Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 DOMINGO 20 11 2005 ABC Gente Carlos de Inglaterra ha demandado al periódico británico The Mail on Sunday por atreverse a publicar parte de su diarios privados, en concreto, la que critica al régimen chino. La difusión de estos fragmentos se produjo pocos días antes de la visita oficial del presidente de este país, Hu Jintao, a Gran Bretaña. Alberto II y la Princesa Carolina encabezaron el saludo que los Grimaldi dedicaron a los monegascos desde el balcón de palacio tras la entronización del hijo de Rainiero La nueva era de Mónaco El pequeño Principado cerró ayer una semana histórica, no sólo por los tres días de fastos en honor al nuevo Príncipe entronizado, sino también por la firma de un tratado que le aleja de Francia TEXTO: JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL FOTOS: AP Y AFP Baldelli, nuncio apostólico, en Francia, leyó un mensaje personal de Benedicto XVI. Alberto II vestía por vez primera su uniforme de Príncipe, inspirado en el uniforme de los carabineros de su guardia personal. Salvas de aplausos Al Príncipe lo seguían sus hermanas, las Princesas Estefanía y Carolina, acompañada de su esposo, el Príncipe Ernesto Augusto de Hannover y sus hijos. La princesa Antoinette, hermana del Príncipe Rainiero, fallecido el mes de abril pasado, también formaba parte de la comitiva oficial, saludada con salvas de aplausos a la entrada y salida de la misa cantada. Tras la ceremonia religiosa, en la que se interpretaron extractos de la misa en sol mayor de Franz Schubert, una cantata de Bach y un Te Deum de Mozart, los Príncipes rezaron unos instantes ante la tumba de sus padres, que se encuentra en el ala izquierda de la catedral. s ceremonias de la entronización de Alberto II culminaron ayer con varias ceremonias religiosas y castrenses. El Príncipe abre una nueva era en la historia de su Estado, tras la firma, días pasados, en París, de un tratado La con el que la potencia tutelar, Francia, concede a Mónaco una autonomía e independencia sin precedentes. En las ceremonias estuvieron presentes dieciséis delegaciones extranjeras, entre las que destacaban los Príncipes y Princesas Herederas de buena parte de las Familias Reales europeas, con la ausencia significativa de la Casa Real española. Asistieron, entre otros, el presidente de la República de Islandia, Ólafur Ragnar Grimsson, los capitanes regentes de la República de San Marino y numerosas delegaciones gubernamentales de distinto nivel. Monseñor Bernard Barsi, arzobispo, celebró una misa solemne en la catedral de Mónaco. Monseñor Fortunato