Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DOMINGO 20 11 2005 ABC Economía Inversiones de fin de año, claves para reducir la factura de la próxima declaración de la renta Aportar a un plan de pensiones y amortizar anticipadamente el crédito hipotecario, la fórmulas más usadas del IRPF a la inflación prevista, el 2 es la única novedad de la declaración de la renta que presentaremos la próxima primavera YOLANDA GÓMEZ MADRID. Las decisiones de inversión que se tomen en esta recta final del año pueden ser cruciales para reducir la factura final de la declaración del impuesto sobre la Renta que presentaremos en la próxima primavera. Este año, y a la espera de que el Gobierno presente su propuesta de reforma fiscal, la única novedad es la tarifa del tributo, que se ha deflactado un 2 como el objetivo de inflación. De este modo se evita, aunque sólo de forma parcial, una subida encubierta del tributo por el efecto del incremento de los precios. La cuantía de las deducciones familiares y de las reducciones por trabajo son idénticas a la del año anterior y también se mantienen los límites de aportación a planes de pensiones, los incentivos a la compra de vivienda y las deducciones por inversiones y donativos. Por tanto, las fórmulas para reducir la factura fiscal no difieren de las de años anteriores. Realizar aportaciones a un plan de pensiones, abrir una cuenta vivienda si se tiene pensado comprar próximamente un piso, y amortizar anticipadamente parte del crédito hipotecario son las fórmulas preferidas por los contribuyentes para pagar menos a Hacienda, pero hay otros aspectos a tener en cuenta. El Gobierno ya ha avanzado la posible modificación de las reducciones por planes de pensiones, así como los retoques, que se traducirán en recortes, en la deducción por vivienda. Por tanto, será mejor aprovechar la situación actual, mientras dure, al menos este año y el próximo, ya que la nueva norma no entrará en vigor hasta enero de 2007. Los planes de pensiones son uno de los productos de ahorro con un mejor trato fiscal y pueden ayudar a reducir considerablemente la factura a pagar a Hacienda, sobre todo en el caso de rentas altas. Los límites de aportación a planes de pensiones, planes de previsión asegurados y mutualidades varían en función de la edad del contribuyente, Hasta los 52 años, se puede aportar un máximo de 8.000 euros, independientemente del nivel de renta del contribuyente. A partir de esa edad, el límite se eleva en 1.250 euros por cada año que supere los 52 hasta llegar a un máximo b La adecuación de la tarifa Planes de pensiones Edad del partícipe Aport. anual máxima a plan individual Recetas para pagar menos Aport. anual máxima por la empresa a un plan de empleo Reducción anual máxima por aportación a cónyuge sin rentas Aport. máx. a parientes con minusvalía Hasta 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 63 65 en adelante 8.000 9.250 10.500 11.750 13.000 14.250 15.500 16.750 18.000 19.250 20.500 21.750 23.000 24.250 8.000 9.250 10.500 11.750 13.000 14.250 15.500 16.750 18.000 19.250 20.500 21.750 23.000 24.250 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 Nota: Todas las aportaciones contempladas son independientes y acumulables entre sí, pudiendo todas ellas reducir la base imponible del aportante Ahorro fiscal en función de la cuantía de las aportaciones y el tipo marginal del contribuyente Tipo marginal del IRPF 15 %24 %28 %37 %45 %600 90 144 168 222 270 Aportaciones (en euros) 3.000 6.000 8.000 450 720 840 1.110 1.350 900 1.440 1.680 2.220 2.700 1.200 1.920 2.240 2.960 3.600 20.000 3.000 4.800 5.600 7.400 9.000 Compensación de minusvalías Ahorro fiscal por cada 600 euros de pérdidas que se compensan en el IRPF (en euros) Tipo marginal 15 %24 %28 %37 %45 Base liquidable del contribuyente (superior a euros) 0 4.080 14.076 26.316 45.900 Ahorro fiscal si son pérdidas patrimoniales de menos de un año 90 144 168 222 270 Ahorro fiscal si son pérdidas de más de un año 90 90 90 90 90 Inversiones. Si usted tiene acciones o participaciones en fondos de inversión y ha obtenido plusvalías, debe intentar no vender los títulos hasta que no pase un año, porque así pagará sólo un 15 de las ganancias. Si vende antes de doce meses puede llegar a pagar hasta un 45 si tiene rentas elevadas. Si sus inversiones le han generado pérdidas, es mejor vender antes del año, ya que puede ahorrarse hasta un 45 de estas pérdidas. Productos de ahorro. Si tiene depósitos bancarios, bonos y obligaciones, le interesa dejar pasar dos años y un día para cobrar los intereses, el cupón o para transmitir el bono o la obligación. Si transcurre ese plazo, sólo tendrá que pagar por el 60 de los rendimientos obtenidos. Si lo que posee es un producto catalogado como seguros, como los unit linked la estrategia varía dependiendo de si está en beneficios o pérdidas. Si tiene beneficios es mejor que espere dos años (tendrá una reducción del 40 o incluso cinco (la reducción será del 75 En caso de pérdidas nos convendrá rescatar el seguro cuanto antes para poder compensar hasta el 45 de las mismas. Planes de pensiones. Realizar aportaciones a planes de pensiones, mutualidades y planes de previsión asegurados permite reducir la factura fiscal. El ahorro crece a medida que aumenta la renta de los contribuyentes. Amortizar anticipadamente parte del crédito hipotecario, adelantar los pagos a los promotores de vivienda y abrir una cuenta ahorro vivienda, hasta agotar el límite anual de 9.015 euros, permite también reducir sensiblemente los pagos a Hacienda (un 15 de la cantidad invertida) Pedir un préstamo para comprar la vivienda habitual, incluso si dispone de dinero en efectivo, puede ser aconsejable teniendo en cuenta los bajos tipos de interés y las elevadas deducciones fiscales. Antes de tomar una decisión, haga cuentas. con una base liquidable (rentas obtenidas menos deducciones) superior a 45.900 euros se ahorrará 45 euros de cada 100 que aporte a un plan. El ahorro para aquellos con bases liquidables inferiores a 4.080 euros, sólo será de 15 euros por cada 100 que aporte. Algo parecido a estos sistemas son las aportaciones al patrimonio protegido de los discapacitados. En este supuesto, el límite es de 8.000 euros para el aportante y de 24.250 euros para el conjunto de las aportaciones de los familiares al plan de un minusválido. de 24.250 euros desde los 65 años (ver gráfico adjunto) Los trabajadores que además de tener un plan de pensiones individual tienen otro en la empresa, deben tener en cuenta que los límites se duplican. Es decir, que el empleado, si tiene menos de 52 años, podrá aportar hasta 8.000 euros a su plan individual y a su empresa otro tanto en el plan constituido en la compañía. También es posible realizar aportaciones a favor del cónyuge si éste no trabaja o tiene rentas anuales inferio- res a los 8.000 euros anuales. En este caso, el límite de aportación es de 2.000 euros. Si las aportaciones son a planes de pensiones para discapacitados que realicen éstos o sus familiares, el límite es de 8.000 euros anuales. Todas las aportaciones que se hayan realizado en el año a planes de pensiones se restarán directamente del total de las rentas obtenidas en el ejercicio, con lo que el ahorro fiscal oscilará entre el 15 y el 45 de la cantidad aportada, dependiendo del nivel de ingresos. Por ejemplo, un contribuyente