Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 21 11 2005 ABC CLÁSICA JJ. MM. de Madrid Obras de Bruch, Schubert y Brahms. Intérpretes: Lithuanian National Symphony Orchestra. Director: R. Servenikas. Solistas: M. Maisky (violonchelo) y J. Rachlin (violín viola) Lugar: Auditorio Nacional, Madrid ÉXITO DE LOS LITUANOS ANTONIO IGLESIAS a Orquesta Sinfónica Nacional de Lituania es una gran agrupación en todas sus familias, la cuerda muy en particular, que suena acoplada y hasta con brotes personales muy evidentes, conducida por el talento y eficaces indicaciones como las que nos mostró, dentro de una traducción escolástica muy encomiable, la batuta experta del también lituano Robertas Servenikas, en su concierto de la tarde del martes, dentro del ciclo de Juventudes Musicales de Madrid, en la sala grande de nuestro Auditorio. La Quinta Sinfonía candorosa y genial a un tiempo, de Franz Schubert, encerrada en un sandwich Max Bruch, hermoso emparedado formado por su Romanza para viola y orquesta, Op. 85 y la Kol Nidrei, para violonchelo y orquesta, Op. 47 llegaron con sus perfumes románticos al público, que intensificó su aplauso a los solistas, el violista lituano Julian Rachlin, excelente su dosificación expresiva por cantidad y calidad, y al gran violonchelista ruso Mischa Maisky, quien, en su exaltación expresiva, rompió una cuerda que, inevitablemente, suspendió su bellísimo discurso en los contados minutos de la sustitución. Pero el gran tanto de la sesión nos llegaría en la segunda parte con el Doble concerto en La menor para violín, violonchelo y orquesta, Op. 102 de Brahms, del que conservaremos el mjor recuerdo, no ya por la magnífica colaboración de los dos solistas, sino por la entregada labor del conjunto y batuta. L El compositor George Benjamin, en la presentación del ciclo de la ONE IGNACIO GIL La II Carta blanca de la ONE presenta la trayectoria musical de George Benjamin El compositor recuerda durante dos semanas a sus maestros y revisa su propia obra b Uno de los momentos cumbre lo representa la improvisación que realizará Benjamin al piano poniendo música a la película Nosferatu en la Filmoteca Española SUSANA GAVIÑA MADRID. La II Carta blanca, que organiza la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE) dentro de su temporada, comienza mañana; al menos musicalmente, pues el primer acto, un encuentro con el compositor que se ha hecho cargo este año de este capítulo, tuvo lugar el pasado jueves en la Residencia de Estudiantes. El decano de los compositores vivos, Hans Werner Henze, fue el encargado de abrir el pasado año este apartado, en el que un compositor dirige artísticamente durante varias semanas los destinos de la agrupación nacional, eligiendo tanto los programas como a los intérpretes. Éste ha cedido ahora el testigo a un músico unas cuantas generaciones más jóvenes: George Benjamin. A pesar de su juventud- -nació en 1960 en Londres- Benjamin está con- siderado entre la élite de los compositores internacionales, y su talento fue ya alabado cuando apenas había cumplido veinte años por músicos de la talla de Ligeti, Messiaen o Boulez. El propio director artístico de la OCNE, Josep Pons, no podía ocultar su entusiasmo al presentar al compositor británico, afirmando que contar con una figura como Benjamin sitúa a Madrid entre las capitales musicales más importantes del mundo, como Berlín o Londres El catálogo de sus obras está presente en todas las grandes orquestas del mundo indica. El compositor, pianista y director de orquesta británico ha programado un amplio abanico de su música- -de cámara, sinfónica e improvisación- Entre las partituras que se podrán escuchar se encuentran obras de Stranviski, Knusssen, Debussy, Messiaen, Boulez, Goehr y el propio Benjamin. Para esta Carta blanca he elegido la música que está cerca de mi corazón- -confiesa el músico- No está toda, pero sí una buena parte de la que me ha impactado Entre ellas, las de algunos que fueron grandes maestros para Benjamin. Debussy y Stravinski fue- ron muy queridos para mí desde mi más tierna infancia. Además, representaron un papel muy importante a la hora de formar la música de la modernidad Entre sus profesores, menciona a Oliver Messiaen a quien conocí en Londres en 1975, cuando yo tenía 15 años Y señala a Alexander Goehr, como mi segundo maestro Con Boulez, además de una gran amistad, asegura que mantiene una gran deuda musical Destaca en la programación la presencia de un compositor español, Roberto Gerhard, del que se escuchará la obra Libra Una de las citas más interesantes, por ser poco frecuente en la trayectoria del compositor británico, es la improvisación que realizará al piano, en la Filmoteca Nacional (23 de noviembre) para poner música en directo a la película Nosferatu de Murneau. Es algo que hago una o dos veces al año solamente Si bien afirma que en estas improvisaciones no incluye una nota de sus obras, tampoco se podrán apreciar en esta intervención ni convencionalismos ni clichés. Yo respondo directamente a lo que veo en la pantalla, y si me toca, entonces será buena