Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 20 11 2005 ABC LIBROS PREPUBLICACIÓN. Diplomático de carrera, escritor y ensayista, Gustavo de Arístegui sigue de cerca el fenómeno islamista desde sus orígenes. En La Yihad en España. La obsesión por reconquistar Al- Andalus (La Esfera de los Libros) el autor ha elegido establecer un marco histórico y político para el fenómeno yihadista, pero sin descuidar el objetivo principal de bajar a la calle a una realidad con la que convive la sociedad española, a medias ciega, a medias descuidada y malinterpretando muchas señales. El libro elude el alarmismo y la generalización, tan peligrosos como injustos, pero es un análisis de todos los campos en los que se está haciendo fuerte una ideología radicalmente opuesta a nuestros principios La financiación del islamismo en España Ag randes rasgos, según indican expertos en financiación del terrorismo como Jean- Charles Brisard, los yihadistas no necesitan muchos fondos para montar sus células, activas o durmientes, ni para llevar a cabo operaciones terroristas en cualquier parte del mundo. El yihadismo es austero. Se sabe que los atentados del 11- S costaron apenas unos cientos de miles de dólares (aunque los cálculos varían, y los que dan cifras precisas no tienen en cuenta, entre otras cosas, los gastos en que incurrieron para montar las reuniones de coordinación en España) En el caso de Al- Qaeda, las células locales o nacionales, la mayoría durmientes, viven en condiciones muy modestas. Rara vez se alojan en hoteles: utilizan redes de acogida y alojamientos informales, en casa de otros militantes, generalmente limpios de toda sospecha, a los que no exigen más que acciones de apoyo logístico. Al ser descubiertas y desmanteladas algunas de las tramas de financiación de Al- Qaeda en Europa, los expertos policiales se sorprendieron al comprobar que con cantidades relativamente modestas se pudiera hacer tanto, y que las células de recaudación más exitosas incluso enviaran a la red de coordinación los excedentes. la estructura es, en general, muy simple y básica, y se inspira en la de las organizaciones palestinas o argelinas de la década de 1980. En esta misma línea debemos señalar que Al- Qaeda distingue dos tipos de fondos: por un lado los que correspondan a la organización de la red y por otro los que sirven de base para llevar a cabo las operaciones. Por medio de los fondos que podríamos denominar operativos se invierte en proyectos que sustenten a las redes de células durmientes deplegadas en los cinco continentes y, por otra parte, se sufragan las operaciones. A ello debemos añadir que la financiación del terrorismo a esa escala corresponde fundamen- talmente a negocios vinculados con el petróleo, actividades ilegales, donaciones y limosna legal o zaqat. Aportaciones y donaciones privadas. La manipulación del zaqat El islamismo radical ha manipulado de forma muy eficaz el zoncepto de zaqat, la limosna obligatoria que es, además, uno de los cinco pilares del islam. Han hecho creer a sus seguidores que las donaciones tienen que ser entregadas exclusivamente a las organizaciones radicales que controlan. En este sentido es muy significativo el Comunicado 49 del GIA, hecho público el 15 de octubre de 1996 (1) La fuerza que tiene el argumento de ser los únicos y legítimos administradores del zaqat resulta verdaderamente imbatible para muchos musulmanes, que entregan de buena fe sus contribuciones creyendo que están compliendo con sus deberes religiosos y morales, cuando en realidad están contribuyendo al terror. Por otra parte existen personas que saben perfectamente a quién están entregando su dinero: lo hacen a sabiendas y esperando que con sus donaciones se contribuya a derrotar a apóstatas e infieles. Muchas de estas donaciones provienen de grandes negocios a escala mundial, cuyos directivos pueden estar relacionados con el yihadismo, y en algunos casos van directamente a organizaciones como Al- Qaeda, en otros a las pantallas o tapaderas de las organizaciones yihadistas. Sin embargo, lo habitual es que se utilice la más sofisticada ingeniería financiera para ocultar la procedencia y el destino del dinero. En muchos casos se trata de multimillonarios identificados con la ideología yihadista o de gente bien situada que incluso vive y trabaja en países occidentales, pero lo más preocupante es que el mayor crecimiento lo registran las donaciones de musulmanes rigoristas establecidos en el extranjero, y no sólo de los más pudientes, pues son los más necesitados los que están cotribuyendo en mayor cantidad. La inmensa mayoría de estas donaciones resulta casi imposible de detectar porque se entrega a instituciones caritativas, ONG de carácter islámico (3) mezquitas, centros culturales o madrasas. En otros casos se pagan los gastos de edición de vídeos, casetes y discos compactos de propaganda, los costes de las publicaciones radicales, o se sufraga el mantenimiento de las mezquitas radicales Criminalidad común Las organizaciones criminales necesitan de importantes cantidades de dinero para operar, aunque sean austeras como las redes terroristas yihadistas. Es verdad que muchas de las organizaciones que forman parte del yihadismo son, de hecho, económicamente independientes, pero el mantenimiento de células y el aparato de propaganda, además de la planificación y ejecución de atentados terroristas, es costoso, como lo es también el mantenimiento de los campos de entretamiento o la compra de armas, explosivos o material de apoyo. Por eso estas organizaciones tienen que recurrir a la comisión de delitos más lucrativos para financiarse. Han cerrado acuerdos de colaboración con sindicatos del crimen de diferente tamaño e influencia, en función de sus necesidades, y han imitado el modus operandi de las mafias más exitosas, desde la gestión de sus negocios, la opacidad y el secretismo, la coacción, la extorsión o los juramentos de fidelidad a la comisión de los mismos delitos, hasta tal punto que en no pocas ocasiones han entrado en colisión por competir en el mismo mercado y territorio. por eso mismo los terroristas no han dudado en eliminar la competencia por medio del asesinato y la coacción o simplemente por medio del asesinato y la coacción o simple- muchos musulmanes entregan de buena fe su contribución creyendo que están cumpliendo con sus deberes religiosos y morales, cuando en realidad están contribuyendo al terror