Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 11 2005 Opinión 7 bre Comercio (que están negociando Colombia, Perú y Ecuador, pero no Bolivia ni, obviamente, Venezuela) con los Estados Unidos. Si Venezuela termina incorporándose al Mercosur, como señaló en Salamanca el ministro uruguayo de Exteriores, Reinaldo Gargano, ¿qué hará Chávez si este bloque comercial reinicia las negociaciones con Estados Unidos y termina firmando un acuerdo? LA ESPUMA DE LOS DÍAS DESCONFIANZA E sabe que las encuestas políticas suelen describir un estado de ánimo de la ciudadanía y que sólo hay que traducirlas para un determinado momento. Cierto, pero los interesados- -en este caso quienes se dedican directamente a la política- -no deben despreciar en cada instante de la vida cotidiana el grado de confianza o desconfianza que los ciudadanos depositan en ellos. Según las últimas encuestas, los españoles consultados en general tienen ahora una mayor desconfianza en el Gobierno (y en su presidente) y en la oposición (y en su líder) que hace sólo unos meses. No parece que suba la intención de voto del primer partido de la oposición más que por la pérdida J. J. ARMAS de confianza en el GoMARCELO bierno- -como respuesta a lo mal que lo hace el Gobierno- -y no por méritos propios. Es para reflexionar con seriedad, largo y tendido, porque del suspenso ciudadano a estas alturas se salvan pocos políticos; y eso que en alguna de esas encuestas, tal vez la más importante por hacerse esperar tanto (la del CIS) no computa el debate del Estatut (aunque se le vea venir) ni el multitudinario malestar por la LOE, ni las suspicacias que recaen sobre la opa de Gas Natural sobre Endesa, ni las sospechas que en ciertos sectores despierta el ministro Montilla, ni las supuestas donaciones anónimas, ni las escandalosas condonaciones de la Caixa a ciertos partidos políticos. Menos mal, porque, si no controláramos gracias a la amígdala cerebral- -también por instinto de supervivencia- -el miedo que a veces nos acucia ante los muchísimos disparates de algunos de nuestros representantes políticos más relevantes, era para echar a correr y no parar hasta Estocolmo, estación término de descanso y aire limpio, a pesar del frío invernal del norte. Es curioso y hasta irritante que muchos de nuestros políticos, cuya actividad diaria y galopante debería demostrar como virtud el arte bueno de dar confianza al ciudadano, se empalen los unos a los otros en diatribas empecinadas y griteríos a veces insustanciales sin llegar a acuerdos que no son, al menos teóricamente y para el común de los mortales, difíciles de alcanzar con un poco de la inteligencia paciente que brilla por su ausencia en el debate político. Como si se buscara a destajo dibujar la amenaza de una guerra continua y no de encontrar el tesoro de soluciones brillantes a cuestiones- -si se quiere- -aparentemente insolubles, sino de crear problemas donde ayer mismo no existía sustancia de los mismos sino ligeros matices de discusión. Como si los hubiéramos votado para ejercitar el derecho a la bronca constante y no para conseguir el consenso necesario que, a su vez, genere en la sociedad civil la confianza que día tras día van perdiendo por sus propios deméritos. Hay otro punto que vale la pena comentar, y es el de la famosa injerencia en los asuntos de otros países. Tradicionalmente, los gobiernos latinoamericanos fueron muy celosos del tema y hasta se elaboró la doctrina Estrada que permitía reconocer a gobiernos de facto con independencia de la forma en que habían llegado al poder. Eso tenía que ver con asuntos internos de otros países y a ningún gobernante bien nacido le correspondía buscar debajo de las alfombras, no fuera que posteriormente se viera en una situación similar. La derivada de la doctrina Estrada fue que nadie se metía en los asuntos ajenos, aunque se vulnerara la democracia, y así todos podían vivir tranquilos. En estos momentos, los máximos defensores de la doctrina Estrada son los comandantes Castro y Chávez, aunque con una visión claramente asimétrica. Nadie se puede meter con lo que pasa en sus países, es injerencia, pero ellos sí pueden opinar (y algo más) acerca de lo que quieran. Así fue como Chávez manifestó su intención de bañarse algún día en las playas bolivianas, se niega a reconocer el carácter terrorista de las FARC o, ahora, apoya manifiestamente la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales mexicanas. ¿Qué ha dejado claro este altercado? Que la bula de Chávez para decir lo que quisiera en cualquier contexto se ha acabado. Muchos políticos latinoamericanos miraban a otro lado cuando Chávez decía sus cosas porque eran sólo eso, las cosas de Chávez La importancia de esta anécdota, porque seguramente no pasará de ser sólo eso, es que probablemente marque un punto de inflexión en la forma en que muchos mandatarios regionales se relacionen con el Gobierno venezolano. Por otra parte, la escalada no ha hecho sino empezar. Los designios del populismo bolivariano son muy claros y, de la mano de Fidel Castro, su vocación continental no tiene límites, salvo que otros se los pongan. S KILLIAN En buena medida todo pasa por la particular lectura política que hace Chávez de la integración regional. No debe olvidarse en este punto el discurso populista del bolivarianismo, un discurso que necesita de la polarización social, de la división nítida entre la Patria y la Antipatria, entre buenos y malos, teniendo claro dónde están los buenos y que los que no están conmigo están contra mí. Y lo mismo que rige para la política interna vale también para la política internacional. Por eso, Chávez amenazó con romper la Comunidad Andina de Naciones si ésta firmaba un Tratado de Li- PALABRAS CRUZADAS ¿Tiene el Real Madrid arreglo a corto plazo? UNA COSA ES EL SPOT Y OTRA EL SPORT LUXEMBURGO EN LA TRAMPA 22 ODRÍGUEZ llevaba razón: Marruecos es una democracia y el Barça ganó en Madrid, aunque el Barça tampoco hizo nada que este año no haya hecho, por ejemplo, el Celta: tres goles en el Bernabéu. ¿Se ha esfumado, por eso, el glamour del Madrid? Quizá. También Renault ha ganado a Ferrari y, sin embargo, nadie ha visto colas de millonarios ante los concesionarios para canjear sus Testarrosa por una Kangoo Pero el Barça no es el Celta. Ante la machada del Barça, al Madrid sólo le queda una solución: la Copa de Europa. Este objetivo tiene un obstáculo: se llama Luxemburgo y está metido en la Trampa 22 Es la situación que describe Joseph Heller en su deliciosa novela sobre el callejón sin salida: IGNACIO R. Sólo había una trampa, y era la Trampa 22, QUINTANO que especificaba que la preocupación por la propia seguridad ante peligros reales e inmediatos era el proceso de una mente racional. Orr estaba loco y podía retirársele del servicio. Todo cuanto tenía que hacer era preguntar, y en cuanto lo hiciera ya no estaría loco y tendría que volar en más misiones. Orr estaba loco si pilotaba en más misiones y cuerdo si no lo hacía, pero si estaba cuerdo tenía que tomar parte en ellas. Si tomaba parte en esas misiones estaba loco y no tenía que hacerlo; pero, si no quería hacerlo, entonces estaba cuerdo y tenía que hacerlo. El plano para salir de la Trampa 22 está en el programa fundacional de Florentino Pérez. L OS que no miramos a través de un velo blanco, hace ya mucho tiempo que vemos en el Real Madrid a un equipo de estantería, de salón, de diseño de escaparate, de salida del aeropuerto y de entrada a los hoteles... Cualquier cosa, menos un equipo apostado en el campo. Ningún equipo de fútbol provee de tantas estrellas para los spot publicitarios como el Real Madrid. Luces. Acción. Los más rápidos del Oeste, los más galácticos del universo... Pero una cosa es el spot y otra es el sport La impresión de la otra noche en el Santiago Bernabéu fue demoledora: la reunión anual de solteros contra casaos enfrente de un equipo majestuoOTI R. so, rápido, elegante, hambriento pero MARCHANTE no glotón, con jugadores que se divierten haciendo lo que hacen, y a los que el público de Madrid agradeció que dignificaran el precio de su entrada (en muchos casos, su carísima entrada) Y no es fácil variar el rumbo de un jumbo: mirar el banquillo del Madrid es mirarle el rostro a La Piedad... ¿arreglo? Lo peor que le puede pasar al Real Madrid es un pronto arreglo un parche que venga Ronaldo y marque un par de chicharros o que pasen a trompicones la eliminatoria europea... Alguien debería apagar las luces del plató, parar la cámara y sentarse un buen rato a pensar. R ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate