Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Los domingos DOMINGO 20 11 2005 ABC LO QUE QUEDA DE FRANCO (Viene de la página anterior) Parlamento y en los plenos municipales cuando se echa la vista atrás guardan correlación con los sentimientos y con el día a día de los ciudadanos? Los vestigios sociales directos del régimen son muy pocos. Apenas el folclore de carretera de Casa Pepe, en Despeñaperros, la Fundación Francisco Franco (estimable como fondo documental) o los 12.266 votos testimoniales que cosechó la Falange Española de las JONS en los comicios generales de 2004. La brecha intelectual Dice el historiador Juan Pablo Fusi, biógrafo de Franco, que el dictador perdió, sobre todo, la batalla de las ideas Son muchos los que opinan que el error estratégico de anclarse al pan y toros, al fútbol y a los teleclubs, contribuye hoy, en diferido, a una distorsión de la memoria histórica. El régimen no tuvo la suficiente inteligencia ni capacidad de anticipación para acoger con generosidad a los intelectuales que, en un goteo constante, iban regresando del exilio. De hecho, voces de primera línea como las de Claudio Sánchez Albornoz, Salvador de Madariaga o Gregorio Marañón encontraron cobijo en las páginas de ABC, el único diario que ha sido capaz de sobrevivir saludablemente en democracia, por solidez y por coherencia. El vacío de los medios de comunicación del Movimiento a las opiniones plurales cuando en otros ámbitos la apertura era ya un hecho dejó un fleco pendiente en la reconciliación y contribuye a que hoy todavía algunos se atrevan a tirar de los hilos del pasado. Voz de la calle El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas correspondiente al mes de octubre ha pasado de puntillas sobre el legado del franquismo, por la vía indirecta de preguntar sobre la reparación de las víctimas de la Guerra Civil. No se ha metido en el jardín de la retirada de los símbolos. El presidente del CIS, Fernando Vallespín, lo justifica a ABC en que en los barómetros no hay apenas cabida para estas cuestiones, porque el análisis habitual de la situación política copa la mayor parte del trabajo. Sí haremos algo más amplio y monográfico cuando se proceda a la reforma de la Constitución, será un momento oportuno Las respuestas a esas preguntas poco comprometidas revelan, en todo caso, que el pulso ciudadano no está tan alterado como el político. La mayoría de los españoles (un 54 por ciento) está de acuerdo con adoptar iniciativas de reconocimiento a quienes padecieron excesos en la contienda, y cree que, según otro enunciado planteado en la encuesta, las víctimas de la Guerra Civil han sido siempre las grandes olvidadas El CIS no ha sometido esta vez a sondeo la figura de Franco. Sí lo hizo en 2000 y el resultado fue conciliador La retirada nocturna de la estatua de Nuevos Ministerios ha reavivado pasiones casi archivadas Pero abrumadoramente dos de cada tres españoles consideran que cualquier reparación debe incluir a los dos bandos y una proporción importante (43,4 por ciento) opina que no tiene sentido debatir o realizar acciones para reparar hechos que ya son historia. O todos, o nada, viene a ser, con sus matices, la opinión ampliamente dominante entre los españoles. Autoritario, fascista, patriota El CIS sí se atrevió a someter a juicio la figura de Franco en 2000, cuando se cumplieron 25 años de su muerte. En aquella ocasión encargó un estudio específico sobre la memoria del franquismo y de la transición que, en opinión del autor del trabajo, el sociólogo Félix Moral, conserva básicamente su validez No cree que la actual polarización política pueda influir sobre opiniones de fondo que la gente ya no vincula con los acontecimientos actuales. De hecho, durante los años ochenta se hacía en el CIS una encuesta anual sobre la Constitución, hasta que se dejó de elaborar porque el tema perdió vigencia por una cuestion meramente generacional. La imagen de Franco, más que mejorar o empeorar, a estas alturas se va diluyendo De la consulta de 2000 des- Sólo unos pocos miles de ciudadanos votan a partidos de corte franquista tacaba que la opinión más extendida (44 por ciento) acorde con el espíritu de la Transición, fue que el franquismo fue un periodo con cosas buenas y malas aunque un 37 por ciento lo veía negativo y sólo un 7 por ciento lo consideraba positivo En este sondeo se planteaban además una serie adjetivos atribuibles al anterior jefe del Estado, entre los que triunfó el de autoritario seguido de fascista religioso y patriota Que su imagen empeora en términos globales con el paso del tiempo lo ratificaba que lo consideró cruel un 60 por ciento de los ciudadanos, veinte puntos más que en 1986. Los políticos más jóvenes La distancia generacional que hacen notar los sociólogos es clave, si consideramos que ya hay di-