Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional NUEVA ETAPA EN ISRAEL LUNES 21 11 2005 ABC Tel Aviv no está dispuesto a cruzarse de brazos ante la creciente amenaza atómica de Teherán. Dos nuevos submarinos comprados a Alemania se unirán a su particular flota para el temido segundo golpe Delfines nucleares israelíes contra el régimen de Irán TEXTO JUAN CIERCO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Israel lo tiene claro. Las palabras no bastan para detener el programa nuclear iraní. Las negociaciones, a punto de fracasar de manera definitiva entre Teherán y la Unión Europea, no han servido tampoco para evitar soflamas tan incendiarias como las lanzadas por el presidente de Irán a favor de que Israel sea borrado del mapa. Así las cosas, Tel Aviv se centra en lo que casi siempre ha sabido hacer, que no es otra cosa que dotarse del armamento que considera imprescindible para hacer frente a las amenazas de Irán, pero no sólo. Para ello ha vuelto a girar su vista hacia esa Alemania en permanente deuda histórica con los judíos. La misma que hace a diez años selló la venta de tres submarinos a Israel, aunque dos de ellos fueran a la postre entregados gratis a la Armada hebrea en compensación por el trabajo llevado a cabo por compañías germanas para el desarrollo del arsenal iraquí, sobre todo de los misiles Scud lanzados contra Tel Aviv durante la Segunda Guerra del Golfo. En una de sus últimas decisiones antes de abandonar la Cancillería, Gerhard Schröder dio su visto bueno hace sólo unos días a la venta a sus amigos israelíes de otros dos submarinos de clase Delfín U 212 A por un valor de un billón de euros (un tercio del montante será sufragado por Berlín) Bendición de Merkel Angela Merkel, consultada en la distancia corta, ha bendecido la operación, que contó con ciertas reticencias de los Verdes, contrarios a la transformación de los submarinos en plataformas nucleares. Y es que, en efecto, los tres delfines comprados hace una década fueron mejorados por Israel para ser dotados de misiles con cabezas nucleares. La intención, hacer otro tanto con las dos nuevas adquisiciones. El mensaje, claro, diáfano, rotundo para Irán y demás enemigos del Estado sionista: Si nos atacáis con armas nucleares, responderemos con la misma moneda Es aquí donde juegan un papel determinante los submarinos en cuestión. Se trata de poner sobre la mesa, o bajo el mar, la estrategia del segundo golpe que no es sino la capacidad de un país de contraatacar con armas nucleares incluso después de haber sufrido una embestida atómica. Los submarinos Delfín U 212 A son muy difíciles, resulta casi imposible, de detectar y mucho más de ser atacados. Cuentan con dispositivos tecnológicos suficientes para evitar los campos de minas en el mar y los torpedos. Su tripulación alcanza las 35 personas aunque puede ser ampliada a 45. Hace cinco años, el semanario británico The Sunday Times informó de una prueba llevada a cabo por subma- Un joven palestino salta sobre unos neumáticos inc rinos israelíes en las costas de Sri Lanka, durante las cuales lanzaron cuatro misiles preparados para contar con cabezas nucleares. Ni un oficial israelí o responsable político admitió o negó aquella noticia. Nunca lo hacen. El secretismo al respecto es total, sólo violado en una ocasión por el técnico de la central nuclear de Dimona, Mordejai Vanunu, que por ello sería condenado a 18 años