Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 11 2005 Sociedad 51 Medio Ambiente Un nuevo atlas de los lagos de África revela la pérdida de superficie de estas masas de agua Imágenes de satélite reflejan drásticos cambios en gran parte de los lagos del continente b El lago Victoria ha bajado un Los más afectados Lago Victoria. El lago, con unos 30 millones de personas viviendo en sus cercanías, soporta una de las más densas, pero también de las más pobres, poblaciones en el mundo. Alrededor de 1.200 personas por kilómetro cuadrado viven alrededor de este lago. Sus ingresos medios anuales no superan los 250 euros. Y se espera que en las próximas dos décadas vivan en esa zona 5 millones de personas más. El nivel del agua del lago creció sólo en 1998 como resultado de las lluvias provocadas por El Niño, pero desde principios de los 90 ha decrecido aproximadamente un metro. Lago Djoudj. Localizado a 60 kilómetros de San Luis, en Senegal, este lago es el hogar para tres millones de aves, como el gran pelícano blanco y la avutarda árabe. En su día fue un conjunto de lagos transparentes rodeados de arroyos, charcas y remansos. Las imágenes del Atlas subrayan cómo el lago y el área que lo rodea han cambiado dramáticamente desde la construcciónen 1986 de la presa de Diama, a 23 kilómetros de la desembocadura del río Senegal. dos los continentes. Por ello, las capturas de peces en agua dulce rondan los 1,4 millones de toneladas anuales, de las que un 14 por ciento proceden de Egipto. Sin embargo, las presas en los ríos de todo el continente junto al vertido de aguas residuales no tratadas y la contaminación industrial han reducido considerablemente las capturas, particularmente en el Delta del Nilo y el Lago Chad. metro su nivel desde principios de los años 90, mientras que el lago Chad ha perdido el 90 por ciento del área que ocupaba A. ACOSTA MADRID. Los dramáticos y, en algunos casos, dañinos cambios ambientales que están experimentando los lagos africanos han sido objeto de un riguroso análisis por parte del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) que ha tenido como resultado la edición de un nuevo atlas donde se comparan espectaculares imágenes de satélite de las últimas décadas con otras más actuales. Con sólo un golpe de vista se puede apreciar la disminución en el área que ocupaban estas masas de agua o los cambios de fisonomía debido a la construcción de presas o diques. Así, por ejemplo, el rápido encogimiento del Lago Songor, en Ghana, en parte como resultado de la producción intensiva de sal, y los extraordinarios cambios en todo el sistema del río Zambezi debido a la construcción de la presa de Cabora Basa comparten páginas con imágenes más vistas como la disminución en casi un 90 por ciento del área que ocupaba el Lago Chad. Otros impactos, algunos naturales y otros causados por la mano del hombre y que sólo pueden ser verdaderamente apreciados desde el espacio, incluyen la creciente deforestación alrededor del Lago Nakuru en Kenya. Además, estas imágenes han permitido detallar la caída de los niveles de agua del Lago Victoria. El mayor lago de agua dulce del continenente ha perdido en torno a un metro de su nivel sólo desde principios de los años 90. Aunque el Pnuma reconoce que el número preciso de lagos en África, tanto naturales como artificiales (embalses y reservas) es desconocido, la base de datos de los lagos del mundo lo cifra en 677. En el mundo se estima que existen 50.000 lagos naturales y 7.500 artificiales. En África, Uganda tiene el mayor número, con 69, seguido de Kenya (64) Camerún (59) Tanzania (49) y Etiopía (46) Gabón, con ocho lagos, está a la cola, por detrás de Botswana (12) y Malawi (13) En total, África suma en sus grandes lagos 30.000 kilómetros cúbicos de agua, el mayor volumen de to- Humedales en declive Los humedales, normalmente asociados a lagos y sistemas de cuenca, son importantes para la vida salvaje, el abastecimiento de agua y para filtrar contaminantes. No obstante, muchos han sido drenados como una medida de control de plagas o para la agricultura. Níger, por ejemplo, ha perdido más del 80 por ciento de sus humedales de agua dulce en los últimos veinte años. Cerca del 90 por ciento del agua en África se utiliza en la agricultura, pero entre 40 y el 60 por ciento se pierde por filtraciones y evaporación. El lago Songor, cuyas imágenes acompañan esta información, una laguna costera salobre en Ghana, emerge como uno de los más dramáticos Las imágenes demuestran el rápido encogimiento del Lago Songor, en Ghana, en parte como resultado de la producción intensiva de sal. La extracción de agua para la agricultura de los ríos ha sido un factor añadido para su regresión cambios visuales en este nuevo Atlas. Este lago da cobijo a muchas especies de peces y también a tortugas que están consideradas como amenazadas, como la tortuga olivácea y la verde, así como importantes poblaciones de aves. En diciembre de 1990 se veía como una sólida masa azul de agua de unos 74 kilómetros cuadrados. Pero en diciembre de 2000, la masa de agua es una pálida sombra de lo que era. La producción intensiva de sal y la evaporación en su extremo oeste son los culpables de este cambio en su fisonomía. La extracción de agua para la agricultura de los ríos de los que se nutre, el Sege y el Zano, también ha tenido su parte de culpa.