Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 11 2005 Los domingos 67 EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNANDO IWASAKI NICOLAS SARKOZY MINISTRO FRANCÉS DE INTERIOR Inteligente y duro, Sarkozy alterna los conflictos de una Francia en llamas, con los incendios de su vida privada. Y todo esto, a 18 meses de las presidenciales que tanto le interesan IL PROTECTORE n Las culturas populares en el capitalismo (FCE, 1982) Néstor García Canclini demuestra cómo la cultura popular se apropia de los símbolos de la cultura dominante para reelaborarlos y reestructurarlos en función de sus objetos, creencias y prácticas. Cuando este proceso tiene lugar entre los indios bolivianos, salvadoreños o chiapanecos es asunto de antropólogos. Cuando este proceso tiene lugar entre los camaradas chinos, cubanos o norcoreanos es asunto de analistas políticos. Pero cuando este proceso tiene lugar en una sociedad desarrollada como la europea o la americana es asunto de los críticos de cine. Atraído por el desprecio de la crítica políticamente correcta fui al cine a ver Torrente 3 y no encontré las razones de tanto escándalo. Se trata de un filme de entretenimiento sin mayores pretensiones y que consigue su objetivo de hacer reír al personal con unos recursos que habrían sido aprobados por Quevedo, Valle Inclán o Gómez de la Serna. ¿Entonces por qué Torrente se le ha atragantado tanto al personal? Muy sencillo: porque en este país todos estamos acostumbrados a Fellini, Bertolucci o Passolini. Mismamente como en Amanece que no es poco A fines de los ochenta José Luis Cuerda dirigió esa desopilante película en la que los pobladores de un secarral extremeño detectaban un plagio en el pregón del pueblo, gracias a que todos los pobladores de aquel villorrio eran lectores de Faulkner. Pues bien, aquí la intelligentzia no ha podido con Santiago Segura porque Martin Scorsese es el director de las masas desde que palmó Fritz Lang. Es el problema de ser tan exquisitos, transgresores y sofisticados. No salgo de mi asombro cuando corroboro que algunos que ponen a Santiago Segura por los suelos son los mismos que festejan cada nueva película de John Waters. Y como uno ha andurreado por las calles de la barriada de Hampden- un típico American White Ethnic Enclave algo así como un corral de vecinos con avenidas propias- puedo asegurar que Torrente habría quedado de cine en Pink Flamingos Polyester y Hairspray por citar sólo algunas de las películas de culto de John Waters, divulgador empedernido de los aspectos más cutres de la vida de Baltimore. Como John Waters, Santiago Segura ha exhibido la cutrefacción de nuestra sociedad. Veo que a Torrente lo ponen como trapo y que su nombre se asocia a la caspa, el sarro y todo lo astroso. ¿Y cómo quieren que sea la parodia de una sociedad que consume Gran Hermano Crónicas Marcianas y Hotel Glamour Uno comprende que moleste el retrato sociológico, pero hay que aceptar la realidad: si en España queremos hacer Pulp Fiction nos sale Torrente Cuando Tomoyuki Tanaka- -el creador de Godzilla- -falleció en 1997, se descubrió que con las ganancias del monstruo de cartón había financiado la mayoría de las películas de Kurosawa. Así que no perdamos la esperanza de que algún día Santiago Segura produzca esa película compleja, profunda y turbadora que nos merecemos. Acaso entonces le recordemos como Il protectore Demasiado corazón hombre político más popular de Francia, Nicolas Sarkozy, pésimo estudiante de ciencias políticas, siempre se equivocó a la hora de elegir un candidato a presidente. Su nueva compañera sentimental es la última biógrafa de su rival más íntimo, Jacques Chirac. Se ha dicho y escrito que Claude, hija de Chirac, fue su primera amante, antes de sus dos matrimonios fallidos, el último de los cuales alimenta un escabroso folletón político audiovisual. La vida familiar y la carrera política de Sarkozy son dos novelas por escribir, prolongación de la Comedia Humana de Balzac. Sarkozy es un Rastignac que puede llegar a ser jefe del Estado. Su gusto por las mujeres jóvenes y bellas le viene de su padre, el último vástago de una familia aristocrática húngara, que huyó de su patria tras la entrada del Ejército rojo. Sarkozy hijo fue educado con muchas dificultades por una madre abogada que tuvo que trabajar duro para sacar adelante a su familia. Mal estudiante, consiguió a penas su título de abogado, pero no entrar en el Instituto de Estudios Políticos (IEP) Atacado desde jovencito por el virus de la política, Sarkozy se equivocó en ocasiones cruciales. En 1974, defendió la candidatura de Chaban Delmas (un héroe de la resistencia) traicionado y vencido por Chirac. En 1995, defendió la de Balladur, derrotado y humillado por Chirac, de nuevo. Poco afortunado en su elección de padrinos, Sarkozy siempre tuvo, y conserva, un gusto muy fino en materia de mujeres. Se dice que fue amante de Claude Chirac, a quien él mismo introdujo en los arcanos de la política activa. Sarkozy apoyó la candidatura presidencial de Chirac padre en 1981. Otro fracaso. En 1995, cuando Sarkozy prefirió apostar equivocadamente por Balladur, ya había roto con Claude, y Bernadette, la esposa de Chirac, sentenció: Nicolas, menudo cabrón... Tan zigzagueante coqueteo con las alturas políticas oculta un hercúleo trabajo de zapa, en los sótanos, subsuelos, cimientos y más modestos edificios de una carrera política. Concejal y alcalde de Neuilly, consejero departamental y regional, diputado, militante de todos los grupúsculos y partidos E El POR JUAN PEDRO QUIÑONERO del centroderecha de los últimos treinta años, Sarkozy terminó siendo ministro del Presupuesto de Balladur (1993- 95) Para escalar más tarde, tras el triunfo presidencial en 1995, los galones de un mariscal de campo: ministro del Interior (2002) ministro de Finanzas (2004) presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, 2004) ministro del Interior (2005) de nuevo. A paso de carga, esa maratón hacia las próximas elecciones presidenciales (2007) ha estado sembrada de incontables polémicas y batallas audiovisuales, la más cruda y popular de las cuales quizá sea la de su matrimonio, ruptura y divorcio con Cecilia. Alcalde de Neuilly, Nicolas Sarkozy casó a Cecilia, en primeras nupcias, con un celebérrimo animador de TV en 1984. Ese matrimonio apenas duró cinco años. Cecilia entró muy pronto en el lecho, la vida y la carrera de Nicolas. Y su matrimonio, en segundas nupcias para ambos, se confundió pronto con el agit- prop político publicitario. Pareja dorada de la política durante cinco o seis años, la primavera pasada saltaron los rumores de los amoríos del todavía ministro de Economía y Finanzas. A éstos siguieron los rumores sobre los amoríos de su esposa. Hasta que se publicaron fotos de Cecilia, biznieta de Isaac Albeniz, y prima de Alberto Ruiz Gallardón, el verano pasado, azuzando un incendio político- existencial. A las fotos de Celicia en brazos de su amante, siguieron nuevos rumores: Sarkozy había encontrado un nuevo amor, una periodista política, autora de una biografía apologética de Jacques Chirac. A dieciocho meses de las próximas presidenciales, el folletón político amoroso de Sarkozy y Cecilia alimenta una profusa saga periodístico audiovisual. Un avispado editor tuvo la idea de encargar una biografía intimista de Cecilia, quien se apresuró a llamar a su todavía marido: Nicolas, tienes que hacer algo. No puedes consentir que... Y Nicolas llamó al editor y lo puso firme. El editor retiró los 20.000 ejemplares de la primera edición de un libro que se presentaba como escandaloso. La historia y las pasiones, políticas y carnales, siguen su imprevisible curso. www. fernandoiwasaki. com