Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 11 2005 23 Israel compra a Alemania submarinos con capacidad para transportar bombas nucleares Las autoridades de Marruecos anuncian la desarticulación de una célula de Al Qaida Bush presiona al presidente Hu Jintao para que instaure más libertades en China El presidente de Estados Unidos aboga en Pekín por los derechos políticos y religiosos b Para alertar de la persecución Compra multimillonaria a Boeing Coincidiendo con la visita de Bush, China ha comprado al gigante norteamericano Boeing 70 aviones 737 por valor de 3.400 millones de euros. Debido al extraordinario crecimiento económico del coloso oriental, su sector aéreo necesitará en los próximos cinco años 700 nuevos aviones, por lo que ocho aerolíneas estatales recibirán este primer pedido entre 2006 y 2008 y, posteriormente, otros 80 aparatos más. Pekín pretende así reducir su desorbitado superávit comercial con Washington, que este año rebasará los 169.858 millones de euros y supone una fuente constante de tensiones diplomáticas. El régimen comunista también se ha comprometido a avanzar en la apreciación de su moneda, que, según EE. UU. se encuentra tan por debajo de su valor, lo que facilita las exportaciones chinas. Bush hizo una mueca, bromeando, cuando encontró una puerta cerrada tras concluir su rueda de prensa en Pekín chos humanos pero advirtió de que este proceso debía reflejar las condiciones nacionales del país al basarse en políticas democráticas con características chinas Debido a las fuertes convicciones espirituales de Bush, los asuntos religiosos ocuparon buena parte de su charla con el dirigente chino. Por ello, el presidente de EE. UU. instó a Hu Jintao a discutir la situación del Tíbet con el Dalai Lama, quien se exilió de la región nueve años después de que Pekín la ocupara en 1951, y a normalizar sus relaciones con el Vaticano, rotas desde hace más de medio siglo. cultos oficiales y persigue a las otras iglesias clandestinas, Bush asistió a una misa protestante en la parroquia de Gangwashi, cercana a la plaza de Tiananmen. Hace no mucho, a la gente no se le permitía ejercer el derecho al culto libremente en esta sociedad, por lo que espero que el Gobierno no tema a los cristianos que se reúnen para rezar a Dios manifestó el mandatario americano, en clara alusión a la reciente condena a tres años de cárcel imAP religiosa del régimen comunista, Bush asistió a una misa protestante en una de las iglesias controladas por el Estado PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. George Bush, el presidente de la única superpotencia mundial actual, Estados Unidos, se reunió ayer cara a cara con su homólogo de China, el país que está destinado a recoger el testigo de la extinta Unión Soviética a la hora de romper la hegemonía internacional de Washington. En este encuentro con el presidente Hu Jintao, Bush presionó al régimen comunista para que instaure más derechos democráticos en el gigante asiático. Animamos a China a seguir realizando una transición histórica hacia una mayor libertad propuso el inquilino de la Casa Blanca en una comparecencia conjunta con Hu Jintao. Sin embargo, y quizás para demostrar que los cambios políticos son mucho más lentos que los económicos en el coloso oriental, dicha rueda de prensa sólo fue convocada para una quincena de grandes medios internacionales que, además, no pudieron hacer preguntas. A pesar de estas precauciones, Bush reveló cuantiosos detalles de su entrevista con Hu Jintao cuando, posteriormente, atendió a los periodistas en su hotel. Hemos hablado de las libertades políticas y religiosas y también de los disidentes que, de manera improcedente, se encuentran encarcelados explicó el mandatario estadounidense. Ante esta demanda, Hu Jintao se comprometió a continuar aumentando constantemente el nivel de los dere- Tíbet y el Vaticano Para llamar la atención sobre la difícil situación religiosa que se vive en el régimen comunista, que tutela varios Animamos a China a seguir realizando una transición histórica hacia una mayor libertad puesta a un pastor protestante por imprimir la Biblia sin el pertinente permiso de Pekín. Con respecto a otros temas de política internacional, Hu Jintao y Bush expresaron su voluntad de trabajar juntos en la guerra antiterrorista y en la solución de la crisis nuclear de Corea del Norte. Por su parte, el mandatario chino volvió a dejar muy claro que no toleraremos la independencia de Taiwán la isla que Pekín reclama desde el fin de la Guerra Civil en 1949 y cuyo principal suministrador de armas es Washington. Finalmente, China colaborará con EE. UU. en la lucha contra la piratería, escandalosamente extendida en el gigante asiático, y en defensa de los derechos de la propiedad intelectual.