Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional LUNES 21 11 2005 ABC LECH WALESA Ex presidente de Polonia y Premio Nobel de la Paz La ONU no tiene ningún liderazgo moral y político en el mundo Gracias a la UE, la caída de Polonia se detuvo apuntó el ex presidente de Polonia, Lech Walesa. En una entrevista a ABC, el Premio Nobel de la Paz niega la existencia de cárceles de la CIA en el este de Europa y reclama nuevas estructuras para el mundo globalizado TEXTO: JESÚS BASTANTE FOTO: CHEMA BARROSO Un muerto y decenas de heridos en la jornada electoral egipcia b Peleas entre miembros de dife- rentes partidos y detención de candidatos islamistas en la segunda fase de los comicios parlamentarios que concluirán en diciembre DPA EL CAIRO. En la segunda etapa de las elecciones parlamentarias en Egipto, ayer se registraron en varias provincias enfrentamientos violentos que dejaron un muerto y decenas de heridos. En Alejandría, un joven fue apuñalado cuando intentaba poner fin a una pelea entre seguidores de diferentes partidos, según fuentes de seguridad. En un primer momento se había informado que el fallecido era el chófer de un candidato independiente. Mientras, en todo el país resultaron heridas decenas de personas, entre las que se encontraban varios policías, informó el Ministerio del Interior en El Cairo. En algunas provincias, simpatizantes del gubernamental Partido Nacional Democrático, del presidente Hosni Mubarak, se enfrentaron a miembros de los Hermanos Musulmanes. En Damanhur, los seguidores del partido de Mubarak se pelearon entre ellos con un saldo de nueve personas heridas. Un abogado de los Hermanos Musulmanes, que presentó a 150 candidatos en todo el país, señaló que la Policía detuvo en cuatro provincias en esta jornada electoral a 360 partidarios del movimiento islamista cuando se dirigían a los colegios asignados para depositar su voto. Entretanto, las fuerzas de seguridad admitieron haber detenido a decenas de miembros de los Hermanos Musulmanes en todo el país. La tercera y última etapa de las elecciones tendrá lugar el 1 de diciembre. De los 454 diputados en el Parlamento, 444 son elegidos y los diez restantes son nombrados por el presidente. MADRID. El ex presidente polaco, Lech Walesa, ha visitado nuestro país para participar en el VII Congreso Católicos y Vida Pública en el que ha disertado sobre La lucha por la libertad en nuestro tiempo al tiempo que ha participado en el homenaje a Juan Pablo II. Walesa reflexiona para ABC sobre la situación en Polonia y el futuro de la sociedad globalizada. ¿Cómo valora el cambio político en Polonia? -Creo que será igual de pacífico que en el resto de países democráticos, porque los principios básicos de la democracia, la cooperación con Europa... todo está establecido y no se va a cambiar. Todo va a ir bien y en buena dirección, al menos al principio. Luego ya veremos. -Los hermanos Kaczynski... ¿son sus herederos? -Sí. Hemos trabajado juntos desde hace muchos años. Toda su vida lucharon por conseguir el poder. Eso no se puede considerar malo, pero hay una pregunta. ¿Únicamente querían satisfacer sus ambiciones o hacer algo bueno, patriótico, para Polonia? Si, como patriotas, quieren solucionar los problemas, pues hay que ayudar. Pero si sólo quisieran satisfacer sus ambiciones, y no supieran qué hacer con el poder conseguido, pueden perder. -En su intervención en el Congreso, ha hablado sobre los poderes globales y la necesidad de encontrar una relación estable entre los países. En este contexto, ¿qué papel juegan las Naciones Unidas? -La ONU no tiene ningún liderazgo desde el punto de vista moral y político. En realidad, no existe ese liderazgo en el mundo. Tras la caída del comunismo, ya no sirven la viejas estructuras, y debemos reforzar o cambiar las que tenemos. Naciones Unidas no cuenta con una estructura adecuada. -Volviendo a Polonia. ¿Apostaría por afianzar las relaciones de su país con los estados de la Unión Europea o dar prioridad a las relaciones trasatlánticas? -Nosotros vivimos en Europa, y siempre hemos estado más cerca del continente que de Nueva York, aunque debemos tener buenas relaciones con Estados Unidos, sobre todo a nivel económico. Hay muchos polacos en los Estados Unidos, y Europa necesita a América, sobre todo ahora, cuando tenemos muchos asuntos pendientes. Está bien que EE. UU. vigile el orden mundial. Tenemos buenas relaciones con Esta- El ex presidente polaco en un momento de la entrevista dos Unidos, pero nos vamos a desarrollar dentro de Europa, y eso es lo más importante. Es cierto que Polonia apoyó a EE. UU. en el conflicto de Irak, y por eso se dijo que éramos pro americanos, y no es así. Sí puede ser que nosotros sintamos mejor las amenazas, y había una amenaza real después del 11- S. El mundo se encontró con movimientos, rebeliones... que había que cortar decididamente. Por eso apoyamos a EEUU, sabiendo que la ONU no podía hacer nada. A pesar de este apoyo, los Estados Unidos no nos trataron del todo bien, por no decir que perdieron más de lo que ganaron. Perdieron muchos amigos en Polonia. ¿Qué balance hace del ingreso de Polonia en la UE? -Hasta el momento del ingreso de Polonia en la Unión Europea, el país vivía una caída tremenda. Tras el ingreso, esta caída se detuvo, y hemos empezado a levantarnos. Gracias a la UE, ya no vamos cayendo más. -En las últimas semanas, se ha hablado de la existencia de cárceles clandestinas, bajo el auspicio de la CIA, en algunos países del este de Europa, entre ellos Polonia. ¿Cuál es su percepción respecto a esto? -He visto muchas cárceles, yo mismo estuve en unas cuantas cuando luché contra el comunismo. Cuando oí hablar de esto, me puse a pensar si sería posible. Creo, en el 99,9 por ciento que no es verdad. No lo creo, ni lo he creído nunca, que la CIA llegara a eso. Si lo hicieran sería fuera de todas las estructuras y sin que los ciudadanos lo supieran. ¿Podrían haberlo ocultado y hacer una cosa tan clandestina? Tampoco lo creo, aunque no voy a poner la mano en el fuego. Polonia es un país controlado, democrático, hay mucha prensa, periodistas de investigación... lo hubieran encontrado. -Usted conoció profundamente a Juan Pablo II. Ahora acaba de participar en un homenaje a su figura en Madrid. ¿Cree que veremos pronto en los altares al Papa polaco? -No tengo ninguna duda de que Juan Pablo II es un santo. Pero las formalidades son las formalidades, y más en el caso del Vaticano. Cuando se produzca, personalmente me alegraré mucho de haber conocido a un santo. Así será más fácil pedir ayuda al Cielo (risas) Para mí, está claro. Si hubiera alguna duda, sería el primero en pedir la beatificación, pero todo está tan claro, hay tantos testigos, no debería haber ningún problema en declararle santo. Europa necesita a América, sobre todo tras el 11- S. Está bien que EE. UU. vigile el orden mundial