Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 LUNES 21 11 2005 ABC Madrid Los clanes de la droga asentados en la Cañada Real recaudan unos 900.000 euros al mes El negocio lo mueve una decena de familias gitanas que llevan décadas instaladas en Vallecas Celsa, luego en La Rosilla y de ahí recalaron en Las Barranquillas. Siguen sin dejar el distrito y desde hace 18 meses se han hecho fuertes en la Cañada M. J. ÁLVAREZ MADRID. Es un negocio redondo. Los clanes de la droga que manejan este ilícito comercio y que abastecen el mercado de compra- venta de estupefacientes, no sólo en la región sino en buena parte del territorio nacional, están asentados desde hace años en Villa de Vallecas. No tienen el más mínimo escrúpulo en lucrarse, aunque sea a costa de las desgracias que provocan a quienes están atrapados en este infierno, a los que incluso conocen- machacas ya que trabajan para ellos. Estas bandas de narcotraficantes son, básicamente, las de siempre. Se han ido desplazando por la capital, a medida que las administraciones han ido desmantelando los núcleos chabolistas y de marginación, a zonas similares para instalar sus puntos de venta al público. Así, el castigado distrito de Villa de Vallecas, a la cola del desarrollo económico, social y cultural de Madrid, junto a su vecino, Puente de Vallecas, tienen al enemigo muy cerca: en su propia casa, particularmente el primero. Estas redes, integradas por grupos familiares de etnia gitana, llevan varias décadas con una única especialidad: el tráfico de estupefacientes. b Se instalaron en La Los toxicómanos más deteriorados viven permanentemente en Las Barranquillas. Algunos llevan años sin salir JULIAN DE DOMINGO Puntos de venta de droga A 3 Villa de Vallecas Covibar Sucursales que vienen y van Primero abrieron sucursales en La Celsa y La Rosilla, y al derribar las excavadoras las chabolas no abandonaron su modo de vida: lo trasladaron a la zona de antiguos huertos de Las Barranquillas, donde se hicieron fuertes. En la actualidad tienen instalados 70 puntos de venta de heroína y cocaína de buena calidad, indicaron a ABC fuentes de la Comisaría de Villa de Vallecas. Sin embargo, como es obvio, no todas las favelas de este foco de exclusión se dedican a dar salida a los alucinógenos. Los puntos de venta, a pesar de su frágil apariencia, tienen las paredes blindadas, al igual que las puertas de acceso, de madera maciza, con un lámina de acero en su interior. El vigilante o machaca el esclavo del encargado del negocio, abierto las 24 horas al día, tiene como misión captar a clientes para su jefe y llevarles hasta su despacho Cuando esto sucede, al comprador le franquean la primera entrada y accede a otro habitáculo con otra cancela. Allí, otra persona le cobra la droga por anticipado y se la Mercamadrid M 45 Valdemingómez A 3 Las Barranquillas Compra- venta al por menor M 50 Cañada Real Compra- venta al por mayor M 50 Parque Regional del Sureste Los puntos de venta al por mayor están tras muros como este entrega a través de una pequeña ventanilla, como la de las farmacias de guardia Tras ella se encuentra el empleado de turno- -al que no ve el cliente- -quien, provisto de una báscula de precisión y un bloc, pesa y anota las salidas del producto y las entradas de dinero y le rinde cuentas al cabecilla. La recaudación que obtienen a diario JAVIER PRIETO no es tan cuantiosa como antaño, entre otros motivos, por estar encajonado por los nuevos desarrollos urbanísticos y vías de comunicación. De ahí que los clanes de la droga empezasen a abrir nuevas filiales hace año y medio para dar continuidad a su actividad en la Cañada Real Galiana, una zona plagada de construcciones ilegales en donde viven, habitualmente, los encargados del negocio- -una decena de familias gitanas- -que ven engordar sus ingresos ante el doble negocio: al por mayor, en la nueva zona elegida, junto al kilómetro 14 de la A- 3, y, al por menor, en Barranquillas. En este último lugar, si en la época de vacas gordas la recaudación diaria rondaba