Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 11 2005 57 Los domingos El Pardo, el hogar de Franco, delata hoy muchos aspectos de su carácter y de su mentalidad Lisboa recuerda el 250 aniversario de un terremoto terrorífico que conmocionó al mundo de su tiempo de El diplómatico Gustavo de Arístegui analiza en su libro La Yihad el extremismo islámico Momento en que los operarios deslizan la pesada lápida que cubriría la sepultura de Franco. Tres décadas después algunos vuelven a agitar su cadáver 30 años después Lo que queda de Franco TEXTO: BLANCA TORQUEMADA El ruido político en torno a la figura de Franco no se corresponde con la madurez de una sociedad que hace treinta años apostó firmemente por la reconciliación. En 2000 se cumplió un cuarto de siglo de su muerte y hubo menos crispación. ¿Qué está pasando? a España de 1975 se mecía en el parte médico habitual una estrategia semántica embozada en la cadencia rutinaria de las palabras, telediario tras telediario. La fórmula pretendía convertir la agonía de Francisco Franco en algo cotidiano y ajeno a toda posibilidad de sobresalto o de ruptura. Igual servía para la improbable continuidad de un régimen en descomposición que para la transición pacífica que, impulsada por el Rey, ha sellado una etapa de li- L bertad y convivencia sin precedentes en la historia de España. Sin embargo, la celebración del trigésimo aniversario de la muerte del dictador llega con más ruido e interferencias que la efeméride del cuarto de siglo en 2000. Las estatuas del anterior jefe del Estado han dejado de ser una mera lección de historia cincelada en piedra o vaciada en bronce y se tambalean en sus pedestales. El Valle de los Caídos, una brecha aparentemente cicatrizada en el granito de la montaña, se quiebra en esquirlas de recelo y de resentimiento. Se remueven fosas y osarios, a espaldas de una realidad sin orejeras, encauzada en un futuro que ya parecía conquistado. ¿Qué queda del franquismo, además de restos en algún nomenclátor callejero y monumentos desnudos y fríos como un refectorio de Zurbarán? ¿Qué poso y qué memoria de aquella larga etapa condicionan hoy a los españoles? ¿Las posiciones exacerbadas en el (Pasa a página siguiente)