfo. Canaletas volvió a ser el punto de encuentro. Petardos, trompetas, gritos... Similar a la celebración de un título, aunque con menos asistencia. Pasada la una de la madrugada llegó al aeropuerto de El Prat la expedición azulgrana, que fue recibida por algó más de mil personas que esperaban con cánticos de júbilo y reproduciendo la famosa e inoportuna frase de Eto o repetidamente. La euforia todavía duraba ayer. A las instalaciones de La Masía se acercaron más aficionados de lo habitual para asistir al entrenamiento, que fue suave y distendido, claro ejemplo del ambiente que se respira en el vestuario. Fue una jornada de reflexión para Frank Rijkaard, que ya prepara el partido de Liga de Campeones de mañana ante el Werder Bremen. El técnico, en una declaraciones a Catalunya Radio, aseguró estar muy contento y destacó la buena imagen del equipo en las últimas jornadas: En algún momento estamos jugando de memoria. Y si funciona bien el colectivo, salen las cualidades individuales. Estamos muy felices resaltó. En la misma línea estuvo Deco, que insistió en el excelente momento del conjunto azulgrana: Me quedo con la manera en la que jugamos, fue una gran exhibición. Pero sólo es eso, un partido. La vida sigue y ya pensamos en ganar el próximo encuentro El 10 azulgrana celebra uno de sus dos tantos en el Santiago Bernabéu